En los últimos años, el sector inmobiliario ha presenciado una mejora considerable con respecto al momento de la explosión de la burbuja inmobiliaria que provocó al crisis. Desde 2014 se ha experimentado un cambio progresivo aunque tímido en el precio de la vivienda. En este artículo te hablamos de la recuperación del sector inmobiliario, si es real y qué previsiones hay para el futuro.

Al mismo tiempo, mientras que parece que el precio de las viviendas en ventas sube progresivamente, la burbuja del alquiler está creciendo cada vez más, haciendo que los precios se disparen y sean cada vez menos accesibles.

Ambos factores confluyen en el sector inmobiliario creando situaciones en ocasiones contradictorias. Respecto al futuro parece que los expertos predicen que esta subida en ambos puntos seguirá de forma exponencial, lo que beneficia a unos y no lo pone fácil a muchos otros.

La burbuja inmobiliaria estalló hace ya diez años y desde entonces, la economía en nuestro país ha experimentado una de las mayores crisis. No ha sido hasta hace tres o cuatro años que el mercado inmobiliario se estableció en un punto fijo con pretensiones a mejorar.

En 2015 varios estudios constataron que en nuestro país, especialmente en algunas comunidades, el precio de la vivienda había subido hasta permanecer en un punto concreto. Los pisos hipotecados llegaban a costar lo mismo que en el momento en el que los propietarios los adquirieron, y esto era un cambio importante respecto a años anteriores. A partir de los años siguientes, el precio de las viviendas comenzó a subir, revalorizando los inmuebles respecto al valor que tenían en la fecha de su adquisición.

¿Recuperación del mercado inmobiliario en los últimos años?

Ahora que el año 2018 casi ha terminado, podemos decir que los últimos dos años han sido los más positivos en cuanto a recuperación del sector inmobiliario. Los datos son muy buenos y hay previsiones muy positivas para el futuro.

Se descarta la posibilidad de una nueva burbuja inmobiliaria porque, aunque el número de compras y ventas de casas ha aumentado, las condiciones de los bancos para conceder hipotecas son mucho más adecuadas y no ocurre como hace una década.

Según las estadísticas, la demanda por reposición (comprar una casa mejor a la actual) son las transacciones más habituales. Y es que, los jóvenes que se independizan optan por el alquiler, cuyo precio es cada vez mayor.

El poder adquisitivo de los jóvenes está mermado por las condiciones laborales, los contratos inestables y los sueldos precarios, así que son los que menos optan por la compra.

Las ventas particulares han aumentado, así como el perfil del inversor que apuesta por comprar inmuebles para alquiler o para venderlo en un futuro.

Este año, la venta de viviendas nuevas se ha vuelto a activar de forma evidente, aunque no parece que vaya a crecer tanto, debido a que se construyen menos viviendas nuevas que antes. De todas formas, esto es algo positivo. Existen muchas viviendas construidas ya que están consiguiendo propietarios.

Los precios de venta de la vivienda están subiendo, este año se han incrementado entre un 6% y un 7% respecto a 2017.

Podemos decir, entonces, que el mercado de segunda mano se ha situado ya en las cifras que había en 2007. Esto está demostrando que las viviendas ya construidas son las que están tirando hacia arriba el sector inmobiliario.

Además, en las grandes ciudades de nuestro país, como Madrid o Barcelona, apenas hay solares para construir, así que es en parte, lógico que sean las viviendas de segunda mano las que estén activando el mercado.

Esta es la conclusión que podemos sacar con los datos que tenemos actualmente. Las viviendas de segunda mano están levantando el sector. El precio se incrementa alrededor de un 5% anualmente, lo que los sitúa en el punto en el que se encontraban las cifras hace 10 años.

No se prevén cambios drásticos a corto plazo en el mercado. El precio de la vivienda sigue subiendo y revalorizando, por lo tanto, las viviendas adquiridas. Esto es positivo para los propietarios que quieren vender sus casas desde hace tiempo, y puede ser el momento perfecto para invertir en inmuebles.

Respecto a los alquileres, el precio es cada vez más alto y los alquileres vacacionales cada vez son más rentables para los propietarios. Los que se ven afectados por esto son los jóvenes que buscan alquiler, sobre todo en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Los alquileres vacacionales han hecho que el precio de los alquileres convencionales suba hasta cifras inaccesibles para muchos.

Estas son las dos caras de la moneda del mercado inmobiliario actual. Una gran oportunidad para invertir y vender inmuebles, y dificultades para acceder al alquiler.

