Los hoteles modernos se han adaptado hábilmente a los rápidos cambios sociales, con soluciones creativas. Desde reconsiderar las configuraciones de las habitaciones, hasta asegurar experiencias altamente personalizadas, las empresas hoteleras están transformando los alojamientos para que el cliente disfrute de los mejores momentos para todo tipo de escapada, ya sea de negocios o de placer.

  • Vestíbulos de entrada como espacios dinámicos de usos múltiples: Muchos proyectos hoteleros se centran en ofrecer una sorprendente primera impresión. La importancia de los vestíbulos de entrada es cada vez mayor, ya que los encuentros sociales se vuelven más dependientes de esta área del hotel en particular. Una segmentación creativa del espacio es necesaria, proporcionando zonas íntimas y sociales, así como mobiliario que ofrezca comodidad y funcionalidad.

  • Nuevas configuraciones de las habitaciones: Ya no es suficiente la clásica combinación de cama-mesa-armario para hacer que una habitación de hotel sea atractiva. En el mundo de hoy en día los clientes esperan sorpresas y probablemente por eso es que cada interior en el sector de la hostelería moderna es muy diferente del otro. Un ejemplo muy característico es el Hotel Puerta América en Madrid, que fue concebido como un proyecto colectivo de arquitectos y diseñadores de prestigio internacional, donde cada planta del hotel la diseñó un arquitecto diferente. Una estrategia que sin duda atrae a huéspedes que desean disfrutar de un alojamiento único.
  • Baños con las características de un Spa: Los baños en los hoteles dejaron de ser percibidos como cuartos auxiliares. El turista moderno espera más y un cuarto de baño con características similares al de un Spa es una invitación a la relajación y un método seguro para atraer huéspedes con la promesa de lujo efímero.
  • Borrando las fronteras interiores y exteriores: Muchos hoteles modernos buscan integrar el exterior con el interior a través de grandes terrazas y ventanales, donde las naturaleza forma parte de la decoración, haciendo que esta “experiencia sensorial” sea lo más etérea posible. Los paneles de madera, decoraciones en piedra, exuberante vegetación, cascadas y fuentes son sólo algunos de los elementos empleados para liberar la tensión de los huéspedes del hotel, y que además ayudan a implementar conceptos “verdes” de sostenibilidad.
  • Nuevas tecnologías: Aunque la gente tiende a desconectar durante sus vacaciones, siempre es necesario mantenerse “enchufado”, ya sea para imprimir tarjetas de embarque, como para otros procesos que requieran conexión a internet. Los hoteles modernos ofrecen la posibilidad de ajustar la iluminación, aire acondicionado y las persianas de las habitaciones a través de los teléfonos inteligentes, y también están equipados con salas adecuadas para el turismo de negocios, cosa que a menudo resulta ser un buen enfoque profesional y a largo plazo fomenta la fidelidad de los clientes.

 

Las tendencias de diseño de interiores más impresionantes están dando unos nuevos giros a la industria hotelera.

WhatsApp chat