Reformar una casa rural
o casa de pueblo es una gran oportunidad para disponer de una segunda vivienda e incluso de un posible negocio turístico. Si dispones de una casa rústica y quieres rehabilitarla para sacarle el mayor partido posible no te pierdas nuestros consejos. Estás a un solo paso de conseguir ese toque cálido, acogedor y hogareño. ¿Preparado?

¿Por dónde empezar para reformar una casa rural?

Estamos ante un proyecto que requiere de tiempo y mucha paciencia. Hacer las cosas bien en este sentido es sumamente importante para el éxito final de la obra. Por este motivo, ,es importante realizar un estudio previo sobre el estado actual del inmueble. Este sería el primer paso que dar antes de empezar a reformar una casa rural.

Las casas de pueblo suelen tener bastantes años sobre su estructura original. Esta circunstancia hace que sea necesario realizar un análisis sobre el estado de las vigas, paredes, muros, tejado, etc. El resultado de este estudio nos ayudará a conocer qué elementos originales podremos conservar y cuales necesitarán ser renovados.

Consejos-para-reformar-una-casa-rural-o-casa-de-pueblo

Uno de los objetivos principales de reformar una casa rural es no perder su esencia rústica al tiempo que modernizamos gran parte de ella.

Establece bien tus necesidades

Antes de empezar a tirar paredes necesitas pararte a pensar qué es lo que quieres conseguir con la reforma de tu casa rural. ¿Necesitas más espacio? ¿Una nueva distribución de las habitaciones? ¿Más puntos de luz y un espacio diáfano? … Coge un papel y un bolígrafo y párate a pensar en cuáles son las nuevas necesidades a cubrir en tu casa rural.

Tal vez, quieras una segunda vivienda para pasar tus vacaciones en familia. O, quizás, necesitas convertir tu casa del pueblo en un hotel rural. Sea cual fuere tu necesidad necesitas tener claro el objetivo de la reforma. Solo de esta manera surgirán menos problemas a la hora de emprender los trabajos.

Una vez que tengas establecida tu meta es momento de reunirte con la empresa de reformas integrales que hayas contratado. Con toda la información que les des ellos podrán empezar con el diseño de los planos.

La importancia del diseño de planos

Toda obra y, más de esta envergadura, requiere del diseño de diferentes tipos de planos. Desde el plano inicial de la reforma hasta el plano de las nuevas instalaciones eléctricas y de agua.

El dibujo de estos planos nos ayudará a plasmar las necesidades que queremos cubrir con la reforma de nuestra casa rural. Por otro lado, estos documentos serán la herramienta perfecta para analizar el espacio disponible, así como establecer nuevas propuestas de distribución. Finalmente, no nos podemos olvidar de los planos que indicarán el lugar donde irán ubicadas las nuevas instalaciones de luz, calefacción y agua.

Este papeleo, innecesario para algunos, es la clave para un proyecto de reforma exitoso. Una de las principales ventajas de trabajar con planos es la posibilidad de poder realizar cambios sobre el papel. Es decir, sin necesidad de tener que tirar ninguna pared o tabique. Los expertos en reformas integrales siempre te recomendarán hacer uso de estos planos a fin de ahorrarte tiempo, dinero y disgustos innecesarios. Deposita el proyecto para reformar una casa rural en manos de un buen arquitecto y saldrás ganando.

Mantener la esencia de los materiales

Una de las ventajas que nos brinda reformar una casa rural es que podemos mantener la condición natural de sus materiales. Por lo general, estas viviendas cuentan con muros de piedra, vigas de madera, bóvedas de adobe, suelos rústicos, etc. Toda una oportunidad para rescatar la esencia y el estilo más rural con tu reforma.

Para recuperar las técnicas constructivas originales que, a veces, quedan ocultas necesitarás sacar a la luz todas las estructuras primigenias, tales como, muros de piedra y ladrillo, techos, vigas y antiguos pavimentos. Este paso te ayudará a descubrir qué partes de la casa puedes dejar sin tocar y cuáles necesitan ser restauradas.

Si hablamos de materiales necesitaremos prestar especial atención a la cubierta de la vivienda. Este es uno de los elementos con más personalidad de una casa rural o de pueblo. Se trata de que te asegures si esta estructura presenta desperfectos que puedan suponer un problema para el aislamiento de la vivienda. En el caso de que sea así necesitarás elegir materiales para su impermeabilización y aislamiento térmico. No te preocupes por si esta circunstancia puede afectar a la estética de tu casa rural. Lo cierto es que todos estos materiales quedan ocultos permitiendo que la vivienda mantenga su esencia original.