La vivienda como inversión de futuro

En la actualidad, el sector inmobiliario se encuentra en un momento de crecimiento exponencial. Es el momento perfecto para invertir y adquirir viviendas. Los expertos aseguran que el precio va a seguir subiendo, revalorizando los inmuebles actuales. Es un sector que se está viendo impulsado por la breve mejora de la economía en España y debemos aprovecharlo.

Aunque es necesario contar con asesoramiento para invertir en el sector inmobiliario, es el momento ideal si estás pensando comprar una casa. La recuperación del mercado está siendo exponencial y según los estudios seguirá mejorando en los próximos años. Esto lo convierte ne una inversión en alza, tanto si quieres vender tu casa o si quieres comprar una nueva.

Los expertos descartan la aparición de una burbuja como la que dio lugar a la crisis económica en nuestro país hace una década, así que en los próximos años presenciaremos una mejora todavía aún mayor en este sector.

Algunos de los beneficios que tiene invertir en el sector inmobiliario en la actualidad

Al adquirir un bien inmueble estamos adquiriendo un activo que puede generar beneficios en el futuro. Dado que la vivienda se revalorizará, será una inversión garantizada que se rentabilizará en poco tiempo.

Comprar un piso o una casa ahora mismo es una oportunidad para obtener ingresos extras en un plazo corto de tiempo. Una de las formas más rápidas de empezar a rentabilizar la vivienda es a través del alquiler. El alquiler vacacional está aumentando, España es un país muy atractivo para los turistas europeos, y esto traerá ingresos inmediatos, rentabilizando la inversión en un corto periodo de tiempo.

Además, ser propietario de una casa o un piso te permite deducir intereses y gastos derivados en impuestos. Los beneficios fiscales, aunque no sean la principal razón para invertir en una vivienda, son una buena ventaja.

Un bien inmueble genera riqueza a largo plazo porque perduran en el tiempo a diferencia del capital.

Nos encontramos en el mejor momento para invertir en el sector inmobiliario. Además, ser propietario de una casa te dará seguridad a largo plazo. Tendrás un patrimonio que poder legar generación tras generación, y esto traerá beneficios a tus hijos y descendencia que, además de tener garantizada una vivienda, podrán sacarle rentabilidad de las formas mencionadas anteriormente.

Recuperación del sector inmobiliario: previsiones para 2019

Una de las incógnitas sobre el sector inmobiliario es si el precio de la vivienda tocará techo en 2019 o seguirá subiendo en los próximos años.

Los expertos prevén más actividad y subida de los precios para el año que viene. Si todo sigue como hasta ahora, la subida de los precios continuará, aunque en 2020 se moderará ligeramente.

Respecto a la construcción de viviendas nuevas, a la vista de la mejora general del sector, se prevé que se incremente la actividad animada por la demanda.

La demanda está aumentando y se espera que lo siga haciendo en los próximos. Esto se debe en parte a los compradores inversores animados por la mejora del mercado. También seguirá creciendo el volumen de compras por cambio de casa.

El aumento del precio del alquiler también puede desencadenar un mayor volumen de ventas en el futuro, pero no se sabe con certeza.

El precio del suelo continúa aumentando, sobre todo, a medida que hay menos lugares donde construir. Pero la demanda se duplicará en los próximos años y es una de las mayores preocupaciones de los expertos.

La mejora del sector inmobiliario contrasta con la desaceleración de otros sectores que influyen directamente en este mercado.

Estas razones son precisamente las que dejan claro que no es nada previsible que se vuelva a formar una burbuja inmobiliaria, pues las condiciones son totalmente distintas a las que la acontecieron en el pasado.

La edificación de viviendas sigue avanzando y posiblemente se incrementará en los próximos años, aunque choca con la falta de suelo disponible.

Como conclusión final, podemos hablar de una mejora generalizada del mercado inmobiliario. Un momento perfecto para invertir y vender, aunque respecto a las viviendas en alquiler, la situación no es halagüeña para los que no buscan ser propietarios.

Si quieres leer más sobre el sector inmobiliario, reformas del hogar y decoración puedes pasar te por nuestro blog:

5 métodos o reformas para favorecer el calentamiento del hogar en invierno.

Motivos por los que quitar la bañera y poner una ducha en la reforma.

Vivir en un loft: ventajas e inconvenientes y cómo hacer la reforma.

Si estás pensando en llevar a cabo una reforma en tu casa o necesitas asesoramiento puedes contactarnos y pedir un presupuesto sin compromiso en nuestra web.