El aumento exponencial del teletrabajo por la situación creada por la pandemia ha hecho que muchas personas tengan que ponerse a trabajar y/o estudiar desde casa. Muchas veces, esto implica lidiar con la falta de espacio, o con habitaciones mal preparadas para ello. En definitiva, las posibilidades de tener y decorar un despacho en casa no están al alcance de todos.

En ocasiones esto se debe a que no hay habitaciones suficientes para ello. Otras veces, a que en muchos casos las casas están concebidas únicamente para pasar un rato a diario en ellas. Evidentemente, para trabajar unas pocas semanas, aparte de hacerse con una silla adecuada y poco más, no parece muy necesario adecuar un espacio específico. Pero todo apunta a que el teletrabajo y los estudios a distancia se van a mantener. En el caso del trabajo a distancia, muchas empresas lo van a adoptar incluso cuando desaparezca la pandemia. Por tanto, cada vez se hace más necesario decorar un despacho en casa. Tanto en una habitación exclusiva para ello como en una zona de la casa, conseguirlo es sencillo. Pero por si te faltan ideas, aquí tienes unas cuantas.

Decorar un despacho en casa: luz y color

En todo despacho que se precie, ya sea en una estancia dedicada como en una esquina de un salón o un dormitorio, debe haber una mesa adecuada con una silla de trabajo cómoda. Pero no deben estar situadas en cualquier punto. Lo más recomendable es que esté cerca de una fuente de luz natural. Eso sí, también tendrá que contar con iluminación artificial que pueda complementarla cuando no sea muy abundante.

En estos casos tendrás que optar por una lámpara que proporcione el nivel de luz más adecuado. Y que estén en el punto más conveniente según tu forma de escribir. Esto es, para los zurdos es mejor que la lámpara esté a la derecha para evitar las sombras, y a la izquierda para los diestros. Aparte de esto tienes que vigilar que la luz que emita no te resulte molesta para trabajar.

También hay que tener en cuenta el color con el que están pintadas las paredes (o el del papel pintado). En general, para poder concentrarse en el trabajo lo mejor es que las paredes del despacho sean de colores claros. A ser posible, blancas o crema. Y que no tengan dibujos ni diseños, puesto que podrían dar lugar a distracciones. No obstante, hay personas que se concentran mejor con tonos más oscuros.

En estos casos, y sobre todo si la decoración es moderna o de estilo nórdico, se puede pintar una pared del despacho, en la que esté apoyada la mesa de trabajo, con un color más oscuro que contraste con el resto. De esta manera, al decorar un despacho en casa le estarás dando también un toque actual.

La eliminación de distracciones no quiere decir que la pared sobre la que se apoya la mesa tenga que estar desnuda. Puede tener algún cuadro sencillo, o un reloj. También un corcho para colocar avisos, notas, elementos importantes, listas de tareas, etc.

La mesa y la silla: elementos fundamentales

Para que una mesa sea adecuada para trabajar tiene que cumplir varios requisitos. El principal son las dimensiones de su tablero. Por lo general, para que una mesa pueda utilizarse para trabajar tendrá que tener aproximadamente entre 75 y 90 centímetros de fondo y entre un metro y metro y medio de largo. Así podrás instalar un ordenador y un monitor cómodamente sobre ella. Pero también tendrás un espacio para poder tomar notas en papel.

Generalmente, las mesas de escritorio suelen tener cajones bajo el tablero superior. O al menos una balda para poder colocar cuadernos, material de escritorio y otros elementos útiles para tu día a día. En ocasiones será necesario que cuentes con una cajonera con varios departamentos para guardar tus cosas. En este caso estará a un lado bajo el tablero superior de la mesa. Eso sí, en este caso tendrás que tener cuidado del espacio que quedará bajo la mesa para poder meter las piernas y algo de la silla.

Sobre esta última, hay que tener en cuenta que no podrás utilizar cualquier modelo de silla. Lo más recomendable es que utilices una específica de oficina. Estos modelos son los mejor preparados para que quien se sienta en ellos mantenga una postura correcta. Y por lo tanto, evite dolores de espalda y cuello después de trabajar en ellas una temporada.

Además, que esté diseñada teniendo en cuenta la ergonomía no quiere decir que vaya a ser una silla de aspecto austero y plástico. En la actualidad hay sillas de oficina de gran cantidad de estilos y diseños. Lo mismo sucede con sus colores y materiales. Las hay de prácticamente todos los tonos, lo que facilita su integración con el entorno.

Lo mismo sucede con la mesa de trabajo. Aunque en general, estas mesas serán sencillas y lisas, también están disponibles en multitud de materiales y formatos. No solo las hay de madera. También las hay con tablero de cristal, de armazón metálico, compuestas por un tablero y caballetes de apoyo, etc. Por supuesto, disponibles en una amplia variedad de tonos y acabados. Así se puede elegir la que más acorde vaya con la decoración del resto de la casa. Porque lo mejor es que la zona de trabajo no desentone en estilo y colores con los que se utilizan mayoritariamente en el resto de la vivienda.

Estanterías e impresora

Si tienes espacio disponible, puedes colocar una estantería para los libros y documentos con los que tengas que trabajar. Y también para colocar una impresora, que hay que tener en cuenta al decorar un despacho en casa. Para realizar tareas ocasionales una impresora no es necesaria, pero si el teletrabajo se vuelve habitual, echarás una en falta en poco tiempo. Por tanto, hay que vigilar que cerca de la zona de trabajo con la mesa y el punto de la impresora haya uno o varios enchufes.

Estas son las pautas básicas para la decoración de un despacho en casa. Pero si quieres darle algo más de vida o necesitas más consejo, pregúntanos. Nuestros expertos te darán todas las claves para que tu despacho sea el más acogedor posible.

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat