Las terrazas o azoteas transitables pueden derivar en problemas de humedades. Para impermeabilizar la terraza durante una reforma existen varios métodos realmente efectivos. Lo común de todos ellos es que siguen un mismo proceso para ser llevados a cabo. Estos son algunos consejos para impermeabilizar una terraza y acabar de una vez por todas con el riesgo de humedad.

Preparación del suelo de la terraza o azotea

Con el tiempo el suelo de las terrazas tiende a desgastarse. Las juntas dejan de hacer su trabajo correctamente y comienzan a aparecer las filtraciones hacia el piso inferior. Ha llegado el momento de impermeabilizar la terraza no solo para darle una nueva cara, sino para hacerla más resistente frente las humedades.

Antes de ponernos manos a la obra, lo primero que recomendamos hacer es una buena preparación del suelo de la terraza o azotea. No importa si ya ha sido pintado con anterioridad o si ya tiene baldosa puesta. Se necesita de una buena limpieza del mismo antes de proceder a su impermeabilizado.

Para comenzar, eliminaremos todos los rastros de musgo, malas hierbas y suciedad acumulada en las juntas. Después, aplicaremos un detergente especial para tejados, suelos y fachadas. Esto nos ayudará a matar todas las raíces y a dejar el suelo listo para su tratamiento de impermeabilización.

Por último, es fundamental abrir el poro eliminando los restos de pintura antigua. Si no, es muy probable que con el paso del tiempo, ésta se levante.

Atención a los puntos singulares de la terraza

El 90% de los fallos en la impermeabilización de una azotea o terraza se deben a los conocidos como puntos singulares. Es decir, los sumideros, los desagües, los encuentros entre parámetros, juntas de dilatación, muros verticales, los márgenes perimetrales, etc. Para que estos puntos no se nos escapen es importante contabilizarlos y señalarlos de manera adecuada. Este estudio previo nos ayudará a determinar el grado de riesgo de filtración que tiene cada zona.

Finalmente, también tendremos en cuenta la propia pendiente de la cubierta y su correspondencia con los diferentes sumideros. En este caso, se marcarán las zonas donde es posible que el agua no corra produciendo su acumulación y, por consiguiente, un mayor riesgo de filtraciones.

Diferentes materiales para impermeabilizar la terraza

A la hora de impermeabilizar la terraza o azotea existen diferentes maneras de hacerlo en base a los materiales usados. Estos son los más utilizados:

1.- Pintura impermeabilizante

Se trata de un líquido de caucho acrílico transparente que sirve para reparar las filtraciones de una terraza. Este producto es sencillo de utilizar y su uso es únicamente para sellar aquellas pequeñas fisuras por donde el agua produce humedades. Esta es una buena solución si solo necesitas renovar la capa protectora contra las filtraciones de tu terraza. En el caso de que se requiera la impermeabilización integral de la cubierta necesitaremos otras opciones más potentes.

2.- Impermeabilización con tela asfáltica

Esta material está compuesto de fibra de vidrio y oxiasfalto. Su presentación se hace en forma de un rollo negro que se va fundiendo con la superficie a medida que se calienta. Este es uno de los métodos más tradicionales para impermeabilizar la terraza o azotea. Su aplicación se realiza mediante un soplete que se aplica en la parte inferior de la tela asfáltica a medida que se va desenrollando. El trabajo ha de realizarse con cierto cuidado para evitar que queden bolsas de aire debajo del rollo . Hoy día, ya existen telas asfálticas autoprotegidas que pueden permanecer al aire libre sin miedo a las inclemencias del tiempo. Este sistema aunque es muy utilizado ya empieza a quedarse obsoleto frente a los nuevos avances en impermeabilización de cubiertas.

3.- Impermeabilización con poliuretano líquido

Este método consiste en echar un revestimiento o capa de poliuretano por toda la superficie de la cubierta. Esta especie de pintura líquida se convierte en una membrana sólida cuando ya se seca del todo. Su resistencia hace frente a los rayos ultravioleta, así como a las humedades. Su procedimiento de aplicación es bastante sencillo. Mediante un rodillo o pistola, y con el pavimento limpio, se empieza a extender el producto como si estuviésemos pintando.

4.- Impermeabilización con lámina EPDM

Este material es un tipo de caucho elástico que da muy buenos resultados a la hora de impermeabilizar la terraza. Su aspecto es como el de la goma de un neumático, pero bastante más fina. Esta clase de caucho no necesita de soplete para ser colocado, ya que es adhesivo. Una vez instalado, se le pueden colocar baldosas encima.

Si necesitas impermeabilizar tu terraza no dudes en ponerte en contacto con Reformadísimo. Te daremos un presupuesto sin compromiso.

WhatsApp chat