Actualmente en el ámbito de la Arquitectura se habla mucho de eficiencia energética y ahorro energético y de la importancia de ahorrar energía en casa ya que con estas acciones, no solo se beneficia al medio ambiente, sino que la factura de la luz también disminuye.

La arquitectura no escapa de ello, y las casas ecológicas están de moda al ofrecer soluciones arquitectónicas para mejorar el problema de consumo energético, el reciclado y reutilización de aguas y residuos, que normalmente el tradicional sistema de construcción olvida en aras de un supuesto “ahorro a corto plazo”.

Lo imprescindible para una casa ecológica inteligente es que proporcione un gasto de recursos naturales mínimo. Para ello, debe:

  • contar con sistemas y elementos que reduzcan el consumo eléctrico y dispositivos de ahorro para un uso eficiente del agua.
  • debe aprovechar la iluminación natural y el calor diurno
  • y debe utilizar productos naturales y autóctonos para minimizar el consumo de energía en su construcción o transporte.

Los sistemas inteligentes deben acompañarse de otras medidas para que la casa sea lo más ecológica posible:

  • aumentar el grado de aislamiento térmico de las paredes exteriores y cubierta del edificio
  • mejorar el cierre de las puertas y de las ventanas
  • y diseñar la manera de ventilar el hogar para evitar el uso del aire acondicionado.

 

La climatización es uno de los principales gastos en una vivienda. Para evitar los típicos sobre gastos y vivir en un hogar más ambientalmente responsable, se están proponiendo sistemas domóticos que aconsejan de forma económica cuándo y cómo poner la calefacción y muestran el ahorro estimado si se aplican criterios de eficiencia.

En el caso de reformar una vivienda de forma integral y modificar paredes o renovar cocinas y baños se debe tener como objetivo conseguir que la casa sea autosuficiente energéticamente y ofrecer sistemas de reciclado y ahorro de agua eficientes.

Por ejemplo, en el caso de baños, una reforma integral puede conseguir una reutilización y filtrado de aguas (el agua de ducha se puede reutilizar en la cisterna del váter una vez filtrada). En el caso de paredes y suelos también será posible trabajar con materiales que son a la vez ecológicos y naturales, tal como trabajar con tabiquería de estructura de madera y sin yesos, al igual que también optar por aislamientos ecológicos. Hoy en día existen multitud de productos naturales sin químicos ni tóxicos que afecten sobre nuestra salud, desde lana de oveja hasta fibra de cáñamo.

Hoy en día, los expertos recomiendan que los consumidores cambien de mentalidad y no se conformen con lo tradicional para generalizar los sistemas ecológicos inteligentes. Deben exigir y valorar los nuevos criterios de la vivienda (obra nueva o reforma), de manera que se integren aspectos en vanguardia de la tecnología como los ambientales, eficiencia energética, y calidad de vida, que, hasta el momento, no se priorizan.

Existe un gran potencial tanto a nivel microeconómico como macroeconómico de la modernización integrada en el sector inmobiliario. En España, como en otros muchos países, es evidente que hay que seguir trabajando en esta dirección. Todavía queda mucho por hacer en materia de eficiencia energética. El futuro pasa por una arquitectura inteligente de calidad, que ofrezca el máximo confort en el hogar con el menor impacto económico y ambiental.

WhatsApp chat