Cuando realizamos una reforma integral en nuestra vivienda, siempre tenemos en cuenta que debemos renovar las instalaciones tradicionales, como son la electricidad, fontanería, calefacción… y uno de los factores que nos llevan a esta renovación es el ahorro energético, es decir, una instalación antigua siempre tendrá más consumo y perdidas que una actualizada.

Pero, ¿por qué no dotamos a nuestra vivienda de una nueva instalación que nos permita aumentar ese ahorro energético, además de seguridad y confort? Esa instalación sería una instalación de Domótica, que consiste en un conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda, integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas, es decir, una nueva instalación integrada en nuestra vivienda que nos permite controlar el resto de instalaciones y los aparatos electrónicos de uso diario.

Domotica

Los servicios más importante que nos aporta una instalación de este tipo son:

  • Ahorro energético: regulación temperatura, control de la iluminación, gestión de los consumos de cada electrodoméstico y de la potencia contratada, etc.
  • Seguridad: custodia y vigilancia frente a la intrusión, la inundación, el fuego, los escapes de gas, alarmas para gente mayor que se ha caído, etc.
  • Comunicaciones: acceso a Internet, comunicación interna y externa de datos.
  • Confort: programaciones horarias calefacción, escenarios luminosos, riego automático, apertura y cierre de toldos y persianas, etc.

Esto que parece tan complejo, no lo es. Si en estos momentos la inmensa mayoría de las personas usamos un teléfono móvil, ordenador, Tablet, etc. y con ellos realizamos una serie de gestiones que nos ayudan y facilitan ciertos aspectos de la vida diaria (compras, reservas…), la base de los sistemas domóticos es lo mismo, podremos controlar y programar nuestras instalaciones y electrodomésticos tanto desde fuera como desde dentro de nuestra vivienda, adaptándolo a nuestros horarios y necesidades.

La complejidad de su uso varía igual que en cualquier aparato electrónico, y cada uno podrá elegir el que se adapte a sus necesidades, ya sea en prestaciones como en control, desde pequeños sistemas accionados por interruptores similares a los de la instalación eléctrica a centrales táctiles. Lo mismo ocurre con su precio, según el grado de domotización que queramos dar a nuestra así será su coste, pero una de las ventajas de esta instalación es que es “ampliable”, lo que significa que se le pueden ir añadiendo funciones de acuerdo con las necesidades cambiantes de cada usuario, proporcionando a cambio ahorros energéticos de hasta el 70% en iluminación y el 50% en climatización.

Estos sistemas se pueden aplicar a todo tipo de viviendas, ya sean apartamentos como a casas unifamiliares y tanto a primeras viviendas como a segundas viviendas en la playa, en zonas rurales o en las montañas.

Todos podemos tener una vivienda inteligente que nos ayudará en la vida diaria, ya seamos una familia joven, cuya primera preocupación es el ahorro de tiempo, como a gente mayor que principalmente se preocupa su salud y seguridad, por un precio inferior a cualquier renovación de instalación tradicional, pero siempre teniendo en cuenta que a medio plazo la inversión realizada se recupera debido al ahorro energético que nos dará.

 

WhatsApp chat