Puertas y ventanas

Otro aspecto a tener en cuenta para reformar una casa rural es comprobar el estado de la carpintería. Las ventanas en este tipo de viviendas estaban concebidas para proteger el interior del frío. Por este motivo, sus huecos son más bien pequeños y con poco espacio para la luz. Con una buena reforma puedes conseguir ventanales más amplios y luminosos que den un nuevo sentido a todo el espacio interior de la casa. Utiliza visillos ligeros que dejen entrar la luz, así como disfrutar de las vistas hacia el exterior.

Del mismo modo, es importante que compruebes el estado de las puertas de toda la vivienda. Suelen ser elementos realizados en madera de alta calidad y con adornos ornamentales preciosos. Si te gustan y están en buen estado para ser restaurados siempre podrás aprovecharlos para mantener ese toque rural dentro de tu hogar.

Lo mismo sucede con otros elementos como las escaleras. Revisa si necesitan un pequeño refuerzo, pero procura mantener su estado original. No hay nada como la combinación perfecta entre lo rústico y lo moderno.

Aprovecha el espacio con una segunda altura

Muchas casas de pueblo son de una sola planta. No obstante, la altura de sus techos es considerable. Tanto es así, que podría caber la opción de crear una segunda altura dentro de la casa. Un segundo nivel que te permitirá ganar espacio al tiempo que aprovechas los materiales y la luz para crear un entorno natural lleno de luz.

Y es que la falta de luz que predomina en las plantas bajas de este tipo de casas se puede solventar con la creación de nuevos espacios abiertos acompañados por grandes ventanales que permitan la entrada de luz natural.

La posibilidad de crear una segunda altura dentro de tu casa rural no solo despejará la vista sino que además favorecerá una mejor ventilación de toda la vivienda. Es importante que huyas de las excesivas divisiones dentro de la casa, porque podrías estar ahogando el espacio de manera que se perdiera todo el encanto y calidez de tu nuevo hogar.

El espacio exterior ¿con porche o sin porche?

Vivir en el campo nos ofrece la oportunidad de estar alejados del mundanal ruido de la ciudad para sustituirlo por la tranquilidad de la naturaleza. Abrir la puerta de casa y respirar directamente el aire puro. Si dispones de una pequeña finca con espacio suficiente para añadir un porche no lo dudes.

Son espacios que te aportarán momentos inolvidables tanto en invierno como en verano. Hoy día, existen diferentes opciones para poder sacar partido a estos espacios sin importar el clima. Aprovecha los tejados inclinados o planos de tu casa para poder construir un porche debajo de ellos. No renuncies a esta opción por miedo a pasar frío. Siempre puedes optar por un porche cerrado o semi abierto acompañado de una buena calefacción.

Personalidad única gracias a la decoración

La decoración de interiores es un aspecto fundamental para darle el toque final a la reforma de tu casa rústica. Se trata de conseguir respetar la esencia de la construcción realizando pequeños guiños rurales también con la decoración.

En este sentido, te recomendamos que apuestes por los colores y texturas naturales. Ten en cuenta que el mobiliario que elijas va a tener un papel muy importante en el conjunto global de la reforma de tu casa rural. Por esta razón, si puedes restaurar muebles originales y darles tu toque personal mucho mejor. Aprovecha el espacio, así como el encanto de los materiales naturales para lograr ese toque personal y cálido.

Puedes darte una vuelta por mercadillos y tiendas de antigüedades en búsqueda de esos elementos decorativos perfectos para tu nueva casa de campo. En ellos, siempre podrás encontrar esos objetos que aportarán un toque rústico a la decoración del interior. No se trata de que llenes toda la casa de objetos decorativos antiguos, sino de que encuentres el equilibrio perfecto entre los elementos modernos que hayas podido incorporar y aquellos otros que forman parte de la historia de la vivienda.

Finalmente, te aconsejamos que siempre cuentes con la profesionalidad de empresas expertas en reformas como Reformadísimo. No solo estarás abaratando tu obra, sino que además ahorrarás tiempo y posibles problemas posteriores.

Confía en la experiencia de personas como nosotros y pon tu proyecto en buenas manos. Y si tienes cualquier duda no tengas problema en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte a reformar tu casa rural o de pueblo.

 

WhatsApp chat