Por mucho que intentes retrasar una obra en tu casa, al final, llega el momento de tener que iniciar una reforma. Esto supone molestias para tu familia y para aquellos que residen en tu mismo edificio. ¿Cómo puedes evitar problemas por reformas con los vecinos? Estos son nuestros consejos para que tu obra sea lo menos problemática para todos.

Nunca empieces la casa por el tejado

Hacer las cosas bien supone minimizar los problemas por reformas con tus vecinos. Avisa a la comunidad de tu intención de iniciar obras en tu casa. Habla con el presidente y explícale el tipo de reforma que necesitas hacer en la vivienda. Este primer paso te evitará muchos inconvenientes con tus vecinos.

La Ley de la Propiedad Horizontal establece que cualquier propietario puede reformar su casa, siempre y cuando esta obra no implique la modificación y seguridad de la estructura del edificio. Respetar los derechos de los vecinos y avisar a la comunidad entra también dentro de las obligaciones del artículo 7.1.

Teniendo las cosas bien atadas desde el principio te podrás ahorrar muchas molestias. De todas maneras, tus vecinos podrían oponerse a la ejecución de tu obra. Para que esto no suceda es importante que además sigas estas otras recomendaciones. Presta atención.

Solicitud de todos los permisos para la reforma

A la hora de reformar tu vivienda necesitarás una serie de permisos que te evitarán problemas con los vecinos. Infórmate en tu Ayuntamiento sobre las licencias de obra que son necesarias según el terreno de la construcción de la vivienda al que pertenece. Esto es debido a que cada consistorio tiene diferentes tipos de permisos según la clase de reforma a realizar en una casa. Por ejemplo, una obra que requiera la modificación de la distribución de tu casa necesitará una licencia de obra menor.

Contratar a un arquitecto es una buena solución, no solo para encontrar el mejor diseño del espacio en la vivienda, sino también para evitar problemas legales. Este profesional actuará siempre respetando el Código Técnico de la Edificación (CTE). Gracias a esta figura, evitarás posibles multas por parte del Ayuntamiento, al tiempo que minimizarás los inconvenientes con la comunidad de vecinos.

Cómo evitar las quejas por ruido de tus vecinos

Todos sabemos que las obras son necesariamente molestas. Es muy difícil hacer una reforma sin hacer ruido. Lógicamente, esto supone una molestia para ti y tus vecinos. A fin de evitar quejas por ruidos, así como una posible denuncia es fundamental que tengas en cuenta los horarios de trabajo.

La normativa dicta un horario para llevar a cabo obras en casa:

  • Días laborales: de 8 de la mañana y hasta las 21 horas. El uso de maquinaria solo se permitirá hasta las 20 horas.
  • Fines de semana o festivos: de 9.30 de la mañana y hasta las 21.30 horas.

Asimismo, necesitas tener en cuenta otros aspectos durante la reforma que tienen que ver con el nivel de ruido permitido por la legislación. Para evitar problemas por reformas con los vecinos debes prestar atención a las molestias acústicas que genere la propia obra. Durante el día (de 8 a 21 horas) los trabajos nunca deben superar el umbral de los 35 dB y por la noche (de 22 horas a 8) el de los 30 decibelios.

Respetar el horario de las obras en una comunidad es una de las claves para reducir los conflictos con los vecinos.

Escombros y suciedad causada por reformas

Otra de las quejas más habituales de los vecinos es la suciedad que se genera al realizar una obra. Es lógico que un proyecto de esta clase produzca polvo y escombros. Por otro lado, las zonas de acceso y ascensor se llenan de cemento, pisadas y polvo. Las ventanas de tus vecinos se ensucian día sí y día no. ¿Qué puedes hacer?

Lo más adecuado es cubrir la entrada del portal con cartones que tendrán que ser cambiados cada poco. Habla con los responsables de tu reforma para que dejen todo como estaba al principio, especialmente en las zonas comunes.

En el caso de que tu obra produzca escombros respeta su horario de recogida. Avisa a tus vecinos de los días y la hora en que estos van a ser recogidos. De esta manera, podrán cerrar sus ventanas evitando así, la entrada de polvo y suciedad a sus casas. Son pequeños detalles que mantendrán las aguas calmadas.

Desperfectos ¿qué hago?

Sin querer, a veces, las reformas implican perjuicios a otros. Los desperfectos son motivos de quejas por parte de los vecinos. Nuestro consejo para evitar conflictos de este tipo es contratar un seguro de obra que cubra con los daños a terceros.

