Minimalista y funcional. Así se pueden definir los baños estilo nórdico. Un diseño que está enamorando a cada vez más personas en todo el mundo. Estás ante la tendencia más actual en cuanto a decoración de baños se refiere. Naturalidad, sencillez y belleza en unos baños que son el deseo de aquellos que aman el estilo nórdico por encima de cualquier otro. Si te gusta esta clase de diseños, hoy queremos enseñarte las claves a tener en cuenta para lograr el estilo nórdico en tu baño.

Origen de los baños estilo nórdico

Esta tendencia decorativa tuvo su nacimiento a principio del siglo XX en países como Noruega, Finlandia, Suecia y Dinamarca. Estos países del norte de Europa se caracterizan por sus escasas horas de luz natural, así como por sus bajas temperaturas. Los baños estilo nórdico nacieron precisamente para combatir estas desventajas climáticas por medio de pureza y luminosidad. No es de extrañar que el blanco haya sido el color escogido como el encargado de lograr este efecto.

Los baños estilo nórdico también han sido diseñados para ser un reflejo de la propia naturaleza. Los habitantes de estos países no tienen la oportunidad de disfrutarla como lo hacemos en otras zonas de Europa ubicadas más hacia el sur. No nos sorprende entonces encontrarnos en este estilo de baños elementos naturales y materiales rústicos. Hoy, en pleno siglo XXI, el estilo nórdico también conocido como baños escandinavos ha cautivado a todo el mundo.

Características de los baños estilo nórdico

Si queremos diseñar un baño escandinavo tenemos que tener en cuenta una serie de pautas. Sin ellas, jamás podríamos afirmar que tenemos un baño de estilo nórdico. Los baños estilo nórdico se caracterizan por:

  1. La luminosidad: como decíamos anteriormente, el color blanco ha de predominar en toda el baño. Puede estar distribuido en las paredes, suelos de cerámica, revestimientos, muebles, etc. El caso es encontrar una combinación perfecta de tonalidades claras que sean capaces de multiplicar la luz y brindar una sensación de amplitud del espacio.
  2. La naturaleza como leitmotiv del estilo nórdico: Principalmente, la madera natural. Úsala para los suelos y consigue dar a tu baño ese estilo tan acogedor típico de los países nórdicos. También se pueden utilizar otros materiales como el mármol, el cobre, la cerámica, el latón, etc.
  3. Los recursos decorativos naturales: en un baño de estilo escandinavo la naturaleza se convierte en el mejor aliado para la decoración. No renuncies a ella por muy minimalista que sea este estilo. Opta por la elección de plantas y elementos decorativos de origen natural. Todo ello, sin recargar el ambiente ni restar luz ni espacio al baño. Cuando decores tu aseo de estilo nórdico recuerda que la decoración ha de reforzar la limpieza visual del mismo. Para los nórdicos menos es más en un baño que ha de ser práctico a la vez que minimalista.
  4. Geometría: la geometría pura es otra de las características de los baños estilo nórdico. Las líneas simples como las rectas, bien definidas. Las formas cúbicas y con volumen se imponen tanto en la grifería y sanitarios como en el mobiliario. Los muebles y elementos de almacenamiento: ¿qué muebles uso para mi baño estilo nórdico? Debes seguir la misma línea del propio estilo nórdico. De color claro, hechos con materiales naturales, de líneas rectas y minimalistas. Todo lo que coloques en tu baño tiene el objetivo de aportar tranquilidad y frescura. Los juegos de muebles con diferentes módulos geométricos y armoniosos son ideales para este estilo escandinavo.

