Un buen aislamiento térmico en una casa puede tener muchas ventajas y no solo para nuestro bolsillo. En este artículo hablamos de 8 métodos de aislamiento térmico y cómo beneficia al medio ambiente.

Depende de la zona donde vivamos puede preocuparnos más mantener la vivienda fresca o caliente. Tanto si queremos mantener una temperatura fresca en verano como si queremos que la casa guarde más calor en invierno, el aislamiento es importante.

Una de las consecuencias de tener un mal aislamiento térmico en una casa es la pérdida de calor. Esta pérdida de energía solo hace que se gaste más en generar más calor y por lo tanto contribuye a aumentar las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Un buen aislamiento térmico hará que el gasto se reduzca y por lo tanto las emisiones de CO2 serán menores.

Aislar una casa no es solo ocuparse de la fachada, también debemos aislar correctamente las ventanas, los techos, el suelo y la puerta. Existen una variedad de aislantes dependiendo de la zona de la casa que se quiera aislar.

Debemos tener en cuenta que depende de si vivimos en una casa unifamiliar o en un bloque de edificios. Si vivimos en una casa somos nosotros los que decidimos en cuanto a los tipos de aislamientos, tanto interiores como exteriores. En el caso de vivir en un bloque de edificios, no dependerá solo de nosotros las decisiones en cuanto al aislamiento de la fachada exterior.

El aislamiento térmico es un punto muy importante para que una casa sea eficiente energéticamente. Deberíamos cerciorarnos de que nuestra casa ya tiene un buen aislante y, en caso de no ser así, tomar las medidas adecuadas para aislarla de forma eficiente. Las ventajas de aislar correctamente una vivienda son reseñables.

Ventajas del aislamiento térmico

Ahorro en las facturas

Un buen aislamiento térmico puede contribuir en un ahorro económico en las facturas de electricidad y gas. El aislamiento reducirá las pérdidas de calor en invierno y frío en verano, ahorrando en aire acondicionado y calefacción.

Una de las ventajas fundamentales de tener un buen aislante térmico es que se puede llegar ahorrar entre un 30% y un 70% de energía. Esto conlleva también el ahorro consiguiente de dinero.

Beneficia al medio ambiente

Al ajustar el gasto energético al necesario y al evitar la pérdida de calor o frío, se reduce la producción energética en la casa y por lo tanto las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Esta es una de las principales consecuencias de un mal aislamiento térmico que no solo nos afectan a nosotros.

Aprovechamiento del espacio

Podemos utilizar el aislante térmico en habitaciones o rincones de la casa como los sótanos o las zonas abuhardilladas. Así convertiremos estos lugares en sitios útiles para la casa.

Comodidad

Un buen aislante térmico determina que consigamos tener una temperatura agradable dentro de la casa, tanto en invierno como en verano, y esto determina el confort.

Además, el aislamiento térmico también contribuye, en menor medida, al aislamiento acústico de la casa. No funciona tan bien como un aislamiento de este tipo, pero sí ayuda.

Métodos de aislamiento térmico según el material utilizado

Fibra de madera

Este aislante está formado por fibras de madera a las que se les añade ácido bórico para que sean totalmente ignífugo.

Este tipo de aislamiento se utiliza sobre todo para aislar lugares donde hace mucho calor. Así se mantiene una temperatura agradable durante la temporada de verano sin que se pierda nada de aire acondicionado.

Lana de roca

Este tipo de aislamiento está fabricado por rocas volcánicas. Se obtiene a partir de calentar las rocas a más de 1500 grados centígrados.

Este aislante tiene muy buena capacidad de aguante ante las altas temperaturas, convirtiéndolo en un material incombustible. Este material es muy utilizado para aislar del frío y del calor.

La lana de roca también es un aislante contra el ruido y es muy utilizado para combatir humedades por condensación dentro de las viviendas.

Celulosa

Este aislante térmico se fabrica reciclando y triturando las fibras de papel de periódico y añadiéndoles sales de boro, lo que le da al material las propiedades ignífugas que tiene.

La celulosa es uno de los métodos de aislamiento térmico mejor considerados del mercado. Las fibras de la celulosa son largas y esto hace que haya aire entre unas y otras. Es un material que se engancha bien a las superficies donde se coloca.

Perlas EPS Grafito

Se trata de un aislante térmico plástico procedente del petróleo. Consisten en unos gránulos de poliestireno expandido que están cubiertos de grafito.

