¿Quién no ha soñado con un vestidor en el dormitorio? Todos deseamos tener el espacio suficiente para guardar la ropa de manera amplia y ordenada. Si tienes una habitación, puedes crear tu propio vestidor. En Reformadísimo te enseñamos todo lo que necesitas saber para cumplir tu sueño, tanto si tienes un cuarto grande como pequeño. Toma nota. 

Qué es un vestidor en el dormitorio

Para evitar posibles confusiones, lo primero que vamos a hacer es aclarar el concepto de tener un vestidor en el dormitorio. Aunque no lo parezca existe cierta confusión a la hora de definir esta palabra. Algunas viviendas se anuncian con el cebo de “habitación que incluye vestidor” cuando en realidad lo que hay es un armario grande fuera del cuarto. Es aquí donde llegan las decepciones. 

Un vestidor es una habitación aparte para vestirse y guardar la ropa. Así que, por muy grande que sea un armario, si no puedes entrar en él para vestirte, jamás podrá tener la categoría de vestidor. 

Tipos de vestidores

Ahora que ya sabemos exactamente qué es un vestidor, es momento de ahondar en su tipología para que puedas elegir el que mejor se ajusta a la amplitud de la habitación, así como a tus necesidades. En este sentido, podemos diferenciar vestidores con base en dos premisas: el espacio y la decoración o el estilo. 

Vestidores en función del espacio

Lo cierto es que no podemos hablar de tipos de vestidor en concreto. El espacio que tengamos disponible marcará un estilo u otro. De esta forma, nos podemos encontrar con vestidores:

  • En forma de U.
  • En forma de L.
  • Vestidor – tocador. 
  • Abiertos. 
  • Cerrados.
  • Semicerrados.
  • Con isleta. 

La verdad es que las posibilidades son numerosas teniendo en cuenta que un vestidor puede encajar a la perfección en cualquier espacio libre. Incluso en las zonas de paso

Vestidores en función de la decoración 

Si ya tienes claro que quieres un vestidor en el dormitorio, lo más habitual es diseñarlo según la decoración presente en él. ¿Qué estilo encaja mejor? Vamos a ver las diferentes opciones:

Vestidor Moderno

Este es el vestidor que cumple con las claves de un estilo minimalista en el que se apuesta por el color blanco y las líneas simples. Lo bueno de este estilo es que lo puedes combinar con otros colores para lograr un contraste llamativo que no rompa con sus rasgos originales. Los vestidores modernos suelen tener forma de L con un amplio espejo que amplía aún más la sensación de espacio. ¿Quieres que tu vestidor parezca aún mayor? Coloca puertas de cristal. El vidrio es todo un símbolo atemporal del estilo minimalista y contemporáneo que te permitirá acceder visualmente a su interior. 

Vestidor urbano

El urban style es un estilo muy de moda en el que se combinan la madera y el metal como elementos decorativos. Puedes optar por diseñar un vestidor en el dormitorio de madera y rebajar su efecto con tiradores de metal, cajones metálicos, sillas y otros elementos decorativos que te recuerden a la ciudad. ¿Qué te parece un vinilo al fondo de tu vestidor para darle el toque urbano final? 

Vestidor clásico

Dicen que lo clásico nunca pasa de moda y eso es porque los gustos perduran en el tiempo. Si eres de los que apuestan por un estilo de toda la vida, entonces te recomendamos un vestidor en forma de U, con mucho espacio disponible. Además, este estilo permite muchas combinaciones decorativas con las que podrás jugar para darle tu propia seña de identidad. Porque pasado y presente se pueden unir para contar una historia propia en un vestidor donde existe la amplitud, la riqueza visual y los tonos pastel

Vestidor vintage

Para aquellos nostálgicos que opinan que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor nada como un vestidor con toques decorativos vintage. Por ejemplo, muebles envejecidos o restaurados, tiradores antiguos, espejos con marcos dorados, etc. 

Vestidor industrial

Este es un estilo perfectamente combinable con el estilo vintage. Los vestidores con toques industriales nos recuerdan mucho a los años 50. Una época en la que los locales y fábricas que se cerraban se transformaban en lugares para vivir. Aprovecha un espacio sin separaciones o con paredes de piedra o cemento para dejar las instalaciones a la vista. Por último, elige una paleta de colores que respeten el comportamiento natural de los materiales que se utilizan para esta decoración. Puedes incluir colores como el marrón, el negro, el beige, el cobre, el gris, el plata, etc. 

