Tu casa pide a gritos un cambio de imagen, pero todo se te hace demasiado cuesta arriba. Es lógico. En el diseño de interiores es importante seguir una lista de pautas que te aseguren que tu hogar va a quedar perfecto. El interiorismo es todo un arte. Un arte cuyas normas hay que saber entender y respetar.

Consejos para el diseño de interiores

Lo primero de todo es pararte a pensar. Muchas personas cometen el error de comprar antes de saber qué es lo que quieren o lo qué necesita cada habitación. Por este motivo, y antes de ponerte a decorar tu casa, siéntate y analiza el espacio que tienes.

La importancia del espacio en la decoración

El sitio que hay disponible en cada estancia de tu casa es la materia prima con la que vas a trabajar. Haz cuentas, establece tu presupuesto y, después, analiza las necesidades decorativas de cada espacio. Solo así conseguirás no gastar dinero de más.

¿Tienes una habitación con poca luz? ¿Hay un espacio que necesita parecer más grande? ¿Quieres que el salón sea más acogedor? Hazte todas estas preguntas y anota las necesidades de tu hogar antes de hacer una reforma de interiorismo.

Ten en cuenta tus gustos

Es tu casa. Tiene que gustarte porque vas a vivir en ella. Procura no dejarte llevar por modas demasiado extravagantes, poco funcionales y que, al final, puede que te cansen. Cuenta con los gustos de tu familia para un diseño de interiores espectacular.

Las paredes no se pintan primero

Este es un error bastante común en cuestión de interiorismo. Pintar antes las paredes y, luego, comprar las cortinas, alfombras, etc. Piensa una cosa. Es más fácil escoger los textiles primero y luego encontrar un color de pared que combine con ellos que al revés.

Encuentra la tela que más te guste, busca los complementos y, entonces, ya podrás combinar el color de las paredes con todo ello. Seguro que te encantará.

diseño

Se original: no lo compres todo en el mismo sitio

Para lograr ese toque distintivo en el diseño de interiores te recomendamos que no lo compres todo en la misma tienda, porque lo más seguro es que su línea decorativa sea la misma. Busca diferentes lugares para comprar lo que necesitas. Y déjate llevar probando estilos nuevos.

Dedica tiempo a pasear por diferentes tiendas de decoración. Pregunta e infórmate. Anota ideas, pero no te lances a comprar el primer día.

El blanco no es el único color que da luz

A no ser que no te quede más remedio, opta por otras opciones que no sean el blanco puro. El gris claro, el color vainilla, el blanco hueso o los colores pastel también tienen la capacidad de reflejar la luz y te permiten un abanico de combinaciones mucho más amplio y colorido.

¡Juega con los colores! Por suerte, disponemos en el mercado de una gran cantidad de tonalidades diferentes para elegir. Intenta buscar el equilibrio y opta siempre por las combinaciones agradables a la vista.

Los espejos para ganar espacio

Este elemento decorativo no solo se usa para decorar. Los espejos son grandes aliados de habitaciones pequeñas y con poca luz. Su reflejo hace que la luminosidad se multiplique, así como el espacio.

No obstante, hay que mantener un cierto equilibrio con este objeto, porque tampoco se trata de llenar la casa de espejos.

No tengas miedo a experimentar

Uno de los trucos de los grandes interioristas es la combinación de diseños y texturas. Viejo con nuevo. Cosas de mercadillo con elementos más caros y de calidad. Liso con estampados. Las opciones son ilimitadas. Busca una base principal, por ejemplo un sofá liso. Combínalo con unos cojines estampados o con una alfombra asimétrica.

El caso es que tu casa no sea aburrida y refleje tus gustos y personalidad.

Aprovecha algunos accesorios que ya tienes

Decorar una casa no significa que tengamos que tirar todo lo que había en ella. Puedes usar algunos elementos decorativos que ya tenías para que tu hogar no pierda esa esencia que ha adquirido con los años.

Tal vez tengas guardadas cosas que antes no podías usar en tu antigua decoración y que ahora sí combinan con tus nuevas ideas. Aprovecha algunos de esos elementos y ahorra dinero.

Menos es más

No te ciegues en pensar que cuántas más cosas pongas mejor va a quedar tu casa. En cuestión de diseño e interiorismo la cantidad no lo es todo. Busca siempre el equilibrio y ten en cuenta que, si colocas demasiados elementos decorativos, estarás restando espacio a tus habitaciones.

 

WhatsApp chat