A la hora de emprender una reforma integral de una vivienda, hay muchos puntos a tener en cuenta. Uno de ellos es el mobiliario que se va a instalar en ella. Estos muebles se pueden adquirir en la tienda o, si el propietario quiere algo más personal, puede encargarlos a medida. En algunos casos se puede optar por hacer muebles de obra, al mismo tiempo que las obras de reforma. De esta manera quedarán integrados en los espacios que ocupen.

Como es obvio, no todos los muebles se pueden fabricar mediante este sistema. Entre los que sí se pueden construir de esta manera están las estanterías, los armarios y los muebles de pared para el salón. En algunos casos, también las encimeras del baño o de la cocina, la base de un sofá o incluso el cabecero de la cama. Su construcción permite aumentar la personalización de una vivienda. Pero no es el único beneficio de la construcción de este tipo de mobiliario ¿cuáles son los restantes?

Muebles de obra: qué son y cuándo construirlos

Hemos comentado ya la idoneidad de los muebles de obra para agregar un punto de personalidad a una vivienda. Pero no hemos profundizado en qué tipo de muebles son. Ni en cómo se construyen.

Este tipo de mobiliario se suelen realizar con mucha frecuencia utilizando como material base yeso, ladrillo revestido, pladur o escayola. Posteriormente, en función de la decoración de la estancia, o del tipo de mueble del que se trate, se puede personalizar más. Para ello se puede pintar, o bien cubrir con planchas de madera o algún metal. Pero generalmente se pinta del mismo color de las paredes de la estancia. También se pueden cubrir de madera en algunos casos, como el de las estanterías o el cabecero, especialmente si las paredes sobre las que están construidos están empapeladas.

Su construcción es aconsejable no solo cuando se quiera dar a la casa un toque distintivo. También cuando se necesite aprovechar ciertos huecos o recovecos. Por ejemplo, el bajo de una escalera, que puede utilizarse para hacer un armario zapatero y aprovechar así el espacio. O bien para ahorrar dinero. E incluso, por qué no, para no tener que dar tantas vueltas a qué muebles comprar después de una reforma. Por descontado, también si se quieren muebles resistentes frente a golpes.

Además, a pesar de que hemos comentado que no pueden construirse en todos los espacios por falta de espacio disponible, si pueden ser una solución muy adecuada para el aprovechamiento del espacio en pisos pequeños. Generalmente, ocupan menos espacio. Y en el caso de los armarios empotrados, rebajan la necesidad de ocupar un espacio muy necesario en las habitaciones. También resultan muy adecuados para la construcción de asientos de esquina para una zona de comedor.

Principales ventajas de este tipo de muebles

Además de personalización, los muebles de obra añaden exclusividad a una vivienda, lo que en muchos casos puede aumentar su valor. Son muebles que tienen un mantenimiento muy sencillo, duran muchos años y si la casa se vende o alquila, permanecen en ella. Y dado que se diseñan a medida para la estancia en la que están, y para las necesidades de quienes viven en ella, son únicos.

Hace varias décadas resultaba bastante habitual encontrar este tipo de muebles en todo tipo de viviendas. Por comodidad o rapidez en las reformas o en la construcción de una casa, se hacían estanterías, encimeras o asientos de obra en casas de todo tipo y condición. Pero durante la segunda mitad del siglo XX, su construcción fue decayendo poco a poco. Hasta hace unos años, cuando se han vuelto a poner de moda por sus ventajas.

La construcción de muebles de obra durante una reforma permite dar rienda suelta tanto a la creatividad de los dueños de la vivienda como a la de los responsables de los equipos de trabajo encargados de la obra. También da la oportunidad de aprovechar espacios o de generar áreas convertibles que pueden tener varios usos.

Por ejemplo, mediante el diseño de zonas de asiento que puedan incorporar un pequeño armario en su parte inferior. Estos asientos también pueden funcionar como camas para invitados que se alojen en una vivienda durante unos pocos días. Para ello basta con retirar la mesa o los muebles que dificulten acceder a la zona con facilidad, y cubrirlos con colchonetas, colchoncillos y almohadas. Tres usos para un mismo mueble. Sólo hay que tener un poco de ingenio a la hora de diseñarlos.

Otra de las ventajas de la construcción de muebles de obra es que resultan en muchos casos, notablemente más baratos que los muebles convencionales. Esto se debe a que los materiales que se utilizan en su construcción, generalmente, son más económicos. Además, el hecho de que estén hechos a medida, y según tus necesidades, hará que sean mucho más cómodos que los convencionales.

