Seguro que en alguna ocasión te has preguntado si se podría dar un nuevo aspecto a tu cocina o tu baño sin tener que hacer una obra de gran envergadura. Sobre todo si tienen azulejos en sus paredes. También puede que los tengas en alguna pared de la vivienda de hace tiempo, y quieras cambiarlos. Pero sin mucha obra. Una opción que seguro que has pensado para ello es pintarlos. Pero esto plantea dudas, porque ¿se pueden pintar los azulejos?

Cuando hablamos de pintar los azulejos no nos referimos a hacer dibujo en ellos, sino a pintar toda su superficie. Y si, es posible hacerlo. Pero eso sí, no se puede hacer de la misma manera que se pinta una pared o un techo. Hay que tener en cuenta una serie de puntos. Y utilizar los sistemas y materiales adecuados, como veremos a continuación.

Qué tener en cuenta para poder pintar los azulejos

Antes de pintar los azulejos hay que tener varias cosas en cuenta. Como hemos dicho no se pueden pintar de la misma forma que se pintaría una pared. Para empezar, el tipo de superficie no es la misma. Lo primero que hay que tener en cuenta es que no se puede emplear una pintura convencional. Hay que utilizar una específica: esmalte para azulejos. Los hay de varios colores, precios, tipos, etc. Siempre que sea específica para este tipo de superficies, ya dependerá del presupuesto o del gusto.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que tampoco se pueden pintar los azulejos como cualquier pared. Ni aunque se haga con una pintura especial. Hay varios sistemas para hacerlo. La primera consiste en pintar primero las juntas, dejando todavía los azulejos sin pintar. Cuando seque la pintura ya se puede pintar de manera continua sobre los azulejos y las juntas (aunque ya tengan estas una mano). Para ello habrá que utilizar un rodillo. Entonces ya si se puede pintar como cualquier pared. Y dar las manos que se necesiten.

Otro de los sistemas de pintura de una pared con azulejos pasa por utilizar, antes de la pintura, un fondo fijador. De esta manera, cuando seque, la pintura para azulejos agarrará después mejor. Si optas por este método, más profesional, tendrás que utilizar un rodillo tanto para el fondo como para el esmalte.

Pero si no queremos utilizar tantos materiales, se puede optar por un tipo de pintura específica para azulejos que no requiere ni capas de base ni pintar primero las juntas. Se denomina pintura todoterreno al agua. Y funciona especialmente bien en los azulejos de los baños, que tienen que soportar mucha humedad después. En este caso solo hay que dar una mano de pintura sobre los azulejos. Agarrará sin problemas y, cuando esté seca, no habrá que hacer más.

Preparación para pintar paredes con azulejos

Tras ver qué tipo de pintura y qué sistemas se pueden utilizar para pintar azulejos, toca preparar los elementos necesarios para pintar los azulejos. Lo primero que hay que tener preparado son los materiales que se utilizarán para tapar las superficies que no se quieran pintar. Por ejemplo, muebles o suelo. También para proteger los bordes del techo, que no tendrán azulejos.

Estos materiales son, básicamente, varios plásticos, papel de tapar superficies y cinta para sujetarlos. Esta puede ser de carrocero o de papel, pero es más eficaz la primera. También toca preparar los elementos para aplicar la pintura. Necesitarás uno o dos rodillos de tamaño mediano y otro pequeño, para las superficies pequeñas.

En ambos casos tendrás que coger y escurrir la pintura en una cubeta. También hará falta contar con alguna brocha fina y alguna paleta pequeña para los bordes. Por último, será necesario contar con disolvente. Servirá para limpiar los azulejos en caso de que presenten manchas de pintura o que no salgan con una limpieza “convencional”. Pero también para limpiar todos los materiales una vez finalice la pintura de los azulejos.

Preparación de la superficie con los azulejos

Antes de comenzar a pintar, hay que limpiar los azulejos para que no tengan impurezas que dificulten la pintura. Eso sí, tras haber retirado todos los elementos de adorno de las paredes (cuadros, espejos, etc). La limpieza de las paredes se puede realizar, simplemente, con agua y jabón. Así se retirará toda la suciedad de los azulejos, pero también la grasa, que se encuentra con frecuencia en las cocinas.

