Las humedades en casa son un problema de insalubridad para nuestro hogar. Su aparición puede dañar las paredes, fomentar la aparición de hongos y afectar a nuestro sistema respiratorio. Para que esto no suceda, es importante revisar que nuestra casa no presente ningún tipo de deficiencia que permita el paso o la creación de humedades de diferentes tipos. En Reformadísimo queremos enseñarte a localizar estas incidencias para ponerles remedio de inmediato. 

Cómo localizar humedades en casa

Las humedades en casa se pueden localizarse antes de que aparezca la temida mancha en la pared. Para ello, es necesario realizar un examen exhaustivo de las zonas que podrían ser el origen de una posible futura humedad. Estamos hablando de paredes, techos y ventanas

Las paredes de una casa son una buena pista a seguir para la localización de humedades. Fíjate si en su superficie existen grietas o fisuras causadas por defectos en la construcción o por una impermeabilización deficiente. Estas grietas podrían ser el origen de humedades por filtración. De igual modo, si detectas manchas de agua muy localizadas en una pared, esto puede ser una señal de una posible filtración

Por el contrario, si en las paredes hay gotas de agua en suspensión e incluso alrededor de las ventanas, lo más posible es que la humedad esté producida por condensación. A este tipo de humedades les acompaña un fuerte olor a humedad, así como la presencia de moho, posiblemente por problemas en la calidad del aire. 

En el caso de que las humedades de la casa solo se produzcan en la planta baja o el sótano de la vivienda, entonces estas manchas están producidas por capilaridad debido a la acumulación de humedad en el subsuelo del inmueble. Esta clase de humedades son más frecuentes en los edificios antiguos carentes de impermeabilización. 

Tipos de humedades

Existen diferentes tipos de humedades en casa, dependiendo de su origen o causa. De esta manera, nos podemos encontrar con:

Humedades por condensación

Esta clase de humedades suelen producirse en baños, cocinas o cuartos de la plancha. Lugares donde es más factible que la concentración de humedad sea más alta. Cuando la humedad se estanca en una misma habitación, puede dar lugar a la temida condensación, así como a la aparición de hongos. Por lo general, las causas de la humedad por condensación son:

  • Una ventilación insuficiente
  • Mal aislamiento térmico en los cerramientos, al igual que en vidrios y perfiles de ventanas. 
  • Instalación de la calefacción en un lugar incorrecto.
  • Uso de la calefacción intermitente de forma errónea. 
  • Deficiencias de construcción

Para localizar la humedad por condensación debemos prestar especial atención a señales como el vaho en los cristales, malos olores, la dificultad para caldear la casa, etc. 

Humedad por subidas capilares

Las subidas capilares se producen porque el agua asciende por los materiales porosos de las paredes, atravesando los cimientos y provocando incluso el desprendimiento de bajos y zócalos.

Esta clase de humedad es similar a la infiltración lateral, salvo por la diferencia de que esta se deja ver en los pisos superiores. Las humedades por subidas capilares son peligrosas, ya que producen un desgaste acelerado de los materiales de construcción pudiendo llegar incluso a poner en peligro la resistencia estructural de la vivienda. Asimismo, esta clase de humedades pueden dañar los muebles, los equipos electrónicos, así como aumentar considerablemente la factura de la calefacción. 

Humedad por infiltración lateral en pisos bajos

Los sótanos, los garajes y las bodegas son lugares situados por debajo del nivel del suelo. Esta característica hace que sean estancias mucho más propensas a padecer diferentes tipos de humedades. Una de ellas es la humedad por infiltración lateral causada por el paso del agua acumulada en la tierra hacia los muros de construcción. Esta clase de humedad puede llegar a producir un desgaste acelerado de las paredes y juntas, arriesgando la resistencia estructural de la casa, así como daños en la instalación eléctrica, muebles, suelos, objetos almacenados, etc. 

En definitiva, estos son los indicadores de humedad en casa:

  1. Vaho en los cristales de ventanas y espejos (condensación). 
  2. Moho en las esquinas de paredes y techos (condensación).
  3. Pinturas y yesos desprendidos (condensación o filtración).
  4. Presencia de salitre en paredes interiores (filtración). 
  5. Olor a humedad. 

Consejos para combatir las humedades en casa

Como hemos visto las humedades en el hogar pueden provenir de diferentes focos. Combatirlas a tiempo es fundamental para nuestra salud y la salud de nuestro bolsillo. Toma nota de los siguientes consejos para evitar que la humedad llegue a tu casa.