También se tarda menos en hacerlos, lo que lleva a un menor gasto en mano de obra. Generalmente, dado que están incluidos en el diseño de la reforma, los suelen construir los mismos equipos encargados del resto de las tareas. Por tanto, un quebradero de cabeza menos: no hay que buscar muebles en tiendas ni, en caso de que se deseen muebles a medida, encontrar ebanistas que los hagan. Además, serán muebles únicos. Se diseñan a medida, por lo que es prácticamente imposible que haya otra persona que tenga los mismos muebles.

A la hora de diseñarlos se puede jugar con la integración en ellos de otros elementos. Por ejemplo, las luces. Así, tanto las estanterías como los armarios empotrados pueden contar con puntos de luz integrados. En los cabeceros de las camas de obra también se pueden integrar las lámparas. En estos casos se pueden colocar lámparas que no sean muy grandes ni aparatosas, aptas para su colocación en pared. Eso si, para que no sean molestas es conveniente colocarlas en los extremos del cabecero.

La calidad de este tipo de muebles es también una de sus ventajas. Al estar realizados dentro de una reforma, y a medida, se construyen con bastante cuidado. Mucho más que el que se pone en la construcción y fabricación de muebles en serie, que duran mucho menos y a veces presentan defectos de acabado.

Por si fuera poco, los muebles de obra son respetuosos con el medio ambiente. Dado que se hacen a medida casi no se derrochan materiales. Además se utiliza poca madera para hacerlos. Incluso si están revestidos por ella. Su base serán siempre ladrillos, pladur o escayola. Además, se fabrican de manera artesanal, lo que daña menos el medio ambiente que la producción en serie.

Mantenimiento de los muebles de obra

Los muebles de obra, como hemos mencionado, requieren un mantenimiento mínimo. Basta con cuidarlos un poco para tener muebles prácticamente para toda la vida. Eso sí, las tareas para mantenerlos impecables son diferentes en función de sus materiales y acabado. Por ejemplo, si están revestidos en madera, será suficiente con quitarles el polvo y limpiarlos con un producto específico para la limpieza de madera.

En caso de que estén pintados, será necesario renovar la pintura cada cierto tiempo. Generalmente, cuando se repiten también las paredes de la estancia en la que están. Un par de manos, y estos muebles quedarán como si fuesen nuevos. Eso sí, a la hora de construirlos hay que tener en cuenta algunas cosas. Por ejemplo, que hay que evitar que la humedad pueda deteriorarlos. Para ello es aconsejable aplicarles un tratamiento contra la humedad cuando se estén construyendo.

Si se toman estas sencillas medidas, los muebles de obra estarán siempre en perfecto estado. Además, estarán preparados para que la humedad no les afecte.

Qué pasos hay que dar antes de la construcción de estos muebles

Antes de la construcción de los muebles de obra hay que tomar una serie de medidas. No solo para que quede lo mejor posible. También para que se integren lo mejor posible en los espacios disponibles. Por supuesto, también para que sirvan para aprovechar al máximo el espacio disponible. Porque incluso en cualquier recoveco, una pequeña estantería de obra puede solucionar una necesidad de almacenamiento.

Esto quiere decir que, además de que tengas tus ideas con respecto a los muebles de obra que puedes construir en tu casa, puede que tengas la ocasión de aprovechar espacios para hacer alguno más. Por ejemplo, para aprovechar un saliente. O un pequeño hueco en la pared del baño o un ángulo entre dos paredes que no parece muy aprovechable a primera vista.

Por tanto, antes de encargar y diseñar todos los muebles de obra, es conveniente examinar con detenimiento las distintas estancias de la casa. Incluso sus pequeños huecos. Porque puede que sean, precisamente, los que permitan un nuevo elemento que saque partido a un espacio que puede parecer demasiado diminuto para ello. Un pequeño estante, un hueco bajo una escalera para guardar calzado o maletas, un desnivel en el suelo para construir un pequeño arcón con tapa, etc.

Cuando ya estén localizados todos los huecos a los que se pueden sacar partido, llega el momento de tomar sus medidas para conocer las dimensiones que podrá tener el mueble. Incluso si no estás seguro de que pueda ubicarse un mueble de obra en algún espacio, conocer sus dimensiones puede ayudar a tomar una decisión. Claro está, a ello pueden ayudar expertos en la construcción de este tipo de mobiliario y expertos en reformas y decoración, como los que encontrarás en Reformadísimo.

Bastará con consultarles todas tus dudas sobre muebles de obra con ellos para que te aconsejen sobre si es adecuado o no un espacio determinado para realizarlo. También para que te orienten sobre qué tipo de mueble es adecuado construir en cada caso. No obstante, en función del tipo de estancia de que se trate, habrá unos más adecuados que otros.