Consejos para decorar un baño de estilo nórdico

Los baños estilo nórdico son especialmente sencillos de decorar. Solo tienes que seguir las normas decorativas pautadas por los propios escandinavos. Un baño nórdico ha de ser luminoso, claro, rústico, tranquilo y nada sobrecargado. Teniendo en cuenta estas pautas ¿cuál es la mejor manera de decorar mi baño nórdico? Ahí van algunas ideas:

  1. Suelos: los materiales han de ser naturales. Puedes escoger entre la madera, el mármol, el latón, la cerámica… El color ha de ser siempre claro. Un blanco o un beige estarían bien. Si te aburre demasiado tanta claridad siempre puedes combinar estos colores con los tierra, los arena e incluso con algún tipo de gris.
  2. Paredes: las paredes estarán pintadas en tonos claros o podrían ser directamente de madera no muy oscura. Si quieres encontrar un contraste que no rompa con el estilo nórdico de tu baño elige algunas plantas llamativas. Colócalas en diferentes alturas para llenar las paredes. No abuses de ellas. Unas pocas serán suficientes. Este toque natural será perfecto. Si no tienes mano para las plantas podrías optar por las sintéticas. Requieren de menos cuidados y su aspecto es saludable todo el año.
  3. El frente del lavabo: no olvides que estamos ante un estilo minimalista, por lo que el orden debe ser indiscutible en tu baño. Cuantas menos cosas haya a la vista mejor. ¿Cómo conseguir un frente del lavabo equilibrado y ordenado? Utiliza muebles siempre con puertas. Acompáñalos de alguna estantería abierta que de ese toque rústico tan buscado en tu baño. También puedes colocar una cesta o un cajón de madera en el que guardar la ropa sucia. De esta manera, tu baño no estará sobrecargado de cosas y dará un aspecto de limpieza visual.
  4. Elementos decorativos: ¿qué te parece elegir los elementos propios de la naturaleza para tu baño nórdico? Haz frascos con piedras de mar o ría, llena botes con arena, coge flores, etc. Personaliza tu baño con un gran espejo y algo textil para el suelo. Toda la decoración tiene que llenar de buena energía a un ambiente que, ante todo, ha de ser relajante, pero lleno de vida.
  5. Ducha y sanitarios ligeros: la idea de ligereza es otra clave a tener en cuenta en el diseño de un baño nórdico. Las duchas no suelen tener plato. Y los sanitarios suelen estar suspendidos en el aire. Es decir, sujetos a la pared, pero sin tocar el suelo. Los anclajes de los armarios y demás mobiliario no quedan a la vista. Todo ello, está diseñado con un solo objetivo eliminar barreras y obstáculos al ojo humano. El resultado es un baño luminoso, confortable y equilibrado.
  6. Iluminación: los países del norte de Europa carecen de horas de luz natural. Esto lo sustituyen colocando una iluminación cálida en sus hogares. Para los baños estilo nórdico se suele utilizar lámparas de techo, apliques e incluso una lámpara de mesa pequeña para el lavabo en forma de bola blanca. El objetivo ante todo es dar pureza a un espacio en el que la luz blanca ha de predominar siempre. Para atenuar un poco tanta intensidad también se puede utilizar el romanticismo de las velas. Toda una apuesta para un espacio donde la tranquilidad y el sosiego son claves.

Ideas decorativas con naturaleza para un baño nórdico

Tu meta es introducir un poco de naturaleza viva en tu casa. Así han de ser los complementos decorativos para los baños estilo nórdico. Sencillos, rurales y naturales. Una nota de color que rompa de manera equilibrada la sobriedad del blanco. Estas son algunas ideas que te pueden ayudar en la decoración de tu nuevo baño escandinavo:

