El sector de la decoración busca siempre romper con los interiorismos más convencionales. Los jóvenes, hoy día, quieren huir de aquellos estilos que les puedan recordar a la casa de sus padres. Por este motivo, la decoración industrial es una de sus favoritas. Moderna, innovadora, minimalista y viva. Estas son las características de un estilo en pleno auge.

La importancia de la decoración de interiores

La principal función del interiorismo consiste en crear espacios interiores que sean habitables. Para ello, la decoración de interiores pone especial atención a los gustos y necesidades de cada persona. Se trata de aportar funcionalidad y estética a un espacio cumpliendo siempre con sus requerimientos y posibilidades.

Este trabajo parte de un análisis exhaustivo de cada caso en particular. En la decoración de interiores la opinión del cliente es fundamental, pero también las condiciones específicas del lugar. Un buen diseño de interiores puede cambiar radicalmente el aspecto y habitabilidad de una casa. Para ello, se necesita además un buen aprovechamiento del espacio disponible. El orden de todos los elementos es la propia belleza intrínseca de la decoración. Cuando todo está en armonía dentro de una vivienda podemos decir que estamos ante un hogar acogedor.

Si te gusta la decoración industrial es momento de conocer qué aspectos la caracterizan, así como aquellos consejos que te pueden ayudar a hacer de tu casa un lugar hermoso y funcional.

Origen del estilo industrial

La decoración industrial apareció por primera vez en los años 50 en la ciudad de Nueva York cuando sus habitantes comenzaron a convertir almacenes, garajes y fábricas en viviendas. De esta manera nació un estilo que ahora está de plena actualidad en toda Europa. En nuestro país, cada vez son más las personas que optan por la decoración industrial en sus hogares.

Espacios diáfanos, que recuerdan a la vida en la Gran Manzana por aquellos tiempos. Al principio, la gente no ocultaba las tuberías ni las instalaciones de luz propios de estos espacios. Pero con el tiempo, este estilo fue evolucionando, con el fin de hacer las viviendas mucho más acogedoras. Así es cómo se define la decoración industrial en la actualidad. Toma nota.

Características principales de la decoración industrial

1.- Materiales principales del estilo industrial

La elección de los materiales es un punto fundamental para conseguir un estilo industrial. Para ello, debemos basar nuestra decoración en materias primas como el cemento, el acero, vidrio, ladrillos vistos, vigas, etc.

Todos estos materiales urbanos aportan a la vivienda una atmósfera que recuerda mucho a la vida en los años 50 en Nueva York. Espacios abiertos, bohemios y sobrios. Nuestra recomendación es que sea cual sea el material escogido este siempre se presente en crudo. Es decir, sin aplicarle ni pintura ni yeso. En el caso de que quieras aportar un poco de calidez a tu casa puedes optar por mezclar cualquiera de estas materias primas con madera.

2.- Los colores en la decoración industrial

El estilo industrial pide colores fríos y oscuros. Entre ellos destacan los blancos, los grises, los negros y los azules. Ten en cuenta que la decoración industrial busca sacar hacia fuera el espíritu interior de cada vivienda, con el objetivo de presumir de él. Por este motivo, aprovechar los materiales originales con sus colores también es una opción. Y es que toda casa tiene un look industrial interior que explotar.

3.- El mobiliario industrial

La decoración industrial pide muebles con líneas rectas y materiales como la madera, el cuero y el hierro. Todos ellos pueden ser combinados entre sí para obtener resultados sorprendentes. Si por algo destaca el estilo industrial es por sus espacios abiertos y diáfanos. Recuerda esto a la hora de comprar el mobiliario de tu casa y permítete disfrutar de tu espacio.

En la decoración industrial no suele haber tabiques ni divisiones, por lo que todos los muebles han de seguir una línea parecida que no rompa con el estilo. Todo consiste en crear estancias continuas. Ten en cuenta que este estilo se nutre además de cualquier otro como, por ejemplo, el estilo Boho Chic, el Army, el Vintage, el Scandi, etc.

4.- Accesorios decorativos en su justa medida

El exceso de elementos decorativos no es propio del estilo industrial. Tendrás que tener prudencia a la hora de decorar tu casa. Recuerda siempre que el espacio es lo más importante. Usa siempre adornos que parezcan improvisados y respeten el estilo minimalista de la vivienda. Cuadros grandes apoyados en la pared, objetos reciclados, relojes enormes como los de estación de tren, libros antiguos, cosas oxidadas, estanterías sin pintar, mapas, etc.

