Las paredes han pasado a la historia y el open concept se ha abierto paso en cuanto a diseño de interiores se refiere. El escaso tamaño de algunos pisos es la razón principal por la que el espacio diáfano ha cobrado protagonismo. Si quieres disfrutar de las ventajas de una vivienda abierta presta atención a los siguientes consejos. 

En qué consiste un espacio diáfano

Los pisos diáfanos son aquellos que prescinden de las divisiones y muros en su distribución. Esto es debido a una intención clara de poder bajar el precio de la vivienda por parte de los constructores. Una idea que ha creado un nuevo estilo seguido especialmente por un público joven. Cada día son más las personas que optan por la compra o alquiler de estudios o lofts en los que la amplitud, así como la entrada de luz natural son sus características principales. 

En este sentido, podemos decir que lo que diferencia a un espacio diáfano de otro con divisiones es:

  • Los espacios, al carecer de paredes, están conectados todos entre sí. 
  • Los techos son altos y los ventanales amplios. 
  • Las barreras visuales desaparecen.
  • Los muebles pueden actuar como elementos divisorios. 
  • Los pasillos no existen. 
  • La entrada de luz natural se multiplica por dos reduciendo los costes de energía. 

En definitiva, un espacio diáfano permite disfrutar a sus inquilinos de la libertad de movimientos al máximo. El motivo no es otro que la desaparición de las zonas muertas en la casa. 

Cómo lograr un espacio diáfano en tu vivienda

Las reformas integrales de un piso suponen, a veces, la eliminación de muros y paredes para un cambio de distribución. En este caso, va a ser necesario deshacernos de algunas barreras para lograr nuestro objetivo. Todo lo que necesitamos es estudiar bien los muros de la casa y el edificio para localizar las paredes maestras a fin de respetarlas. El resto de divisiones podemos eliminarlas sin problema alguno, y siempre teniendo en cuenta tus necesidades de espacio. Para ello, antes debemos:

  1. Comprobar que no existan instalaciones comunitarias en las paredes que vamos a tirar. 
  2. Diseñar un proyecto viable en el que se incluya la necesidad de reorganizar las instalaciones propias de la casa. 

Un dato importante que resaltar es el coste de estos trabajos. Elegir un espacio diáfano abarata el presupuesto de la obra hasta en un 15%. Un motivo más por el que muchas personas optan por esta solución. 

Una vez que ya tengas reformada tu vivienda y convertida en un espacio diáfano, llega el momento de su decoración.

Consejos para decorar un piso diáfano

Si tu deseo era ganar metros útiles a tu casa, no es lógico que ahora la recargues con demasiados elementos decorativos. Los espacios diáfanos necesitan de ambientes poco cargados y minimalistas. De hecho, el concepto de open concept huye del barroquismo. En definitiva, lo más adecuado es que optes por una decoración sencilla, elegante, pero, sobre todo, muy funcional. Recuerda que los objetos que elijas no solo son mera decoración. También cumplen con un papel fundamental dentro de la casa. Olvídate por un momento de esos adornos que solo sirven para nada más que acumular polvo y apuesta por los que además cumplen con otras funciones:

  • Puffs con capacidad de almacenaje.
  • Mesas auxiliares. 
  • Lámparas con bandeja para colocar cosas. 
  • Estanterías con cajones. 
  • Diván con cajones. 
  • Mobiliario plegable. 

Para sacar partido a un espacio diáfano ten en cuenta siempre que menos es más. Para ello, necesitas encontrar el equilibrio perfecto entre lo que son muebles propiamente dichos y los elementos decorativos. Cuando veas que algo no encaja demasiado o que molesta a la vista no dudes en quitarlo. No está cumpliendo con el papel que le has buscado. 

Por último, en la decoración de un espacio diáfano es imprescindible no olvidarse de los puntos de luz. Una buena iluminación artificial pondrá un toque cálido a la entrada de luz natural a la vivienda. Una vez más te volvemos a aconsejar que no sobrecargues demasiado la casa con múltiples luminarias por toda la casa. Haz un estudio previo de las necesidades de cada espacio y dispón toda la iluminación en base a aquellos puntos muertos de la vivienda. 

¿Qué estilos decorativos encajan mejor en un espacio diáfano?

Antes hemos hablado del estilo minimalista para decorar las viviendas diáfanas. Pues bien dentro de este concepto podemos incluir además otros estilos como el industrial o el nórdico. Ambos cumplen con las premisas básicas del minimalismo, pero añadiendo un toque propio. 

El estilo nórdico se caracteriza por el uso de colores neutros, la amplitud visual y funcionalidad de los objetos decorativos. Destacan los suelos de madera y las alfombras para lograr ese toque cálido que tanto se necesita. 

En cuanto al estilo industrial, sus líneas son más depuradas y frías. Todo queda a la vista, incluso las instalaciones. En este tipo de decoración el ladrillo y la piedra son los grandes protagonistas. 

WhatsApp chat