Emprender reformas suele dar un poco de respeto. Especialmente, si se trata de una reforma integral y no se cuenta con mucha experiencia en modificaciones y mejoras, ya sean grandes o pequeñas, en viviendas o en locales. Lo más común es no saber por dónde empezar. O con quién contactar para realizarlas. En este caso, todos los consejos y ayudas son pocos, y todos agradecemos que conocidos o gente con experiencia nos echen una mano con pequeños trucos o atajos que llevarán al ahorro de tiempo y dinero. También a la consecución de mejores materiales y acabados.

Estos consejos también te los puede dar una empresa experta en reformas, por lo que quizá el más importante que no te darán ellos es que elijas una única empresa para encargarse de todo. Eso sí, pide varios presupuestos antes de decidirte por una, porque la diferencia puede ser bastante importante. Una vez elegida la empresa solo tendrás un interlocutor para tratar el estado de las obras, que además te podrá aportar muchos consejos útiles tanto para la obra como para que te salga más rentable, consigas acabados mejores y tardes menos tiempo en tenerlo todo listo. Pero además, puedes seguir estos consejos que no solo te ayudarán a tomar decisiones. También te evitarán problemas, conseguirás acabar con los tiempos muertos en las obras y obtendrás mejores acabados en menos tiempo. Y además, por menos dinero, como verás a continuación.

Antes de empezar con las reformas: preparativos

Cuando decides hacer reformas, estas no empiezan de sopetón a los dos días de tomar la decisión. Antes hay que planificarlas con cuidado. Decidir aspectos como quién se encargará de ellas, ver con qué presupuesto cuentas, seleccionar materiales y tipo de reforma, etc. También tienes que tener en cuenta qué permisos debes solicitar para poder realizar las obras. Pero vamos por partes.

En primer lugar tienes que decidir qué reforma quieres acometer. También debes hacer si quieres hacerla de un único elemento o, puestos a meterse en obras, merece la pena hacer algún cambio más. Puede que en principio creas que solo necesitas cambiar el suelo, pero tengas la carpintería exterior lo bastante deteriorada como para cambiarla, y ya de paso, pintar la vivienda. Con una reforma, aunque sea pequeña, una vivienda siempre se pone patas arriba. Por tanto, si aprovechas una obra para hacer algún que otro cambio más que va a ser necesario en poco tiempo, te ahorrarás otra temporada de inconvenientes. Eso sí, siempre que el presupuesto con el que cuentes lo permita.

Tanto si decides realizar una reforma actuando sobre un único aspecto como si lo haces de varios, como hemos mencionado, es aconsejable que no busques complicaciones y encargues las obras a una empresa experta en reformas. Ellos se encargarán de todo, y tomarán todas las medidas necesarias para que los trabajos terminen cuanto antes y con las mínimas molestias posibles. Pero además podrán aportar mucho a tu idea inicial. Conocen todos los trucos para agilizar los trámites, minimizar los tiempos muertos y conseguir materiales al mejor precio posible. También pueden ofrecer ideas sobre acabados, cómo acometer la obra o materiales que puedes utilizar en sustitución de los que tenías pensado en un primer momento.

También, en muchos casos, contarán con los servicios de un arquitecto o un arquitecto técnico. Necesitarás contar con ellos en caso de que las reformas sean de bastante envergadura, vayas a hacer modificaciones en la estructura de la vivienda o el cambio en ella vaya a ser integral. Serán los que se encarguen de analizar si las obras que quieres hacer son factibles. Por ejemplo, si un muro puede tirarse o no, ya que si se trata de un muro de carga no se puede eliminar. Al hacerlo afectarías a la estructura del edificio y comprometerías, entre otras cosas, su estabilidad. Además, en los casos en los que tiene que intervenir un arquitecto siempre es necesario dibujar unos planos detallados de cómo quedará la vivienda tras las obras. No solo para utilizarlos en los trabajos de reformas. También porque será necesario presentarlos para la consecución de los permisos municipales.

¿Qué permisos se necesitan?

Aunque las reformas y modificaciones que vayas a hacer te parezcan pequeñas, en la mayoría de casos necesitarás contar con el permiso municipal correspondiente. Eso sí, en función de lo que vayas a hacer tendrás que pedir el de obra menor o el de obra mayor. En otros casos, y siempre en función del municipio en el que vayas a hacer las reformas, tan solo tendrás que efectuar una comunicación de las obras. O, si la obra es algo tan sencillo como pintar las paredes de tu casa, en muchos sitios no tendrás que hacer nada. Eso sí, antes de nada conviene que te informes en tu Ayuntamiento. Pero en general, además del pintado de paredes, los alicatados con azulejos, el cambio del suelo o el raseado de las paredes no requieren ningún tipo de comunicación o permiso.