5.- La iluminación

Esta es una parte importante dentro de la decoración industrial. Encontrar el lugar perfecto de los puntos de luz es clave. En el estilo industrial predomina la iluminación que va directamente colgada del cableado eléctrico. Es por este motivo que se utilizan, sobre todo, lámparas de techo que caen desde el techo.

Un truco que queda muy bonito es usar las tuberías a la vista como pasa cables en cuyo final colocaremos un punto de luz de color cobre, negro o plateado. También puedes optar por las lámparas de pie que hagan juego con el resto de tus muebles.

En definitiva, la decoración industrial nos trae de vuelta al pasado sin renunciar a la comodidad de un hogar. El espacio y la entrada de luz por sus grandes ventanales son puntos a favor de este estilo.

Ideas para una cocina de estilo industrial que te encantarán

¿Quieres una cocina con decoración industrial y que sea muy personal? La mejor respuesta es dejarse llevar. A veces, no seguir unas normas definidas es lo que mejor funciona. El estilo industrial es una propuesta práctica y sencilla. Aplícalo en el diseño de tu cocina y no te arrepentirás.

Opta por materiales como el hormigón, el acero, el hierro, el cobre, la madera, el microcemento o el vidrio. Aprovecha la altura de los techos para poner mobiliario con aspecto usado o con el toque moderno que da el aluminio plateado. Lo que más te guste.

Las vigas, las tuberías y otros elementos los puedes dejar a la vista. Estos, junto con el resto de objetos darán ese toque especial a tu cocina. Otra opción es combinar el acero de los electrodomésticos con la madera vieja de tus muebles y sillas de cocina. Coloca una pizarra enorme en una de las paredes para anotar todo aquello que se te ocurra. Por ejemplo, la lista de la compra. Deja las luces colgando del techo y combina todos aquellos elementos que necesites teniendo siempre en tu mente un estilo minimalista.

Por último, no olvides de dar un toque fresco a tu cocina. Incluye detalles vegetales y naturales en la decoración. Platas aromáticas como el tomillo, el laurel o la lavanda pueden ser una buena opción. Además, así siempre los tendrás a mano cuando te pongas a dar rienda suelta a tu creatividad culinaria.

Consejos para decorar un baño de estilo industrial

El baño es un espacio en el que puedes volcar también los principios de la decoración industrial. De hecho, quedan muy bonitos y auténticos. Para ello, necesitas dejar el esqueleto de la construcción al descubierto. Ya sabes, tuberías, ladrillos, vigas… Apuesta por una iluminación sin demasiadas complicaciones. Unas bombillas colgadas a diferentes alturas quedan perfectas.

No te agobies por pintar o revestir las paredes. La clave está en crear una atmósfera industrial en tu baño. Cuanto más inacabado parezca todo mejor. Para dar un toque de elegancia a tu aseo puedes combinar opciones más chic que encajan perfectamente con el estilo industrial. Una bañera vintage, un pequeño mueble auxiliar o un espejo elegante son ideales para este fin. Apuesta por los elementos metálicos en ventanas, en la mampara, como separación de la zona del aseo, etc. Cuelga unas estanterías medio oxidadas para colocar las toallas y listo. Ya tienes un baño de estilo industrial con todas sus funcionalidades.

Ventajas de la decoración industrial

¿Por qué son cada vez más personas las que optan por este estilo decorativo? Cuando una casa necesita de una reforma siempre se piensa en cómo sacarle un mayor partido a su espacio. El look industrial es un lo de los más elegidos porque implica una serie de beneficios, tales como:

  • Una baja inversión: al mantenerse la estructura original de la vivienda no se suele necesitar de grandes obras. Por otro lado, si ese estilo no existe bajo la casa, crearlo resulta de todas maneras bastante económico.
  • Funcionalidad: comodidad, espacios amplios, sencillez y utilidad en todos los sentidos.
  • Ahorro: la entrada de luz natural por sus grandes venales y el espacio diáfano permiten ahorrar considerablemente en la factura de la luz. Esto los convierte en inmuebles que se identifican con la eficiencia energética.
  • Marca tendencias: estamos ante un estilo en pleno auge que sorprenderá a todos aquellos que visiten tu casa.

¿Quieres una decoración industrial para tu vivienda? Ponte en contacto con nosotros y te haremos un presupuesto sin compromiso alguno. Dale una nueva cara a tu hogar gracias a profesionales cualificados.

WhatsApp chat