Reformar una casa siempre es una decisión difícil por las implicaciones que tiene y por el presupuesto que requiere. Con la ayuda de estos 10 pasos te vamos a explicar cómo tienes que afrontar la Reforma de tu casa:

  1. Reconocer sus necesidades. Antes de nada lo que hay que saber es con qué presupuesto se cuenta, bien se tiene ahorrado el dinero de la reforma o bien se busca una línea de financiación. Si este paso no está claro no hay nada que hacer. Además hay que tener muy claras las necesidades y lo que se pretende conseguir con la reforma. Si estamos hablando de una pareja que decide hacer la reforma, es conveniente que ambas partes tengan las mismas ideas y el mismo objetivo. Y saber, que será necesario hacer ciertos sacrificios en beneficio de la otra parte.
  2. Investigación. Navega por internet, compra revistas de decoración y reformas y analiza las últimas tendencias. Esta información te ayudará a tener más claro qué es lo que quieres y sobre todo cómo reformar una casa.
  3. Haz un plano tú mismo. Siempre es bueno tener un plano de la vivienda a reformar y sobre ese plano hacer los posibles cambios que se quieren hacer, ya verás cómo las ideas sobre un plano van cambiando. Es muy importante tener claro las dimensiones de las viviendas y de cada espacio para darle el mejor uso.
  4. Busca quién te haga la reforma Una vez que se tiene claro qué es lo que se va a reformar es el momento de ponerse en manos de especialistas. Busca profesionales serios que te den garantía, empresas de reformas que puedan ofrecerte la mejor solución en cada una de las fases del proyecto. Una vez que tengas claro a quién vas a pedir la reforma, queda con ellos y dáles la misma información.
  5. Solicita la ayuda de un arquitecto. Si estás pensando cambiar un cuarto de baño, o darle un lavado a tu vivienda, esta figura no es necesaria, pero si te estás planteando cambiar la casa por completo y meterte en una Reforma Integral, necesitas un Arquitecto. Podrá proporcionarte ideas y sugerencias que a tí no se te habían ocurrido y soluciones de distribución óptimas para la optimización del espacio. Un buen arquitecto ofrece una vista única y crítica de tu proyecto. Algunas empresas de reformas te ofrecen esta figura en la misma empresa y no por ello son más caras.
  6. Solicita el presupuesto. Una vez que el plano de la reforma de tu casa está claro y que ya has quedado con alguna de las diferentes variaciones que te ha propuesto el arquitecto es el momento de que te haga un presupuesto detallado de la reforma que incluya todas las partidas. Esto sí, díle qué calidades quieres, de tu presupuesto depende que el presupuesto incluya materiales de calidad media, o calidad alta. Es muy importante ser francos y dar esta información ya que por ejemplo, los precios de un grifo de un lavabo se pueden multiplicar por 10 según el que decidas poner. Lo que tienes que tener claro es que tú decides en qué partidas te quieres gastar más o menos dinero.
  7. Estudia el presupuesto. Con los planos del arquitecto y el prespuesto detallado del proyecto ya tienes lo que necesitas para estudiar y analizar el mejor proveedor para tu reforma. Estudia los presupuestos teniendo en cuenta que debes de comparar lo mismo. Cada empresa ofrece el presupuesto como le parece y muchos de ellos ofrecen un presupuesto por partida alzada, es decir, el salón… 5.000€ , sin entrar en más detalle y esto te va a impedir saber qué te estás gastando en cada una de las partidas y en qué partida puedes subir un poco el presupuesto y en cuál puedes bajar. Pide un presupuesto detallado por cada una de las partidas y cada una por metro lineal, metro cuadrado o unidad. Cuando tengas de esta forma varios presupuestos, compara.
  8. Toma una decisión. Si ya tienes toda la información, decídete por una opción. Pero ten en cuenta que la opción más barata no siempre es la mejor. Muchas veces es conveniente pagar un poco más pero tener toda la reforma controlada, con una figura que coordine toda la reforma, que te ayude a elegir los materiales, y que sea tu único y válido interlocutor, esto hará que la reforma sea mucho más sencilla para tí. Y lo que es importante es que te decidas por una empresa seria, con la que puedas firmar un contrato y te ofrezca garantías.
  9. Empieza. Si ya tienes todo claro: qué quieres hacer una reforma, la nueva distribución, el presupuesto que te va a costar y con quién lo vas a hacer, ya puedes empezar!
  10. Supervisa. Una vez que la reforma se ha iniciado, que has elegido los materiales sólo tienes que ir a la reforma una vez a la semana y quedar con tu interlocutor para que te cuente cómo va la reforma, estas reuniones son importantes ya que a veces surgen imprevistos que deben de conocerse y tomar las decisiones oportunas. Durante este proceso irás viendo cómo empiezan con la demolición de tu anterior vivienda y como poco a poco van creando los nuevos espacios e incorporando los materiales. Al cabo del tiempo acordado tendrás una casa nueva de la que disfrutar.

Contenido validado por María Luisa De La Rubia
Socia Fundadora en Reformadisimo
Abrir chat