Otras, como el cambio de instalaciones de luz o agua, aunque no en todas las localidades, si requieren en muchos casos, al menos, que en el ayuntamiento haya constancia de ello. Todo lo que exceda de esto necesitará un permiso, o al menos una comunicación. A este último caso pertenecen reformas como la sustitución de ventanas o persianas, y modificaciones de tuberías o sistemas de calefacción. Eso sí, ten cuidado porque en algunas localidades hay que comunicar cualquier tipo de modificación que se haga en una vivienda. Incluso pintar una habitación.

Realizar una comunicación de obras es sencillo. Basta con entregar un formulario cumplimentado en el ayuntamiento, junto con algo de documentación que te solicitarán en el momento de su presentación, como un plano o memoria de la obra. También tendrás que pagar una tasa. Pero si la obra es algo mayor, y no implica cambios en la estructura de la vivienda ni es compleja, tendrás que pedir un permiso de obra menor. También para hacer varias obras pequeñas que solo requieran individualmente una comunicación al mismo tiempo en una casa.

En este caso tendrás que rellenar la solicitud del permiso, lo que en muchos casos podrás hacer a través de Internet, como sucede en el Ayuntamiento de Madrid, y que tendrás que pedir antes de empezar las obras. Pero no mucho antes, porque se suele conceder en un máximo de dos semanas. Para obtenerlo hay que presentar el presupuesto total de la obra, puesto que será necesario abonar una tasa, que será un porcentaje pequeño de la misma.

Si las reformas implican modificaciones en la estructura, o son de gran envergadura, lo que sucede con las reformas integrales, tendrás que pedir un permiso de obra mayor. En algunos casos tendrás que hacer la petición de manera presencial, aunque también podrás hacerlo online en muchos casos. Además de la solicitud hay que presentar los planos de la obra, el proyecto y una memoria de dicho proyecto. Estos elementos tendrán que estar realizados por un arquitecto o arquitecto técnico obligatoriamente.

Además de esta documentación tendrás que pagar la tasa de urbanismo, que es fija, aunque asegúrate de si existe como tal o no en tu ayuntamiento. También el ICIO, que es el Impuesto de construcciones, instalaciones y obras; y depende del presupuesto de la obra. Será como mucho un 5% del mismo. Aparte de eso, también tendrás que tener paciencia, puesto que este permiso tarda más en concederse, y puede demorarse un par de meses.

Consejos para agilizar y optimizar las reformas

Uno de los consejos que más escucharás a la hora de emprender reformas, sobre todo si son grandes, es que elijas bien la época en la que las emprenderás. En muchos casos, a no ser que la reforma sea pequeña, implican incomodidades en casa. O directamente que la vivienda no se vaya a poder utilizar un tiempo. Por eso es aconsejable que las hagas coincidir con un periodo de vacaciones en el que vayas a marchar fuera. O bien con un viaje de trabajo de unos días si no es una obra larga. Así evitarás molestias. O tener que buscar alojamiento para unos días. Si es una obra de gran envergadura, como una reforma integral, tardarás más tiempo en terminarla. La empresa de reformas podrá acotar cuánto tiempo tardarán en terminar y en muchos casos con unas semanas de vacaciones estará casi terminada. O incluso completamente lista. También están de moda las Reformas Low Cost.

En cualquier caso, planifica siempre la obra al milímetro para evitar descuadres. Y hazlo siempre de acuerdo con la empresa que se va a encargar de todo. Porque ellos, una vez examinada la vivienda y conscientes de lo que quieres hacer, sabrán con bastante precisión cuánto puede llevar cada proceso. Así podrán hacer los ajustes necesarios para perder el menor número de días posibles y gestionar el trabajo de los distintos grupos de operarios.

Estos son algunos consejos básicos para reformas que te ayudarán a evitar problemas. Pero también a ahorrar dinero, a agilizar las obras y también a tener los menores quebraderos de cabeza posibles. Pero esto no implica que quien vaya a encargarse de las reformas no pueda darte más. Seguro que sí, así que ¡escucha sus consejos para que las reformas vayan lo mejor posible!

Contenido validado por María Luisa De La Rubia
Socia Fundadora en Reformadisimo