En este post os hablaremos acerca de cómo reducir y ahorrar al máximo el consumo de agua en el baño.
En el cuarto de baño se gasta un 70% del consumo total de agua en una vivienda. En este sentido, dentro de ese porcentaje, el 30% corresponde al inodoro, otro 30% a la ducha y, por último, un 10% al lavabo. Existen diferentes formas de evitar gastos innecesarios de agua en el baño y si las ponemos en práctica conseguiremos reducir la factura y, además, contribuiremos en la conservación del medio ambiente.

Vamos a hacer hincapié en dos ámbitos: por un lado, daremos una serie de consejos prácticos para llevar a cabo en nuestro baño; y por otro, mencionaremos soluciones técnicas, que necesitan algo más de presupuesto, pero que debemos tener en cuenta en caso de llevar a cabo una reforma de nuestro baño, y así introducir alguno de esos elementos.

ducha

Consejos prácticos:

  • Si no contamos con un sistema de doble descarga en el inodoro, una vieja solución para ahorrar agua en cada descarga de la misma (unos 1.5L ) es introducir una botella llena de agua (para evitar que flote) en el depósito de la cisterna. De esta forma cada vez que usemos el inodoro, se ahorrará 1.5L, ya que el espacio que ocupa la botella, no se consume nunca.
  • Relacionado con lo anterior, no debemos utilizar el WC como papelera, puesto que cada vez que lo hacemos, se gasta inútilmente unos 9-10L (la capacidad de la cisterna).
  • Debemos detectar si existen fugas tanto en el inodoro (éstas pueden suponer unos 200.000L de agua al año) como en los grifos del lavabo y de la ducha.
  • Se utilizará la ducha en vez de darnos un baño, ya que un baño supone más del doble de litros de agua que la ducha. Además, ésta deberá ser lo más rápida posible.
  • Y para terminar, debemos cerrar el grifo el máximo tiempo posible mientras nos afeitamos, cepillamos los dientes, lavamos las manos y mientras nos duchamos al enjabonarnos.

Soluciones técnicas: 

Estas soluciones están directamente relacionados con la grifería, sanitarios y diseño de nuestro baño, por lo que conllevan un coste, si bien las podemos llevar a cabo cuando realizamos una reforma en nuestro baño, o cuando necesitamos cambiar algún elemento del mismo.

  • Respecto al inodoro, si bien se vienen fabricando desde hace muchos años, nos encontramos los que cuentan con doble pulsador. Como ya sabemos, esta solución cuenta con dos opciones a la hora de descargar la cisterna: una de ellas permite vaciar la mitad de la capacidad, y la otra su capacidad total, según convenga. Hoy en día, la gran mayoría de nuestros hogares cuentan con esos inodoros, si bien no es el caso, se puede llevar a cabo el consejo mencionado en el apartado anterior (introducir una botella en el depósito de la cisterna) para conseguir reducir ese consumo.
  • Siguiendo con los inodoros, otra solución existente es el sistema de interrupción de descarga. Esto permite un paro voluntario de la descarga volviendo a pulsar el botón, lo que implica un ahorro considerable de agua.
  • En lo referente a lavabos o duchas, podemos instalar reductores de caudal lo que supone entre un ahorro de entre el 18% y el 50%. Los reductores de caudal son dispositivos que se colocan en la boca de los grifos para reducir la salida del agua.
  • También para los lavabos nos encontramos con los aireadores. Estas pequeñas piezas reducen el gasto de agua a gracias a su mecanismo que mezcla el agua con aire. Si bien aunque el caudal disminuye la sensación de cantidad no varía.
  • En lo referente a la grifería, es conveniente sustituir los grifos de tipo ruleta por grifos monomando ya que el grifo con ruleta que es el convencional no es el tipo de grifo más adecuado en lo que ahorro de agua se refiere.
  • Y para la ducha, la grifería más adecuada es la termostática, puesto que regulan rápidamente la temperatura del agua, evitando dejar correr cantidad de agua esperando a que salga caliente.

 

Para terminar, haremos mención a algunos elementos que están desarrollando para reutilizar el agua de la ducha o del lavabo, para el inodoro puesto que es el aparato que mayor consumo conlleva. Entre esos elementos nos encontramos:

  • Lavabo e inodoro en una sola pieza: En este caso el agua que se ha utilizado en el lavabo para llenar el depósito de la cisterna. Además une ambos sanitarios en una sola pieza, permitiendo ganar espacio en los baños más pequeños sin por ello renunciar al diseño, algo que echábamos bastante de menos en propuestas parecidas.
  • Ducha ecológica: Tan simple como recuperar el agua usada en la ducha y, luego después de filtrarla, usarla para llenar el estanque del W.C. Este invento permite ahorrar hasta un 40 % en el consumo de agua en nuestros cuartos de baño.
WhatsApp chat