Primero es la reforma de tu casa y una vez terminada esta fase toca decorar. A la hora de decorar una casa es importante escoger un estilo decorativo que se adapte a nuestra personalidad y nos haga sentir cómodos. Decorar una casa es algo más que llenarla de muebles y complementos, es otorgarle un carácter y crear un espacio personal donde expresarnos y ser nosotros mismos. Hoy te hablamos de cómo los estilos decorativos afectan a cómo nos sentimos dentro de casa y qué estilo escoger en función de lo que queramos conseguir.

Consejos para elegir la mejor decoración para tu hogar

Nuestra casa habla de nosotros. De cómo somos y qué buscamos en la vida. Muchas veces prestamos demasiada atención a cómo afecta el aspecto de nuestra casa a los huéspedes, pero debemos preocuparnos primero por nosotros mismos. Somos los que vivimos en nuestro hogar y para quien tenemos que escoger la decoración que nos acompañará durante el día y la noche.

Existen diversos estilos de decoración para casa y según la época en la que vivamos habrá unas tendencias más marcadas que otras. Pero escoger el estilo para nuestro hogar no solo consiste en seguir las modas, también debemos tener claro qué es lo que va con nuestra personalidad. Cómo nos sentimos en casa va muy determinado por la decoración que elijamos para ella.

Podemos inspirarnos en los diferentes estilos de decoración que existen para poder confeccionar la decoración perfecta para nuestra casa. Cada detalle cuenta, es importante centrarnos en los materiales y los colores, en qué significan para nosotros y cómo nos sentimos rodeados de determinados objetos.

Es importante tener en cuenta qué nos transmiten los objetos que escogemos antes de comprarlos. Podemos dejarnos llevar por las emociones, no es recomendable comprar todos los objetos de un catálogo solo porque vaya en consonancia con un estilo concreto. Tenemos que adaptar el estilo decorativo a nosotros.

El material de los complementos y objetos que utilizamos para la decoración de nuestra casa es importante. No solo por la apariencia, sino por la durabilidad y la utilidad. Puedes querer optar por materiales sostenibles y reciclados o por materiales robustos para la encimera de la cocina en función del uso que le vas a dar. Tenemos que tener en cuenta muchos factores para decidir cuál de todos los estilos de decoración que existen puede acomodarse a nuestras necesidades, gustos y confort.

Estilos de decoración para tu hogar

Estilo rústico

Este es un estilo tirando a clásico, se inspira en materiales orgánicos, sobre todo la madera, la piedra y el barro. En cuanto a los textiles suelen estar fabricados con fibras naturales.

En decoraciones con estilo rústico se utilizan muebles de madera, sobre todo de madera maciza, algunas veces con tablones o piezas recicladas. Las sillas suelen estar fabricadas también en este material, y los sofás y sillones suelen decorar la sala de estar o el salón con diseños clásicos.

Podemos combinar los tonos marrones de la madera con otros colores secundarios, tanto fríos como cálidos como verdes, azules o naranjas, pero la madera siempre será la protagonista.

Los elementos decorativos de pequeño o gran tamaño, tales como esculturas o jarrones son de fabricación artesanal, el barro desnudo puede ser un elemento perfecto para este tipo de decoración.

La cocina suele ser clásica, con encimeras de madera y armarios de este material. Puede haber una decoración de elementos o utensilios de cocina de metal antiguo.

En una casa de estilo rústico podemos encontrar a la vista las vigas de madera del techo, habitualmente barnizadas. Los suelos serán de madera, puede ser tarima o parqué.

Este es uno de los estilos de decoración más clásicos y acogedores. Puede combinar perfectamente con una chimenea de piedra clásica.

Escoge este estilo decorativo para tu casa si quieres darle un toque hogareño y cálido.

Estilo nórdico

Este estilo de decoración lleva siendo tendencia varios años, y es que se ha puesto especialmente de moda debido al diseño de los muebles de una multinacional sueca.

Este estilo se basa principalmente en la utilidad y en la luminosidad de las estancias. Los diseños sencillos en cuanto a muebles y elementos decorativos, así como cocinas funcionales y ordenadas.

La naturaleza también está muy presente en este tipo de decoración, con plantas verdes naturales en todas las habitaciones. Si tienes una terraza o una galería puedes llenarla de plantas y pequeños invernaderos.

Este tipo de decoración te puedo parecer poco personal, pero nada más lejos de la realidad, siempre podemos personalizar cualquier estilo decorativo. En este caso las paredes van decoradas con ilustraciones o fotografías de artistas cercanos, y los libros llenan las estanterías o forman pilas sobre la mesa del salón.

