¿Dispones de un pedacito de cielo y no te habías dado cuenta? Reformar un ático es una gran oportunidad para ganar un espacio extra en algunas viviendas. Los profesionales de Reformadísimo queremos presentarte una serie de ideas para que puedas sacar partido a tu ático. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier tipo de pregunta.

La importancia de analizar el espacio

En las reformas en áticos una de los principales aspectos a tener en cuenta es el análisis del espacio disponible. En el caso de abrir un nuevo hueco habitable en la vivienda es importante tener en cuenta las posibilidades que nos ofrece cada espacio. De esta manera, podremos duplicar su funcionalidad y belleza.

Para lograr este objetivo analizamos en profundidad las opciones de cada inmueble. Por ejemplo, si tenemos un tejado a dos aguas se puede llevar a cabo la obra de un altillo. O si disponemos de una doble altura en el piso se puede aprovechar el espacio bajo cubierta para ampliar la vivienda.

Los verdaderos profesionales en reformas integrales como nosotros se toman este paso como uno de los más importantes. De este estudio previo del espacio dependerá gran parte del éxito final de la obra.

Adaptarse a las necesidades del cliente

Es normal encontrarse con clientes ilusionados por realizar una ampliación de su casa. No obstante, el previo análisis del espacio que habremos llevado a cabo, nos permitirá saber si estos deseos pueden cumplirse o no.

Lo que siempre hay que intentar es cubrir las necesidades de los clientes. Esto se consigue por medio del asesoramiento profesional y la búsqueda de soluciones reales. Entendemos que muchas de las personas que vienen a consultarnos se pueden decepcionar con el resultado del estudio de su espacio. No obstante, a veces, las alternativas que les proponemos son mucho más satisfactorias que las iniciales.

Reformar Atico

Tipos de reformas en áticos

Los espacios altos en un inmueble nos pueden dar como resultado una multitud de ideas para su mejor aprovechamiento. Estas son algunas ideas que te pueden servir de guía para la reforma de tu ático.

1.- Un nuevo espacio para alquilar

Los espacios bajo cubierta son toda una oportunidad para ampliar una vivienda. Muchas personas aprovechan esta circunstancia para poder habilitar una nueva estancia que poder alquilar.

En este caso, estamos ante una reforma integral en la que hay que incluir el diseño de un baño completo, cocina, salón y una habitación. Se trata de dar vida a un nuevo espacio que pueda ser habitable. Para ello, además se necesita la creación de lugares para el almacenamiento. Bien con la construcción de armarios o bien con el uso del mobiliario adecuado para ello.

En este tipo de reformas además, hay que incluir el diseño y fabricación de una escalera que de acceso al piso de arriba. La ubicación de nuevos puntos de luz y ventilación es una tarea fundamental dentro de obras como esta. Así como la colocación de puertas que aseguren la intimidad del nuevo inquilino.

2.- Vivienda familiar con terraza en ático

Los áticos con terraza son todo un paraíso. Muchas viviendas antiguas no sacan partido a todo su potencial. Por esta razón, se hace necesaria su reforma para mejorar sus condiciones. En este caso, son varias las opciones que se pueden llevar a cabo, siempre teniendo en cuenta con el espacio que tenemos disponible.

La terraza puede ser un elemento que quede integrado dentro del piso o que se ubique de manera separada. Todo dependerá de las necesidades de cada familia. Por ejemplo, las zonas comunes, como salón, comedor y alguna habitación, pueden compartir la misma salida a la terraza. O, por el contrario, la terraza ser un elemento más del salón o el comedor.

En las reformas de áticos con terraza hay que tener en cuenta, sobre todo, el mejor aprovechamiento de la entrada de luz natural. Para ello, se pueden sustituir muros por barandillas de cristal o puertas y ventanas por paneles transparentes.

3.- Altillos con encanto

Otra manera perfecta de ganar espacio y obtener esos metros de vivienda que te faltan es con la creación de altillos. Estas son obras de menor envergadura que, sin duda, aportan un valor añadido a tu casa.

Puedes hacer un altillo para colocar un despacho en el salón, una nueva zona de juegos para los niños, una habitación extra… Todo un juego de posibilidades con las que tu vivienda saldrá ganando.

4 – Ático con una zona en doble altura

Los áticos que tienen techos muy altos, además de aprovecharse para hacer un altillo en un piso superior, pueden aprovecharse para construir una zona con doble altura. Esto es, levantar una especie de habitación abierta en altura sobre el piso.  Eso sí, el espacio elevado estaría abierto al resto de la estancia en la que se construye. Generalmente, al salón.

Puede resultar útil para la creación de espacios que precisen una cierta separación del piso principal. Por ejemplo, un despacho o una pequeña biblioteca. Para su construcción es recomendable que la nueva estancia mantenga el mismo estilo que el resto de la casa. Es decir, los mismos tonos, materiales de construcción y revestimiento, etc.

5 – Con piscina en la terraza

Los áticos con terraza son muy codiciados por los amantes de las viviendas en altura. Si ya la terraza en cuestión tiene piscina, mucho mejor. No obstante, si la terraza lo permite, se puede construir una piscina durante una reforma. Eso sí, siempre y cuando el espacio cumpla con los requisitos necesarios para poder instalarla.

En primer lugar será necesario encargar un estudio técnico que analice la estructura del edificio. De esta manera se podrá saber si la estructura del mismo aguantará o no la instalación de la piscina. También se determinará el máximo peso que puede soportar, un elemento básico para saber de qué materiales se puede construir.

Como es lógico, si la estructura aguanta una piscina, más el peso del agua que habrá en su interior, hay que pedir un permiso de obras para poder comenzar con la instalación. Pero antes hay que decidir qué tipo de piscina instalar. En caso de que la estructura no soporte un peso demasiado elevado, es bueno elegir las que son prefabricadas. Son las más ligeras.

También, si la estructura aguanta más peso, se puede hacer una piscina de obra. En estos casos, aunque se aconseja utilizar los materiales más ligeros, es recomendable una piscina de dos vasos. Si se opta por un diseño con este sistema, el vaso superior se encargará de contener el agua. Mientras, el inferior, situado por debajo del vaso con el agua, recogerá las filtraciones. Así se reducen las posibilidades de que a los vecinos del piso inferior les salgan humedades por las filtraciones.

Una vez terminada la piscina también habrá que elegir cuidadosamente los materiales que la rodean. En el caso de que te guste la madera será necesario elegir una que esté tratada para soportar la humedad. Generalmente, todas las de exteriores lo estarán.

También se puede optar por colocar terrazo o baldosines. En cualquier caso, hay que tener cuidado de aislar bien el suelo. Especialmente en la zona que rodee a la piscina. Así se prevendrán grietas y filtraciones.

6 -Áticos con zonas diferenciadas en el suelo

En función de los elementos elegidos para el suelo del ático, se podrán crear o no varios ambientes en él. Por ejemplo, un rectángulo rodeado con un friso de madera para la zona de estar. O un cuadro en la zona de comedor con un dibujo geométrico para crear una separación óptica del resto de la estancia.

En estos casos, los dibujos se pueden hacer con madera o con azulejos. Y en los áticos de estilo más modernos, con micromortero especial para revestimientos.

Si estás pensando en reformar tu ático no dudes en contactar con profesionales como los de Reformadísimo. Te asesoraremos para que tu obra cumpla con tus expectativas.

WhatsApp chat