Ventilación

La humedad siempre está presente en el ambiente. Por este motivo, es importante llevar a cabo una correcta ventilación de todas las habitaciones de la casa. Especialmente, de aquellas en las que más probabilidad de condensación existe. Abre las ventanas todas las mañanas para disminuir el porcentaje de humedad en el ambiente.

En el baño, dúchate si es posible con la puerta abierta o ventila bien la estancia cada vez que te duches para eliminar la condensación producida por el uso de agua caliente. Tras la ducha es importante también que limpies espejos y cristales del vaho acumulado. Hazlo con un trapo o con toallitas de papel.

En la cocina utiliza siempre el extractor de humos. Cierra la puerta de la cocina cuando estés en ella y tapa ollas y cacerolas. Si tienes una ventana, déjala siempre abierta a la hora de cocinar. En definitiva, nuestro consejo es que siempre ventiles tu casa a diario para dejar que el aire circule por todas sus estancias evitando de esta manera, el exceso de humedad en el ambiente. Y sin olvidar airear también el interior de armarios y cajones

Separar muebles

No dejes los muebles pegados a la pared. Procura que siempre quede un espacio suficiente para que exista una correcta ventilación. Tampoco te obsesiones por cubrir las humedades con cuadros, otros muebles o pintura. Si existe moho solo conseguirás acentuar el problema. Lo más recomendable es que hables con un experto en el tema para que haga un diagnóstico de la situación. Él mejor que nadie sabrá qué solución tomar. 

No tiendas la ropa dentro para evitar humedades en casa

La falta de zonas exteriores para tender la ropa hace que algunas personas no tengan más remedio que secar sus prendas en una habitación. Esto acelera la condensación de humedad en casa. Si no te queda más remedio, procura que la ventana de dicha habitación siempre esté abierta. También es de gran ayuda la colocación de un aparato deshumidificador que te ayude a recoger la humedad producida por la colada. 

Olores y manchas de humedad

Para terminar con los desagradables olores y manchas de humedad puedes optar por varios remedios caseros. Uno de ellos es el vinagre blanco. Úsalo tanto en paredes, como en baños y cocinas. Diluye el vinagre blanco con un poco de agua e introduce la mezcla en un atomizador. Agita el frasco y rocía las manchas de humedad con este preparado. 

El bicarbonato de sodio es otra de las alternativas para acabar con los malos olores y manchas de humedad. Este ingrediente tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas. Frota un poco de bicarbonato de sodio sobre las zonas afectadas por la humedad y déjalo actuar unas dos horas. A continuación, retíralo con un cepillo. Para el interior de armarios y cajones puedes hacer saquitos de tela con bicarbonato y colocarlo en su interior. 

Finalmente, tenemos otra solución natural para las temidas humedades. Se trata de la sal marina capaz de desinfectar, neutralizar olores y prevenir la aparición de moho. Su uso es el mismo que el del bicarbonato. 

Bórax

El bórax es un preparado químico presente en gran cantidad de productos. Su efecto no es tan agresivo como el de la lejía, pero sí es igual de efectivo. Estamos ante un mineral natural de la clase de los boratos, con importantes capacidades limpiadoras y desinfectantes. Su aspecto es similar al de un cristal blanco y se disuelve fácilmente en agua. Para su preparación es necesario el uso de guantes. Diluye una cucharada de bórax en dos litros de agua y aplícalo directamente sobre la humedad con un cepillo. Déjalo actuar durante media hora y retira el exceso con un trapo limpio. 

Cómo solucionar un importante problema de humedades en casa

Existen humedades que solo tienen solución por medio de una buena reforma. Por ejemplo, cambiando las ventanas, añadiendo a las paredes un buen aislante, protegiendo los techos, etc. Para ello, es necesario la contratación de un equipo profesional experto en humedades. En Reformadísimo trabajamos con los mejores especialistas en el tratamiento de humedades, tanto interiores como exteriores. Para ello, estudiamos a fondo tu caso con una visita previa a la vivienda. Allí analizamos los diferentes tipos de humedad que puedan existir en tu casa para elegir la mejor solución en cada uno de los casos. A continuación, elaboramos un presupuesto sin compromiso adaptado a tus necesidades. Así de rápido y sencillo. Recuerda que la presencia de humedades en casa no solo aumenta el gasto de energía, sino que además puede poner en riesgo la salud de tu familia. Contacta con nosotros y pídenos información sin compromiso

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat