El salón es uno de los lugares de la casa donde más tiempo pasamos. Esta es una de las razones por las que es importante organizar bien su espacio. El objetivo es evitar zonas muertas que puedan ser aprovechadas para diferentes usos. La distribución de espacios es fundamental si quieres un salón cómodo y funcional. Presta atención a la siguiente guía de consejos que hemos preparado para ti.

Medidas a tener en cuenta para distribuir un salón

Es lógico que al principio te sientas un poco abrumado y no sepas por dónde empezar. Antes de nada, necesitarás coger un metro para medir el espacio exacto de tu salón. Solo de esta manera, tendrás una visión real de lo que ocupa este lugar en la casa. Para ello, no debes olvidarte de medir cada uno de los rincones y paredes. El objetivo no es otro que encontrar la armonía en un espacio definido.

No olvides que en la distribución de espacios es importante prestar atención a las necesidades de cada familia. Una vez que hayas tomado las medidas de tu salón, piensa en la función que quieres que cumpla (ver la televisión, leer, jugar con los niños, dormir la siesta, hacer reuniones familiares, etc).

A continuación, te dejamos las medidas que debes tener presentes en la distribución de tu salón:

  • Si tienes un salón cuadrado en el que deseas poder hacer todo lo que hemos comentado anteriormente, necesitarás poder dibujar un círculo 2,5 metros de diámetro como mínimo. La decoración del espacio se realizará a partir de un punto focal o un lugar de referencia.
  • Muchas veces queremos poner más de un sofá en nuestro salón, pero no sabemos si el resultado será el buscado. Para saber si puedes poner solo un sofá o más, debes tener en cuenta el espacio. Si quieres tener varios sofás o butacas colocadas una enfrente de la otra, necesitas disponer de 4 metros de ancho y 150 cm de separación entre ellos. Por el contrario, si tu salón es más bien alargado, una buena idea es colocar un solo sofá estilo chaise longue, aunque para ello necesitarás unos 3 metros de ancho como mínimo.
  • Otra medida importante que no puedes olvidar es la de las zonas de paso. En un salón siempre tiene que haber como mínimo 80 cm libres, pudiendo llegar a ser 100 cm en el caso de tener armarios con cajones. De esta manera, podrás disfrutar de un salón cómodo y sin obstáculos. En el caso de que quieras colocar una mesa central, debes dejar una distancia entre esta y el sofá de unos 40 cm.
  • La ubicación de la televisión es otro punto clave en la distribución del salón. Por cada 10 pulgadas de televisión tienes que dejar unos 50 cm de separación con respecto al sofá. Tu vista te lo agradecerá.

Por último, si dispones de un salón – comedor también tendrás que tomar medidas de su espacio. Lo más habitual en esta combinación de estancias es su distribución en línea o en forma de “L”. Para sacar el mayor partido a ambos debes tener en cuenta que el comedor ha de estar lo más cercano posible a la cocina. La mesa que elijas dependerá del espacio disponible. Si tu comedor es pequeño, lo más recomendable es que optes por una mesa rectangular y extensible que pueda ser apoyada en la pared. Finalmente, el espacio que se debe dejar entre comensales debe de ser de unos 65 cm de ancho.

Tipos de distribución de espacios para salones

Una vez tomadas las medidas es hora de ponerse manos a la obra y elegir qué clase de distribución combina mejor con el espacio disponible en tu salón. Sabrás que has escogido la organización acertada si la distribución cumple con:

  • El aprovechamiento máximo de la entrada de luz natural hacia la sala.
  • No se han dejado espacios muertos.
  • Se pueden realizar movimientos cómodos en el salón.

Teniendo en cuenta estas tres claves, ya podemos plantearte algunas ideas para distribuir tu salón:

  1. Salón con planta centrada: esta organización en forma de U es una de las más habituales. En ella se crea una simetría perfecta que contribuye a la organización del espacio. Si tienes un salón con chimenea esta distribución es perfecta. Usa las ventanas también para enmarcar la colocación de tus muebles. Si vas a usar una mesa auxiliar en el centro, elige aquella cuya altura coincida con los reposabrazos del sofá.
  2. Salón con sofás en paralelo: dos sofás enfrentados son perfectos para salones con planta cuadrada. Este espacio es ideal para conversar, así como para momentos de relajación. Para llevar a cabo este tipo de distribución necesitas 3,50 metros de ancho. En este lugar irán colocados los sofás con una mesa en el centro. Recuerda dejar suficiente espacio como zona de paso. Coloca una pequeña librería o estantería abierta. El efecto es de lo más acogedor.
  3. Salón – biblioteca: si eres un apasionado de la lectura y posees una colección de libros puedes crear un salón – biblioteca. El lugar donde vayas a colocar estas joyas de la literatura será el gran protagonista de tu salón. No importa si tienes mucho o poco espacio. El truco está, una vez más, en la distribución del espacio. Un consejo, elige una butaca con reposapiés y colócala de espaldas a la luz para evitar deslumbramientos no deseados. Es importante que escojas una zona apartada de los lugares de paso. Un pequeño rincón en tu salón también puede ser una biblioteca acogedora. Completa el resto del espacio con elementos que inviten a la relajación. Usa una lámpara de pie para iluminar esta zona cuando la luz natural desaparezca.
  4. Salón con amplia entrada de luz: si tu salón posee grandes ventanales que van del techo al suelo, busca un sofá amplio con el que puedas vestir el espacio. Un sofá en ángulo o rinconera pueden ser los protagonistas de tu salón. Usa objetos textiles como elementos decorativos, así como una pequeña mesa auxiliar de apoyo. Si quieres que la ubicación de este mueble sea detrás del sofá, deberás contar con un espacio de al menos 20 cm de profundidad.
  5. Salón con zonas diferenciadas: muchas veces, se busca un espacio donde poder realizar diversas actividades. Para ello, se crean salones con zonas diferenciadas, pero conectadas entre sí. Los muebles separadores, los suelos o paredes de diferente color o la ubicación del sofá pueden ser diferentes formas de delimitar estos espacios.

En definitiva, elegir la distribución correcta es una cuestión de analizar pormenorizadamente todo lo que vas a necesitar. Haz una lista de necesidades y opta por la organización del espacio que más se adapte a tu tipo de familia.

Cómo decorar un salón para ganar espacio

En la distribución de espacios también es necesario prestar especial interés en la decoración. Un salón mal decorado puede llegar a ser un espacio mal aprovechado. Por este motivo, existen una serie de reglas de oro que hay que tener en cuenta a la hora de dar una imagen personalizada a tu salón:

  1. El mobiliario adecuado: la funcionalidad siempre debe primar por encima del diseño. Elegir correctamente los muebles del salón es el primer paso que debes dar. Si tienes problemas de espacio en tu salón, los muebles a medida son la mejor solución.
  2. Salones pequeños: el espacio ya no es una excusa para poder disfrutar de un salón cómodo y acogedor. Hoy día, existen butacas, chaise longe y sofás extensibles que pueden ser perfectos para salones pequeños. Asimismo, los pufs pueden usarse tanto de asiento como de mesa, así como de mueble para el almacenamiento.
  3. Los espejos y vinilos decorativos: estos elementos aportan profundidad y luz a la estancia. Procura colocarlos en lugares que destaquen y donde la luz natural pueda reflejarse en ellos. Por otro lado, no elijas cortinas demasiado voluminosas. Los tejidos ligeros y los estores enrollables también son una buena elección. Un truco decorativo es usar objetos metálicos o de cristal para que sus transparencias favorezcan el espacio visual.
  4. Techos sencillos: los techos demasiado recargados con molduras o escayolas no favorecen la sensación de amplitud. Lo más recomendable es que lo mantengas a una altura mínima de 250 cm. Recuerda, a veces, menos es más.
  5. El color de las paredes: no necesitas necesariamente pintar tu salón exclusivamente de color blanco. Lo que debes evitar es el uso de tonos demasiado cálidos o vivos. Si quieres usarlos, hazlo sobre la pared más pequeña y a modo de contraste. En cuestión de cromática existen numerosos trucos que te ayudarán a aumentar la sensación de espacio. Por ejemplo, una pared de fondo pintada en gris hará que tu salón parezca más alargado.

No importa si tienes un salón grande o pequeño. Si quieres un salón moderno, rústico, minimalista, vintage… Lo importante es que sepas cómo distribuir su espacio para que tú y tu familia podáis disfrutarlo al máximo. En Reformadísimo somos especialistas en la distribución de espacios. ¿Necesitas reformar tu salón? Pídenos información sin compromiso y elaboraremos para ti un presupuesto ajustado a tus necesidades.

WhatsApp chat