Este tipo de aislante refleja la radiación térmica. Es uno de los aislamientos térmicos más adecuados para colocar dentro de cámaras de aire de 1,5 centímetros.

Métodos de aislamiento térmico según dónde se colocan

Aislamiento térmico exterior

Lo que se recibe el nombre de Sistema de Aislamiento Térmico Exterior o SATE es la forma de aislar térmicamente el exterior de las viviendas.

Para este procedimiento se utilizan habitualmente planchas rígidas de materiales como el poliestireno extruido o la lana mineral como la lana de roca.

En cuanto al poliestireno que se utiliza para el aislamiento exterior existen dos tipos diferentes:

El poliestireno Extruido

Este tipo de aislante térmico es muy duradero. Es el único aislante que puede mojarse y por lo tanto esto lo convierte en un aislante muy demandado. Se coloca sobre la impermeabilización de la fachada y mejora la durabilidad de esta capa de la misma.

Este aislante se utiliza sobre todo para el aislamiento de cubiertas y de suelos.

 El poliestireno expandido

Se trata de uno de los métodos de aislamiento térmico más versátil y se utiliza para el aislamiento de los tabiques con mucha frecuencia. También es conocido como corcho poliespán o corcho blanco.

Aislamiento térmico interior

Este tipo de decisión en cuanto al aislamiento interior de una vivienda será mucho más económica. En el caso de vivir en un bloque de edificios se podrá realizar este tipo de obras de forma individual, a diferencia del aislamiento de la fachada.

Algo que se debe tener en cuenta cuando se solicita una reforma para llevar a cabo el aislamiento del interior de una casa es que se perderán varios centímetros de espacio, habitualmente entre 4 y 5 centímetros en cada pared a aislar.

Para los aislamientos en interior se pueden usar diferentes materiales:

Aislamiento térmico reflectante

Este tipo de aislamiento está formado por varias capas de material reflectante. Estas capas no tienen mucho grosor y son muy fáciles de colocar.

Es un aislante adecuado para falso techos y buhardillas pero también para cualquier pared. Además, al ser poco gruesos se perderá poco espacio.

Lana mineral

Dentro de este tipo tenemos dos, uno de ellos ya lo hemos mencionado anteriormente, la lana de roca. Para la elaboración de la lana de roca se utiliza la roca basáltica. El otro tipo de aislante térmico de lana mineral es la fibra de vidrio, para cuya elaboración se utiliza la arena silícea.

Este tipo de aislantes se utiliza sobre todo para el aislamiento de fachadas, suelos, falsos tecos, conductos de aire acondicionado, puertas o techos.

Estos materiales de aislamiento son totalmente ignífugos y evitan las humedades.

La lana mineral puede colocarse mediante la insuflación de la espuma. Esta espuma se coloca rellenando las cámaras de aire de la fachada o del interior de los tabiques de la casa. Este es uno de los aislantes de menor conductividad térmica, lo que provoca que se mantenga mucho mejor la temperatura deseada dentro de la casa.

Una inversión para el futuro

Independientemente del material escogido para llevar a cabo el aislamiento de una casa, por el exterior o por el interior, siempre es aconsejable el asesoramiento de un profesional. De esta forma podremos conocer todas las para conocer todas opciones y saber cuáles son las mejores.

El aislamiento de una vivienda es una inversión pero hay que tener en cuenta en el ahorro que se obtendrá posteriormente en las facturas. También debemos tener en cuenta todas las ventajas que supone tener un buen aislamiento térmico en el hogar.

Para obras de aislamiento térmico de bloques de edificio, una buena opción es informarse acerca de las subvenciones de eficiencia energética que ofrecen las diferentes comunidades autónomas.

Como hemos mencionado al principio del artículo, se pueden aislar otras partes de la casa. Para poder ahorrar en las facturas energéticas y beneficiar así al medio ambiente. Podemos instalar ventanas de PVC con doble cristal, por ejemplo. Esto también aislará del sonido.

Es importante tener en cuenta el aislamiento de una vivienda para el confort durante todas las estaciones. No podemos olvidar que ahorraremos en el consumo de aire acondicionado o de calefacción por tener un buen aislamiento térmico en nuestra casa.

Si quieres leer más sobre cómo reformar una casa puedes leer algunos de otros artículos en nuestro blog:

Soluciones para aislar acústicamente una vivienda.

Elegir entre paredes de ladrillo y paredes de yeso laminado.

Ventanas de aluminio con rotura vs ventanas de PVC.

Si quieres más información o pedir un presupuesto sin compromiso no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra web.

 

WhatsApp chat