El número de personas que trabajan desde casa es cada vez mayor. Por un lado, no son pocos los que tienen que completar parte de sus tareas laborales fuera del horario de trabajo. Por otro, cada vez hay más autónomos que trabajan desde casa. Bien porque su actividad se lo permite o porque no quieren invertir dinero en una oficina o un coworking. Eso sí, en estos casos se hace necesario hacer una reforma que cuente con un despacho en casa.

En ocasiones, el domicilio de quien lo necesita será lo bastante grande como para dedicar una habitación entera a un despacho. O al menos, una buena parte. Pero en otras, no quedará más remedio que dedicar una parte del salón o de un dormitorio a zona de trabajo.

En cualquier caso, siempre hay soluciones e ideas que pueden servir para disponer un espacio de trabajo. Idealmente, como hemos comentado, será una habitación entera. Pero si no, bastará con encontrar un espacio o incluso una esquina adecuada para ello.

Que hay que tener en cuenta para montar un despacho en casa

Lo primero que hay que tener en cuenta para montar un despacho en casa es la iluminación del espacio que lo albergará. Es importante que la habitación o la zona en la que se vaya a disponer cuente con un buen nivel de luz natural.

También es importante que cuente con suficientes enchufes. Normalmente, los que en la actualidad suelen trabajar desde casa necesitan un ordenador y otros periféricos para hacerlo. Por ejemplo, una impresora o un escáner. Por otro lado, también puede ser necesario un flexo. Así que es importante que el lugar que albergará el despacho tenga unos cuantos enchufes.

Si se trata de una habitación, será necesario pintarla o empapelarla. En ambos casos, es aconsejable hacerlo con colores suaves que fomenten la concentración. En caso de optar por el papel pintado, es recomendable que sea uno liso y claro, para que el entorno de sensación de relax.

Como es lógico, todo despacho tendrá una mesa de trabajo, y habrá que cuidar su colocación para que reciba la luz suficiente. Es probable que sobre la mesa vaya colocado un ordenador. Por tanto,  no conviene que la luz recaiga directamente sobre la pantalla. Ni que la pantalla se oponga a la ventana. Lo más recomendable será que la reciba por un lateral.

Además de la mesa, otro de los elementos más importantes del despacho será la silla de trabajo. Hay que elegir una cómoda, y a ser posible, que tenga el respaldo alto.  Así reducirás bastante los dolores de espalda. Si optas por una con ruedas, hay que tener en cuenta que debe tener suficiente espacio despejado para poder moverse con ella.

Al trabajar con documentos y libros, conviene que el despacho tenga una o varias estanterías en las que colocar todos los documentos y textos. Así estarán a mano en caso de que los necesites. Y si utilizas impresora y/o escáner, habrá que colocarlos sobre otra mesa. A ser posible, distinta de la de trabajo.

reforma despacho

Estos son los elementos básicos que debe haber en un despacho en casa. Si quieres y tienes espacio, también puedes incluir un sillón y una mesa auxiliar, o un pequeño sofá.  De esta manera, contarás con un espacio diferenciado del de trabajo para poder revisar documentos. O simplemente, para descansar un rato.

Un despacho en casa si no hay una habitación libre

En caso de que no haya una habitación disponible para utilizarla como despacho, habrá que conformarse con un rincón. Elige una zona con buena iluminación lateral. También ha de contar con enchufe y un área lo bastante despejada como para situar un escritorio pequeño y una silla de oficina.

También se puede optar por colocar un tablero abatible en la pared como mesa. Esto es posible si trabajas con pocos papeles y documentos. Y si utilizas un ordenador portátil, que se puede guardar tras terminar la jornada de trabajo.

En caso de no contar con niños en casa, puede servir una zona del salón. En caso contrario, será mejor ubicarlo en el dormitorio. De otra manera, la concentración durante el trabajo será bastante más complicada. En cualquier caso, hay que buscar un área en el que te puedas aislar completamente. Si lo consigues, te concentrarás mejor y evitarás interrupciones.

En caso de que ni siquiera haya un trozo de pared libre para situar el mobiliario de trabajo, puedes optar por colocarlo en una esquina. A pesar de que puede parecer imposible, gracias a las soluciones de muebles de oficina  para espacios pequeños desarrolladas por varios fabricantes de muebles, se puede conseguir.

Son escritorios esquineros con estanterías sobre la parte superior de la zona destinada a mesa. Esta se puede cerrar dejando dentro el ordenador cuando se acaba el trabajo. Así, se aprovechará al máximo el espacio, al mismo tiempo que se dispone de un área específica como despacho en casa.

 

WhatsApp chat