A la hora de buscar la comodidad y el confort en una casa la temperatura de su interior es fundamental. Con la llegada de los meses fríos se hace necesaria la instalación de un sistema de calefacción o de un suelo radiante para pisos. En esta ocasión, vamos a centrarnos en la segunda opción. Desde sus beneficios y hasta su precio aproximado. ¡Toma nota!

Qué es el suelo radiante para pisos

El suelo radiante para pisos es un sistema de calefacción de inercia térmica lenta que usa todo el pavimento como emisor de calor. Los sistemas de climatización por suelo radiante son aquellos que funcionan por medio de la instalación de una red de tubería plástica colocada bajo el suelo. De esta manera, tanto el frío como el calor, pueden ser irradiados desde el pavimento y hacia el resto de la habitación. 

En los casos en los que el suelo radiante para pisos no puede ser instalado, se opta por las paredes y techos como sistema de emisión. 

Cómo funciona el suelo radiante

Los suelos radiantes para pisos funcionan mediante una termodinámica básica. Por medio de una red de tuberías se calienta el pavimento y una pequeña capa de mortero de unos 5 cm. Este a su vez hace de pulmón energético. En los suelos radiantes la temperatura superficial del suelo no puede ser superior a los 29Cº según la normativa vigente. 

La instalación de un suelo radiante para pisos es bastante más sencilla de lo que la gente piensa. Incluso cuando hablamos de un kilómetro de tuberías empotradas por todo el suelo de la vivienda nos podemos llegar a imaginar un verdadero caos. Una vez terminado todo el proceso el cliente puede elegir el revestimiento deseado. Lo más aconsejable es que sea un pavimento de gres, por su gran capacidad como transmisor térmico. Por otro lado, también es importante resaltar que el 80% de los parquets son válidos para cubrir un suelo radiante. 

En resumen, el suelo radiante es un sistema de calefacción que ya se usaba en la antigüedad y que ahora está calando poco a poco en las viviendas españolas. 

Beneficios del suelo radiante para pisos

Una vez que ya conocemos la instalación y el funcionamiento del suelo radiante es hora de descubrir todas sus ventajas. Los suelos radiantes no solo son fáciles y limpios de colocar, también destacan por su:

  1. Elevado rendimiento: los circuitos por los que el agua es transportada son delgados, por lo que este sistema no necesita de grandes cantidades de energía para llegar a la temperatura deseada. 
  2. Bajo consumo: el punto anterior nos lleva a la conclusión de que estamos ante un sistema de calefacción muy económico. Al tratarse de un concepto de trabajo de baja temperatura de impulsión se consigue un importante ahorro en la factura, ya que el suelo radiante consume entre un 10% y un 20% que los sistemas de calefacción convencionales. 
  3. Ecología y sostenibilidad: los suelos radiantes suelen utilizar para su funcionamiento la aplicación de diferentes tipos de fuentes de energía renovables. Un buen ejemplo de ello son la aerotermia o la geotermia. Todo ello otorga a este sistema para la climatización de hogares en un de los más respetuosos con el medio ambiente. 
  4. Opción de enfriamiento: los suelos radiantes no solo se utilizan para calentar las viviendas. En los años 90 apareció un sistema que permite el enfriamiento de las tuberías embutidas por medio de agua fría. Y es que en verano el agua recorrerá toda la instalación a uno 14 ó 18 Cº, con el fin de proporcionar una agradable sensación de frescor. La opción de tener en una misma red de tuberías dos sistemas de climatización diferentes le está haciendo ganar adeptos. 
  5. Espacios abiertos y libres de radiadores: los suelos radiantes están instalados bajo el pavimento, en las paredes o en el techo. Esto significa que no tendremos que ver ninguno de sus elementos ocupando sitio por la casa como ocurre con la instalación de radiadores. Todo el espacio habitable queda totalmente libre y despejado. 
  6. Cuidado por la salud: el suelo radiante, al contrario que otros sistemas de climatización no produce sequedad, ni dolor de cabeza ni tampoco corrientes de aire que puedan poner en peligro la salud de los inquilinos de la casa. 
  7. Mayor sensación de confort: la temperatura del aire más cercano al suelo será superior al de la cabeza, lo cual supone una mayor sensación de confort, al evitarse el molesto efecto de pies fríos.

Cuánto cuesta el suelo radiante para pisos

Los costes de tu proyecto van a depender siempre de la marca y la tecnología elegida para el suelo radiante. Lo cierto es que tu inversión económica inicial será superior a la instalación de otra clase de sistemas. Sin embargo, dicho desembolso es recuperable gracias a las ventajas mencionadas anteriormente. La instalación de este sistema de climatización suele ronda los 50 €/m2 sin incluir el precio del mortero. 

Si estás interesado en la instalación de un suelo radiante para pisos no dudes en ponerte en contacto con nosotros para conocer tu presupuesto. 

WhatsApp chat