Decorar una casa pequeña puede parecer una tarea muy sencilla. Muchos piensan que a menos metros, menos complicaciones. Pero no es así. La decoración de una casa que no tenga muchos metros cuadrados de manera que con los resultados se consiga darle un cierto encanto no está exenta de complicaciones. No obstante, hay ciertos trucos con los que se puede conseguir un resultado acogedor y atractivo, y conseguir que la vivienda parezca más grande.

Para ello hay varios trucos y consejos que pueden no solo facilitar las cosas, sino también ayudar en el proceso si no cuentas con mucha experiencia en decoración de espacios reducidos. No se trata de tareas muy complicadas y tampoco requieren grandes obras, como verás a continuación.

Decorar una casa pequeña: antes de amueblar

Lo primero que hay que tener en cuenta antes de decorar una casa pequeña son sus medidas. Hay que tomar cuidadosamente todas las de las paredes y espacios en los que se vaya a actuar. De esta manera, se podrá también trabajar sobre plano para planificar la decoración, y hacerlo a escala de las medidas reales.

Antes de empezar también hay que tener en cuenta que los colores claros son más aconsejables para los espacios pequeños que los oscuros. Esto es muy importante a la hora de decidir qué tonos son más adecuados para las paredes. Tanto para pintarlas como para elegir el papel pintado con el que empapelarlas. Es conveniente por tanto, para decorar una casa pequeña, optar por colores pastel y claros: vainilla, blanco, azul pastel, verde pálido, etc.

Si es posible, aunque hacerlo implique alguna obra, se puede optar por eliminar la separación entre dos estancias para aportar más espacio visual y luminosidad. Por ejemplo, se puede integrar la cocina con el salón. O la terraza en el salón, si es que hay. Así, si además la estancia queda pintada en tonos claros, la casa parecerá visualmente más grande.

La importancia del mobiliario en la decoración

El mobiliario es uno de los aspectos que más hay que cuidar al decorar una casa pequeña. Al margen de los gustos en decoración de quienes vayan a vivir en la casa, hay que tener siempre presente que es aconsejable que los muebles sean de líneas sencillas. Los tapizados también es recomendable que sean claros, pero tampoco es necesario que sean muy pálidos. Es mejor que contrasten un poco con las paredes y tengan tonos intermedios. Pero no demasiado estridentes. Los más indicados son los tonos neutros, que además darán a las habitaciones un punto acogedor y cálido.

En cada estancia conviene fijar la atención en un único punto. Así se distraerá a quienes entren en ellas de sus dimensiones, que casi siempre serán bastante reducidas. Por ejemplo, con las lámparas del techo. Unas lámparas que destaquen sobre el resto de los muebles pueden distraer la mirada de otros aspectos. Por ejemplo, de que los espacios no son demasiado amplios.

Aprovechar los rincones de la casa

A la hora de decorar una casa pequeña hay que tener en cuenta la necesidad de aprovechar al máximo sus espacios. Por ejemplo, si la casas tiene más de una altura y se sube de un piso a otro por una escalera fija, hay que aprovechar su hueco. Se puede hacer de diversas maneras. Por ejemplo, si el hueco es amplio puede servir para disponer un pequeño espacio de trabajo con una mesa y una silla. Si no es muy grande, puede fabricarse a medida para él un armario zapatero.

También se pueden aprovechar pequeños huecos para colocar alguna balda o estantería. Preferiblemente, de cristal o madera clara, para no restar sensación visual de amplitud a la estancia. Y en el caso del baño y la cocina, que seguro que no son muy grandes, hacer armarios o estanterías a medida puede solucionar más de un problema de almacenamiento.

En este último caso, poco hay que se pueda hacer para dar sensación de amplitud en un baño o una cocina de una casa pequeña. Pero sí se puede hacer que resulten acogedores y cálidos. Muebles de madera, colores atractivos y una buena iluminación son los ingredientes imprescindibles para que estas estancias de menor espacio resulten agradables y cálidas.

Luces y espejos

La iluminación es vital para dar más sensación de espacio a una casa pequeña. Un espacio pequeño, aunque bien iluminado, parecerá más grande. Eso sí, no hay que perder mucho espacio en ella. Es mejor optar por focos en el techo, ya sean directos o indirectos. Y por luz blanca o muy clara, que da más sensación de amplitud.

Los espejos también pueden ser un aliado para generar una sensación visual de más espacio. Una colocación estratégica hará que las estancias parezcan más grandes al reflejar una parte de ellas. No solo eso, ya que también darán más luz, dado que pueden reflejar la iluminación de una habitación que incida sobre ellos. Además, dado que están disponibles con gran cantidad de estilos, son un aliado perfecto para cualquier estilo de decoración.

WhatsApp chat