Las telas de fibras naturales también tienen una presencia importante en este estilo decorativo.

Tanto el estilo nórdico como el estilo rústico aportan serenidad y paz al hogar. Los tonos claros en la pintura de las paredes y los muebles confortables de diseño sencillo convierten tu casa en un lugar tranquilo.

Estilo industrial

Este estilo se caracteriza especialmente por el uso de los materiales en bruto y los tonos sobrios como el gris, el azul oscuro o el marrón. Todo esto lo podemos combinar con pintura blanca en las paredes lisas, para dar luminosidad.

Los muros de ladrillo vista o paredes cubiertas de paneles de madera pueden ser un complemento perfecto para alguna de las estancias. Sobre todo en espacios abiertos.

El estilo industrial se caracteriza por tener lugares muy amplios, por ejemplo la cocina y el salón en un mismo espacio. También son frecuentes en lofts y estudios.

Los techos de los pisos o casas de este estilo son altos, podemos ver las vigas o el techo de ladrillo. Puede haber columnas de materiales urbanos, como cemento.

Los electrodomésticos de la cocina suelen ir en tonos metálicos acompañados por la piedra en las encimeras.

Este estilo de decoración aporta al hogar frescura y movimiento. Puede fomentar la creatividad y animar a ser más activos.

Un piso decorado de esta forma anima a organizar reuniones con amigos o compañeros de profesión. Es un estilo que puede encajar perfectamente con una personalidad joven y emprendedora.

Estilo vintage

La decoración vintage se compone por elementos de décadas pasadas combinadas en perfecta armonía con objetos actuales.

Los muebles pueden ser de diferentes estilos. Podemos combinar estanterías metálicas con una lámpara del siglo XIX y un sofá de cuero de los años 70.

Las plantas también son importantes en este escenario. Los muebles de negocios que han cerrado pueden ser perfectos para decorar tu casa con este estilo. Las paredes pueden estar pintadas en tonos claros o con papel pintado. Esto último le da un toque extra al vintage.

La decoración de las paredes es minimalista, con cuadros, fotografías o ilustraciones donde la importancia la tiene el contenido y no el marco.

Este estilo aportará frescura y quietud a tu hogar. Es ideal tanto para pisos como para casas remodeladas. Es un estilo que puede encajar contigo si tienes muebles heredados de tu familia o de tus antepasados o te gusta visitar los mercadillos de tu ciudad.

Estilo minimalista

Este es uno de los estilos de decoración más populares en los últimos años. Principalmente se centra en tener solo los muebles necesarios y funcionales, pero sin prescindir del estilo cuidado de estos.

El color por excelencia del estilo minimalista es el blanco. Este color puede estar presente en la pintura de las paredes, las cortinas, los muebles y los electrodomésticos.

Con el blanco combinan otros colores, como pequeñas pinceladas en un cuadro. Un sofá verde o amarillo, por ejemplo.

El entorno que construimos mediante una decoración minimalista debe ser útil y sencillo. Aunque podemos usar diferentes materiales, tanto en los muebles como en los tejidos.

Las pantas vuelven a estar muy presentes en este estilo decorativo pero en menor presencia.

En cuanto a la decoración de las paredes podemos colgar algún cuadro, espejo o fotografía pero de forma puntual. Las paredes abarrotadas de cuadros no son bienvenidas en este estilo. Lo que se busca es ver el espacio desnudo, con pequeños detalles que marquen la diferencia, dándoles la importancia que merecen.

Este es uno de los estilos decorativos pensados para la funcionalidad más que para la estética. Aunque también se cuiden mucho los detalles. El estilo minimalista puede ser perfecto para decorar tu casa si quieres un espacio relajante, sencillo y útil. Si quieres un lugar donde desarrollar actividades y solo contar con los objetos que necesitarás para vivir. El minimalismo le quita importancia a los objetos inservibles pero decorativos. Se puede decorar una estancia con elementos que a su vez, cumplan una función.

Si quieres leer más sobre decoración de interiores o reformas de pisos o casas, puedes pasarte por nuestro blog. Estos son algunos artículos que pueden interesarte:

Decoración: usos de papel pintado y tipos de estampados.

El color verde y su papel en la decoración de una vivienda.

¿Cuáles son las tendencias de reformas en este año 2018?

Si estás pensando en hacer una reforma en tu casa no dudes en echar un vistazo a nuestra web y contactarnos para pedir presupuesto sin compromiso.

WhatsApp chat