Una de las primeras cosas en las que se piensa cuando se va a abordar una reforma integral de un piso es: ¿cuánto me va a costar?. Porque dada la envergadura de la obra a realizar, cualquiera puede sospechar que un precio de reforma integral no es precisamente barato. Y no nos engañemos: no lo es, pero el precio de reforma integral dependerá de varios factores. Entre ellos están las dimensiones del piso, la calidad de los materiales o los permisos que haya que solicitar y dónde lo hagas.

Pero estas no son las únicas variables que pueden influir en un precio de reforma integral. También depende de la empresa de reformas. Cada una de las que contactes para solicitar un presupuesto realizará su propuesta, con el precio detallado de cada concepto. No hay dos precios de reforma integral iguales, por lo que es aconsejable solicitar varios presupuestos para comparar.

Precio reforma integral: qué hay que tener en cuenta

Para empezar, hay que tener claro que para poder realizar una reforma integral en una vivienda será necesario solicitar varios permisos. La cantidad que habrá que pagar por este concepto será variable en función de la localidad en la que se encuentre la vivienda. También del presupuesto final de la obra.

Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, el precio de la licencia será de entre un 4% y un 6% del presupuesto. Además, si se aprueba la licencia de obra será necesario abonar otro impuesto, el ICIO (Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras), que será entre un 2% y un 4% del presupuesto. Por tanto, de media, la licencia de obra puede rondar o superar los 1.500 euros.

También hay que tener en cuenta que para reformar una vivienda que esté en un bloque de pisos. Si es así, será necesario proteger las zonas comunes por las que se vayan a pasar los materiales de la construcción, así como los escombros de la obra. Será necesario, por tanto, cubrir el portal, el ascensor por dentro, e incluso el descansillo de la vivienda. Todo esto cuesta aproximadamente entre 300 y 400 euros.

Ya con todo listo para empezar a trabajar, habrá que considerar todo lo que rodea a la retirada de los elementos actuales de la vivienda. Es decir, la retirada de cascotes, azulejos y suelos. Se trata de unos trabajos que generan una importante cantidad de residuos a retirar. Para ello será necesario instalar un contenedor o uno o varios sacos para la recogida de escombros en la calle. Evidentemente, habrá que pagar una cantidad por ello.

En Madrid, el coste de hacerlo será variable, porque dependerá de si se trata de uno o varios contenedores o sacos. La cantidad se cobra por días, y también se tiene en cuenta la calle en la que se vaya a colocar. Por lo tanto, es una tasa bastante variable. Pero aproximadamente, tanto la demolición de elementos, su retirada, las tasas y el alquiler de sacos y contenedores, junto con la tasa para depositar los escombros en un vertedero, costará entre 3.000 y 4.000 euros.

Costes de la obra de reforma

Ya hemos visto lo que, del precio de reforma de una vivienda puede ser todo lo que rodea a su renovación. Para ella hay que tener en cuenta que también habrá que cambiar la instalación eléctrica, las conducciones de agua y calefacción, los sanitarios del baño, la fontanería de la cocina y la caldera o calentador si se instala. Es probable, no obstante, que el grueso del presupuesto se lo lleven los trabajos de albañilería: renovaciones en tabiques, solados, alicatados, enfoscados, remates, etc. También la colocación de los marcos de las puertas. Aproximadamente, estar obras, para un piso de unos 80 metros cuadrados, puede oscilar entre los 7.000 y los 8.000 euros.

Tras los trabajos de albañilería habrá que instalar todos los elementos cerámicos en suelos y paredes. En muchos casos se aplicarán baldosas de gres o cerámica en suelos de baños y cocina, pero en determinadas zonas y áreas rurales, o en casas individuales, pueden ir en más zonas de la casa. Además de la superficie sobre la que haya que colocar estos elementos, y su precio y calidad, también hay que tener en cuenta los metros. Por lo tanto, variará bastante, pero oscilará entre los 4.000 y los 6.000 euros.

Otra de las partidas que se llevará un buen pellizco del presupuesto es la carpintería exterior. Es decir, las puertas a las terrazas y las ventanas al exterior. También dependen mucho de sus medidas, de los materiales de los marcos, puertas y ventanas: y del tipo de ventanas y cristaleras que se instalarán. En este punto también entran las persianas. Rondará los 4.000-5.000 euros.

También habrá que considerar los costes de la carpintería interior. En principio, aquí entran los costes de marcos de puertas y puertas, pero también el del suelo si se decide instalar de madera o parquet. Aquí será necesario invertir entre 4.500 y 5.500 euros. En función del tipo de suelo, puede que incluso más.

La renovación de la red de agua y calefacción, que incluye cañerías y radiadores, vale entre 4.000 y 5.000 euros. Y la de la instalación eléctrica y las luces puede costar unos 5.000 euros. También hay que incluir los costes de la pintura de paredes y techos: entre 3.000 y 4.000 euros.

En total, el precio de reforma de vivienda tendrá un precio superior a los 35.000 euros. Eso sí, este precio no incluye ni los muebles de la cocina o sus electrodomésticos, ni tampoco los del baño. En caso de que en la reforma se quieran incluir estos, o también los electrodomésticos, el precio será bastante superior.

WhatsApp chat