  1. Cajas de madera o pallets: son muy útiles para almacenaje o como toalleros. Puedes pintarlas de un color acorde a tu baño nórdico o dejarlas al natural con un toque de barniz. Colócalas a diferentes alturas o en el suelo y tendrás ese estilo que estabas buscando.
  2. Velas con toques marinos o florales: compra velas de distintos tamaños. O mejor todavía, recicla las que tienes por casa para hacer velas que contengan conchas, piedras, flores, etc. Es muy sencillo de hacer. Otra idea son las velas flotantes. Coge un frasco con agua. Coloca gelatina en él o agua sólida y deposita una pequeña vela en la parte superior del mismo. ¿Qué te parece?
  3. Alfombra de baño de madera o piedras: la alfombra de baño es un elemento decorativo muy necesario para cualquier aseo. En un baño nórdico se pueden hacer alfombras de tablas de madera o con piedras redondas de río.
  4. Escalera – estantería: a veces, tenemos a mano objetos que no utilizamos y que se pueden reciclar. Este es el caso de esa escalera de madera que parece que ya no puede servir para nada. Arréglala, barnízala y reutilízala como estantería para tu baño nórdico.
  5. Espejo con marco de madera: una buena manera de multiplicar la luz de un espacio es colocando espejos. Los baños estilo nórdico suelen contar con un gran espejo al frente del lavabo. Si este tiene un toque natural como un marco de madera, mucho mejor. También puedes recoger ramas secas, pintarlas o barnizarlas y hacer un precioso marco natural para el espejo de tu aseo.
  6. Tarros de cristal variados: con flores, piedras, conchas… Estos tarros decorativos son ideales para dar un toque de color a tu baño nórdico. Elígelos de varios tamaños y formas. Los puedes llenar de gelatina, piedras o agua sólida. A continuación, coloca lo que quieras dentro de ellos y tendrás un objeto llamativo para tu baño.

¿Qué otros estilos se pueden combinar con el estilo nórdico?

El estilo nórdico permite varias combinaciones que enriquecen su sencillez sin llegar a estropearla. Es el caso del estilo industrial, el estilo rústico o el vintage. Todos ellos, combinan a la perfección con el minimalismo y versatilidad del estilo nórdico. Veamos cómo:

Estilo industrial

Se define por la búsqueda de espacios diáfanos, mobiliario muy funcional de corte industrial y luminosidad. El estilo industrial es una pareja perfecta del estilo nórdico porque huye de los excesos y el sobrecargo de adornos demasiado llamativos. Sus materiales son el metal, el ladrillo, la madera, el latón… Sus colores, los tonos grises y blancos.

Estilo rústico

Nada como un estilo basado en la naturaleza para combinar con el estilo nórdico. Puedes darle a tu baño una pincelada campestre gracias a esta bonita combinación. El estilo rústico basa su filosofía en el reciclaje de objetos, así como en el uso de materiales naturales para su diseño y decoración. Las fibras vegetales como el mimbre o el esparto son perfectas para este tipo de espacios. Estamos ante una cuestión de contrastes que si sabes aplicar de manera equilibrada obtendrás un resultado realmente hermoso.

Estilo vintage

La vuelta al pasado es otra opción para combinar en tu baño de estilo nórdico. Recupera muebles y objetos de épocas antiguas para introducirlas en tu aseo escandinavo. El estilo vintage se caracteriza por el uso de materiales naturales y clásicos. Estamos ante un estilo relajado y cálido. Ideal para dar ese toque acogedor a tu baño nórdico.

Como puedes ver, estos tres estilos encajan perfectamente con las premisas del estilo nórdico. Si deseas combinarlos solo tienes que hacerlo respetando siempre la esencia de cada uno de ellos. Ante todo evita los espacios sobrecargados y busca siempre el aporte de luz en tu combinación. No te arrepentirás del resultado.

¿El tamaño importa? ¿Cualquier baño puede convertirse en un baño escandinavo?

Ten en cuenta que en los baños estilo nórdico se imponen la luminosidad, la comodidad y el espacio. Puedes tener un baño nórdico sea cual sea el espacio de tu aseo. Pero el resultado no será el mismo.

Este estilo es más adecuado para baños con techos altos, espacio abierto e incluso la presencia de alguna ventana. Sin embargo, puedes aplicar el minimalismo de este estilo dentro de tu aseo aunque éste sea pequeño. De hecho, es una idea perfecta para no sobrecargar un espacio que ya es escaso de por sí.

Estudia bien las posibilidades de tu baño y confía en profesionales como nosotros. En Reformadísimo te asesoramos sin ningún tipo de compromiso para que puedas tener el baño de tus sueños. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos de cómo lograr un estilo nórdico acorde al tamaño de tu baño. Por fin, podrás disfrutar de un espacio cálido, acogedor, luminoso y sin obstáculos visuales. ¿Te animas?

WhatsApp chat