Es importante que sepas que el seguro de hogar no cubre esta clase de desperfectos, ya que no están relacionados con el uso habitual de tu casa. Se trata de una excepción por obras. Un seguro adicional de construcción u obra te permitirá lidiar con esta clase de problemas.

Haz que los encargados del proyecto protejan las zonas comunes y pide disculpas ante cualquier daño causado por la reforma. Una actitud calmada y predispuesta siempre ayudará a afrontar las quejas de tus vecinos. En el momento en el que un daño se produzca hazte responsable de él. Habla con el vecino perjudicado para informarle de que pondrás solución de inmediato. Si la comunidad es consciente de que trabajas con un seguro lo más probable es que se muestren comprensivos.

La importancia de contratar a una empresa profesional

Contar con una empresa especializada en reformas te ayudará a lidiar con tus vecinos. Las empresas como Reformadísimo nos encargamos de todo. Ya no tendrás que empezar a contratar a trabajadores por separado. Nosotros disponemos de un equipo con amplia experiencia en toda clase de obras (carpinteros, electricistas, arquitectos, diseñadores, etc.)

Asimismo, trabajar con una empresa profesional implica el cumplimiento de la normativa. En Reformadísimo siempre trabajamos con todos los permisos obtenidos, así como con una total garantía. Por otro lado, los plazos de ejecución siempre son respetados. De esta manera, tus vecinos no tendrán que soportar más molestias de las necesarias.

Por otro lado, las quejas por desperfectos tendrán siempre respuesta. Las empresas de reformas como la nuestra trabajan siempre con un seguro de obras. Esto es una garantía añadida ante posibles daños a terceros. Las personas que se dedican a las reformas de manera profesional somos conscientes de lo que esta clase de proyectos pueden suponer para una comunidad de vecinos. Cumplimos con los horarios de trabajo y recogida de escombros, respetamos los niveles de ruido permitimos y protegemos las zonas comunes para evitar daños.

Procura conocer a las personas responsables de tu obra, especialmente, al encargado y responsable de la misma. Las empresas profesionales como Reformadísimo cuentan siempre con un jefe de obra. Con él, es con quien debes comunicarte siempre para cualquier problema con tus vecinos. No tendrás que recordarnos constantemente que estamos trabajando dentro de una comunidad, ya que estamos acostumbrados a tener que hacerlo. Conocemos todas las normas y las respetamos.

Estas son las ventajas de contar con una empresa profesional de reformas integrales:

  1. Ahorro de tiempo y dinero.
  2. Mayor calidad y responsabilidad.
  3. Comodidad y practicidad.
  4. Seriedad y asesoramiento personalizado.

Contratar a una empresa especializada en reformas no solo te ahorrará problemas, sino también dinero. Los profesionales de Reformadísimo conocen a la perfección el mercado. Por lo tanto, siempre podrán disponer de los mejores precios en materiales. Asimismo, te ofreceremos el mejor asesoramiento para que puedas sacar el mayor partido al espacio de tu vivienda.

Finalmente, los problemas por reformas con los vecinos serán mucho más livianos. Siempre trabajamos con todos los permisos y licencias. Además, estamos acostumbrados a tener que lidiar con comunidades para el desarrollo de esta clase de proyectos. Las quejas son habituales antes, durante y después de las obras. Prevenir antes de curar siempre es la mejor solución.

Conclusión

Llevar a cabo una obra en tu casa del calibre que sea siempre es un incordio. No obstante, para mejorar la calidad de vida de tu familia es necesario hacer determinados cambios cada cierto tiempo. Una reforma además, implica aumentar el valor de tu casa. Una vez tomada la solución es momento de tratar de evitar problemas con los vecinos:

  • Habla con el presidente de la comunidad e infórmale de tu proyecto.
  • Solicita todos los permisos y licencias.
  • Contrata un seguro que cubra posibles desperfectos a terceros.
  • Cumple con los horarios de trabajo para evitar molestias por ruido.
  • Protege y limpia las zonas comunes.
  • Avisa de la recogida de escombros a tus vecinos.
  • Contrata a una empresa especializada en reformas integrales.

Si necesitas más información para llevar a cabo una obra en tu casa no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Somos trabajadores con una amplia experiencia en el sector de las reformas. Estudiaremos tu proyecto y te ofreceremos un presupuesto adaptado a tus necesidades. No permitas que tu obra sea un problema y deja que esta sea la mejor inversión de tu vida.

WhatsApp chat