No hay que olvidarse de repasar y limpiar cuidadosamente las juntas que quedan entre los azulejos. Al estar más hundidas ligeramente que los azulejos, es el espacio perfecto para la acumulación de suciedad y grasa. Por lo tanto hay que limpiarlas con especial cuidado. Para ello se pueden utilizar los mismos materiales que para limpiar la superficie cerámica de los azulejos. Eso sí, es probable que sea mas trabajoso eliminar los restos de suciedad que quedan en ellas. Por lo tanto, habrá que tener paciencia hasta retirarla por completo.

Una vez se ha acabado con la suciedad, hay que secar bien todas las paredes. Preferentemente, con un trapo. Es posible que haya que dar dos pasadas para que quede bien seco, eso si. Una vez eliminada por completo la humedad, es hora de cubrir los elementos que no se van a pintar. Muebles, electrodomésticos en la cocina, sanitarios en el baño, etc. También el suelo y los bordes del techo. De esta manera se evitarán manchas de pintura en lugares no deseados, que cuesta después eliminar.

Todo a punto para pintar

Ya está todo preparado para dar otro aire a la pared con los azulejos. O puede que solo se desee pintar una parte, para lo que se habrán delimitado los bordes con papel de tapar superficies y cinta de carrocero. En cualquier caso, es hora de colocar la pintura en la cubeta. En caso de haber optado por un sistema en el que haya que dar antes una capa de base, es el momento de aplicarla, con un rodillo compacto para que no queden poros. Al terminar hay que dejarla secar durante varias horas antes de continuar.

Puede que también vayas a utilizar pintura o esmalte para azulejos que cuente con dos componentes separados. En este caso, antes de pintar has de mezclarlos bien, lo que se puede hacer también en la cubeta. Cuando esté bien mezclado, se puede pintar. Si directamente, la pintura a emplear ya está mezclada, basta con verterla en la cubeta y mojar en ella la paleta, el pincel o el rodillo. Lo que haya que utilizar en cada caso.

Es aconsejable comenzar por las esquinas y las juntas (estas últimas en caso de que la pintura a emplear requiera pintarlas antes de pasar a pintar los azulejos). De esta manera se podrá cuidar al detalle el pintado sobre zonas de pequeño tamaño. Cuando se termine con las zonas pequeñas se puede ya pintar el resto de azulejos.

Para ello es recomendable utilizar un rodillo de pelo. Pero que este sea corto. Así no sólo se empapará mejor el rodillo con pintura. También lo hará sobre los azulejos cuando se pase sobre ellos. Al terminar esta fase habrá que dejar secar la pintura durante unas horas. De esta manera quedará lo bastante fijada sobre la cerámica de los azulejos, que ya tendrán un aspecto completamente distinto.

Segunda capa si es necesario, y secado lento

En función de la pintura y el esmalte empleado, será necesario o no darle una segunda capa. Habrá que repetir entonces el procedimiento, y dejar secar también unas horas. Dependerán de lo que indique el fabricante, por lo que habrá que leer cuidadosamente las instrucciones.

Eso sí, el secado completo de la pintura llevará mucho más tiempo. Los esmaltes para azulejos secan completamente en unas semanas. Esto es, pasadas unas horas no desteñirán ni se dañarán si se tocan. Pero tardarán unos días en conseguir la consistencia final de la pintura de azulejos. Su secado se producirá desde el interior de la pintura hasta el interior.

¿Qué quiere decir esto? que tras pintar los azulejos del baño o de la cocina será necesario pasar varios días hasta poder utilizarlo de nuevo a pleno rendimiento. En función del fabricante, este periodo será de entre tres o cuatro días y diez días. No obstante, puede variar en función del clima, ya que si es cálido y seco estará listo antes. También de lo que indique el fabricante del esmalte o pintura utilizados en el proceso. Es posible que el producto empleado permita el uso básico del espacio en unas horas. Pero aun así es aconsejable esperar un poco para poder colocar cualquier cosa sobre los azulejos.

Transcurrido el plazo indicado, la pintura para azulejos se habrá endurecido y tendrá su consistencia final. Entonces se podrán colocar en las paredes todos los elementos y adornos que se habían retirado para pintar. Una vez esté la estancia con los azulejos completamente terminada, es el momento de comprobar su nuevo aspecto. Estará completamente actualizada, y lucirá mucho más que antes. Todo sin necesidad de tener que hacer obras complicadas para quitar los azulejos de las paredes y rasear después antes de pintar o empapelar. Y mucho más rápido y sencillo, ¿verdad?

WhatsApp chat