Ahora solo tienes que observar el espacio disponible para tu vestidor y decidir cuál de estos estilos encaja mejor. Recuerda que puedes combinarlos entre sí para lograr un efecto creativo mayor. 

Ideas para vestidores pequeños

“Quiero un vestidor, pero no tengo espacio suficiente para ello”. Esta es la frase que más escuchamos en Reformadísimo a la hora de plantear una posible reforma. No obstante, existen alternativas que nos pueden ayudar a crear un vestidor donde parecía imposible hacerlo. Eso sí. Siempre siendo realistas ante la poca versatilidad que ofrecen los rincones pequeños. 

Vestidor detrás del cabecero de la cama

Sí, cómo lo oyes. Ese es un espacio muy valioso que, a menudo, dejamos sin utilizar. Si tu habitación es alargada como para separar la cama de una de las paredes, entonces podrás montar tu propio vestidor en el dormitorio. Solo necesitas 1,10 m de ancho en total para colocar un cabecero estilo murete que hará de separador. 

Vestidor en habitación contigua

A veces, tenemos una habitación pequeña seguida de otra que nos puede hacer las veces de vestidor. En estos casos, lo más aconsejable es usar una puerta corredera que separe una estancia de otra. Una será la habitación y otra el vestidor. 

Vestidor en el pasillo

Si tienes una casa con un espacio de paso entre el dormitorio y el baño, por ejemplo, entonces tienes un lugar ideal para hacer un vestidor con dos frentes que se complementan. Utilizaríamos las puertas correderas que nos dan la opción de dejar el vestidor abierto o cerrado a nuestro antojo. 

Vestidor pequeño detrás de un murete

Los tabiques que no llegan al techo son perfectos para delimitar un espacio que puede ser usado como vestidor. Para ello, solo necesitas un espacio de al menos 50 cm para moverte y puertas correderas para los armarios. 

Vestidor antes del cuarto de baño

En pasillos anchos se pueden instalar módulos de almacenaje abiertos justo antes de la entrada al baño desde el dormitorio. Esto nos permite disfrutar de un espacio independiente para cambiarnos de ropa justo después de la ducha. 

Vestidor – estudio

En muchos pisos el espacio es bastante limitado, pero eso no significa que se puedan sacar ideas de habitaciones largas y estrechas. Colocando módulos de muebles enfrentados con una mesa de despacho al final no solo tendrás un vestidor cómodo, sino también un lugar de estudio cuando lo necesites. 

Consejos a seguir para montar tu vestidor

Volvemos a incidir en este apartado en la importancia del espacio. No para su instalación, porque ya hemos visto que cualquier sitio es perfecto, sino más bien para su diseño. Los dormitorios más grandes aportarán una mayor versatilidad al vestidor. Luego elegiremos su estilo y distribución. Este es un punto que también hemos visto y que puede implicar la distribución simple, en forma de L, la distribución enfrentada, etc. 

Para que la ropa se pueda colocar sin problema es necesario tener en cuenta una serie de medidas:

  • Medida para la ropa larga: 1.60 m de altura a fin de evitar que la ropa se arrugue o se manche. 
  • Medida para chaquetas, faldas y pantalones: 1.05 m de altura será suficiente para que esta clase de ropa esté bien ordenada. 
  • Medida para la ropa corta: 75 cm – 90 cm. 
  • Medida para otras prendas: otras prendas más pequeñas pueden ponerse en cajones de 15 cm x 50 cm o en baldas de 20 cm. 
  • Medida para otros: las mantas, maletas y otros objetos necesitan de un espacio superior de al menos unos 50 cm. 

Cuánto cuesta montar un vestidor

La verdad es que todo depende de su tamaño y materiales a usar para su diseño. Si lleva puertas o es abierto. El número de puntos de luz. Si lleva espejo e isla. El número de baldas y cajones, etc. Teniendo en cuenta esto puedes tener un vestidor desde 400 € y hasta 4.000 €. Lo más recomendable en estos casos es que pidas varios presupuestos que se ajusten a las necesidades personales y de espacio del vestidor. Entre ellos, elige el que más se adapte a ti. 

En Reformadísimo somos especialistas en reformas totales. Contamos con un equipo especializado de carpinteros que pueden hacer realidad el vestidor de tus sueños. Ponte en contacto con nosotros para más información sin compromiso y te haremos llegar un presupuesto adaptado a tus exigencias. Tener un vestidor en el dormitorio te permitirá disfrutar de una mayor intimidad, espacio, orden y comodidad a la hora de cambiarte de ropa. Nunca más tendrás que buscar prendas perdidas en el fondo del armario. 

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat