Entre muchas cosas, el éxito de un local comercial puede estar fuertemente influenciado por el esquema de color elegido, por el diseño y la disposición del mobiliario, y muy especialmente por el ambiente creado.

Para algunos, decorar un local comercial representa un excedente en los gastos, algo superficial que muchas veces no se puede cubrir y mucho menos en la etapa inicial del negocio. Sin embargo, hay que entender que es esencial para crear una atmosfera acogedora que invite al cliente a entrar, comprar y volver.

Por ejemplo, en las boutiques de CH CAROLINA HERRERA usan maderas oscuras, iluminación íntima, velas perfumadas, libros, alfombras persas, sofás, floreros y hasta chimeneas… lo cual crea un ambiente cálido y acogedor similar al de un hogar, consiguiendo un efecto placentero a la hora de comprar y logrando que el cliente asocie esa sensación a la marca.

Para conseguir este tipo de efecto en un local comercial de nueva apertura así como en uno existente que se vaya a renovar, hay que tener en cuenta:

  • a qué tipo de clientela se apunta, para poder diseñar la ambientación acorde.
  • Pero sobretodo, hay que entender que no hay que implementar el presupuesto de una tienda de lujo, ya que con mucha imaginación y poco dinero, también se puede conseguir crear un lugar con personalidad y con detalles únicos, que lo destaquen de los demás.

La atmosfera de una tienda comienza desde el exterior, ya que lo primero que llama la atención es su escaparate, por lo tanto, tiene que ser la esencia de la tienda. Debe ser brillante, colorido e interesante, para así crear curiosidad y ganas de entrar.

Una vez dentro, os sugerimos aplicar estos tres consejos básicos a la hora de decorar, muy adaptables y sin grandes inversiones, que además ayudarán a empezar a definir el ambiente de un local comercial:

  • Buscar objetos alusivos al producto a la venta: La idea es que refuercen el concepto de la marca, como un complemento al estilo del local y muy efectivo en la comunicación visual del negocio. Por ejemplo, si se trata de una zapatería, usamos hormas de zapatos antiguas o elementos alusivos al calzado.
  • Decorar con fotos: El uso de la iconografía es imprescindible como herramienta de venta y promoción del negocio. Las últimas tendencias muestran locales despojados y paredes estampadas con fotografías gigantes, frases o figuras. Por ejemplo, para un local de indumentaria femenina, una buena opción es colocar imágenes de divas o íconos de la moda de todos los tiempos.
  • Conseguir objetos usados: No hay nada más personal en un negocio que apreciar un detalle “vintage” como una silla reciclada, un baúl de la abuela, lámparas o cuadros antiguos, o hasta una vieja cómoda que podría funcionar como mostrador. Son detalles llamativos y de bajo costo, que dan un toque distintivo, y que no pueden faltar en ambientaciones económicas.

En definitiva, el ambiente y el diseño son elementos importantes de un local comercial, y afectan en gran medida la experiencia de los clientes, así como el éxito de la empresa en su conjunto.

WhatsApp chat