Baños y cocinas: encimeras y estanterías de obra

Uno de los muebles que pueden hacerse de obra es la encimera de cocinas. Pero también la de los baños. En ellas pueden hacerse los huecos necesarios para colocar una vitrocerámica o un fregadero, en el caso de la cocina; o un lavabo, en un baño. Además, así se puede colocar la encimera a la altura deseada. Y ahorrar bastante con su instalación. Este tipo de encimeras suele ser bastante costoso, y la posibilidad de hacerlas de obra abarata enormemente su coste. También se pueden completar, en el caso de los baños, con la instalación de una barra como toallero en su frente, para las toallas de manos.

En los baños es también donde más huecos de difícil aprovechamiento puede haber. Y donde también se puede sacar más partido a estanterías pequeñas: para guardar rollos de papel higiénico, colocar toallas, vasos con cepillos de dientes o útiles de afeitado. Las cocinas también son propensas a tenerlos, aunque suelen ser algo más grandes. Son perfectos para estantes de especias, pequeños armarios para guardar condimentos, etc.

El salón, el lugar natural de los muebles de obra

El salón es una de las habitaciones de una vivienda donde con más frecuencia se suelen encontrar muebles de obra. Además, suelen ser los más grandes, ya que con frecuencia ocupan una pared entera: los muebles de salón, que suelen tener un espacio para el televisor, varias estanterías e incluso alguna vitrina o armario.

En caso de que en alguna de las paredes haya un hueco también se puede utilizar para construir uno o varios estantes con luz en su parte superior. O construir un altillo sobre la puerta de entrada si el salón no es de paso y cuenta con una entrada algo estrecha por tener una pared a ambos lados de la puerta. Como puertas del altillo se puede optar por dos correderas o por unas convencionales, de apertura hacia afuera.

De esta manera, la entrada quedará con el techo ligeramente más bajo que el resto del salón. Pero se ganará un espacio precioso para guardar cojines, mantas, sábanas, maletas, etc.

Cabeceros y espacios de almacenamiento para el dormitorio

Los cabeceros de la cama pueden estar perfectamente realizados de obra. Una vez construidos basta con revestirlos como se prefiera: con madera, pintados, etc. Se trata de una opción muy adecuada para dormitorios que no son muy largos y en los que no queda mucho espacio de paso entre la cama y la pared, o entre la cama y la cómoda, si está frente a ella.

Si se quiere integrar aún más el cabecero en el dormitorio, y se dispone de bastante espacio de paso en él como para colocar mesillas y cómodas bajas a los lados de la cama, pegados a la pared, se pueden construir encimeras pegadas a la pared del cabecero y también en las de los laterales de la cama. Después se pueden colocar debajo mesillas y cómodas bajas de dos o tres cajones. Así se gana muchísimo espacio de almacenamiento.

En el caso de los dormitorios infantiles, los muebles de obra pueden consistir en arcones para guardar juguetes. Se pueden construir a nivel de suelo, y pegados a una o a dos paredes. Por supuesto, con tapa fácil de poner y quitar. Es recomendable que sea lisa, porque entonces hará que el arcón de guardado de juguetes, con unos cojines encima, pueda servir también como espacio para sentarse.

Si se tienen habitaciones de sobra, se puede amueblar prácticamente toda una habitación con muebles de obra si se destina a vestidor. Esto te ofrece la posibilidad de planificarlo al milímetro. Además, no hay que olvidarse de los clásicos armarios empotrados. Con ellos no solo se consigue aprovechar el espacio de almacenamiento al máximo. También se consigue un importante ahorro de metros cuadrados en las habitaciones en las que se instala.

Inconvenientes de los muebles de obra

A pesar de que este tipo de muebles ofrecen muchas ventajas, también tienen, como todo, sus inconvenientes. A pesar de que en muchos casos los muebles de obra son más económicos que los convencionales, hay ocasiones en las que no es así. Sobre todo si se construyen altillos, arcones de obra o se aprovecha para colocar estanterías y baldas por todos los huecos. Aprovechar el huevo de la escalera al máximo también puede tener cierto coste.

Eso implica que en un principio será necesario hacer un desembolso económico notable. Pero debido a su elevada durabilidad, se terminarán utilizando estos muebles mucho tiempo después de haberlos amortizado.

Otro de sus inconvenientes es que estos muebles no se pueden mover de sitio. Tampoco cambiar por otros sin hacer otra obra. Esto lleva aparejada mucha suciedad, ruido y todos los inconvenientes que ellos provocan.

Otro de los inconvenientes de la construcción de muebles de obra es que será necesario contratar a personal experto no ya en reformas, sino en la construcción de este tipo de muebles. Por eso conviene acudir, de cara a la reforma, a una empresa especializada en reformas integrales. Sus responsables serán los que se encarguen de todo lo relacionado con el personal, lo que te quitará preocupaciones y obstáculos.

WhatsApp chat