El movimiento “Tiny House” es un movimiento social y arquitectónico que defiende la idea de vivir en casas pequeñas o minicasas con las comodidades básicas.

Este movimiento promueve la reducción de espacio de construcción de una vivienda, así como la reducción de los gastos y el impacto medioambiental.

Las minicasas suelen tener un máximo de 50m2 aunque lo más frecuente es encontrarnos con minicasas de 30m2.

El movimiento “Tiny House” surge en Estados Unidos, donde las casas unifamiliares cada vez son más grandes, con construcciones mucho más caras, costando cada vez más. El comienzo del movimiento se le atribuye a la arquitecta Sarah Susanka, que a finales de la década de los 90 publicó el libro The Not So Big House, donde desarrolla las ventajas de un modo de vida más sencillo, viviendo en minicasas.

Otro de los lugares importantes en el nacimiento de esta corriente es Japón. Allí se comenzó con la misma premisa de construir casas pequeñas, adaptadas al medio natural y con precios muy económicos.

Uno de los puntos más importantes del movimiento es el respeto por el medio ambiente. Para construir una minicasa se minimizan los recursos necesarios para ella. Una casa de un tamaño tan pequeño requiere de un espacio mucho menor para su levantamiento y por lo tanto el impacto medioambiental es muchísimo más leve.

Características de las minicasas

Tamaño

El tamaño de estas pequeñas construcciones puede ir desde los 15m2 a los 50m2. En las minicasas se aprovecha sobre todo el espacio vertical para su construcción, haciendo que ocupen un mínimo de metros cuadrados en horizontal. Esto es una ventaja para su colocación en cualquier terreno o para su transporte.

Funcionalidad

Una de las características principales de las minicasas es su funcionalidad. El interior de estas viviendas es eficiente porque se aprovecha al máximo el espacio para poder tener todas las comodidades básicas que necesita una casa para poder vivir.

Son económicas

La construcción y el mantenimiento de una minicasa es reducido. Los costes de materiales y de producción son muy pequeños y por lo tanto el precio de compra será mucho más asequible. Sobre todo si lo comparamos con la construcción y el mantenimiento de una casa unifamiliar convencional. Por mucho menos de la mitad del precio de venta de una casa podemos comprar una de estas pequeñas viviendas.

Ahorro energético

El tamaño reducido de las minicasas las convierte en viviendas con un gasto energético reducido. Se necesita muy poca energía para mantener activa este tipo de vivienda y esto hace que las facturas se reduzcan y por lo tanto se ahorre en la economía del hogar. El impacto al medio ambiente se reduce como consecuencia de la reducción de energía.

Diseño cuidado

Que reduzcamos el espacio para construir una minicasa no tiene por qué significar que tengamos que prescindir de un diseño innovador. De hecho una de las características fundamentales de este tipo de viviendas es que el diseño suele ser de última vanguardia. El interior de las minicasas está diseñado buscando aprovechar al máximo el espacio y por lo tanto el diseño de cada rincón está cuidado al detalle.

Tipos de minicasas

El diseño de estas construcciones puede ser muy diverso en función del fabricante o de la finalidad de la minicasa. También depende de las necesidades de cada persona o familia. Cada vez son más las empresas constructoras que se suman al carro de las minicasas debido a que cada vez son más las personas que escogen este tipo de vivienda. Existen varios tipos de minicasas según los materiales, el tamaño o la función.

Minicasas de hormigón

El hormigón es un material cien por cien reciclable. Este material es uno de los más utilizados sobre todo para minicasas que no se van a mover del sitio donde las hayamos colocado. Esta es una de las opciones más sostenibles.

Este tipo de minicasas necesita los mismos trámites para su construcción que una vivienda convencional, no obstante puede que sea la opción menos económica en cuanto a minicasas.

Minicasas de madera

Esta es la opción probablemente más escogida. En Estados Unidos la construcción de la mayoría de las casas se lleva a cabo a partir de madera y en las minicasas no es diferente. En España podrás encontrar muchas empresas que se dedican a la fabricación de minicasas de madera.

Tiene menos durabilidad que una casa de hormigón y la madera necesita un mantenimiento adecuado pero es una opción económica. En cuanto al diseño podemos encontrar estilos más rústicos, tipo cabaña o estilos más vanguardistas.

Minicasas prefabricadas

Muchas empresas constructoras de casas prefabricadas están empezando a incorporar en España las minicasas. Estas son mucho más económicas que las casas de tamaño convencional.

Dentro de las casas y las minicasas prefabricadas podemos encontrar precios diversos, pero estas segundas siempre serán mucho más económicas, además no olvidemos que su mantenimiento supondrá un ahorro.

En cuanto a los materiales de construcción de las minicasas prefabricadas podemos encontrar combinaciones. Existen las minicasas prefabricadas hechas con módulos de hormigón, en madera o con contenedores de metal.

Minicasas de doble altura o de un solo piso

En función de la distribución del espacio, las minicasas pueden tener un solo piso o dos. Si lo que se busca es aprovechar al máximo el espacio, lo frecuente es encontrarnos con construcciones con doble altura, donde el espacio vertical está aprovechado al máximo.

Las minicasas de una sola altura son menos frecuentes pero también son una opción a tener en cuenta. El espacio está repartido en horizontal y esto hace que ocupen más espacio en el lugar donde se va a establecer.

Minicasas remolque

La mayoría de las minicasas son construidas antes de ser trasladadas a su lugar definitivo, pero también existe la posibilidad de una minicasa remolcable.

Este tipo de casas es una evolución de las caravanas pero con un aspecto exterior más parecido al de una casa o minicasa, incluso con un tejado a dos aguas. En este caso la mayoría cuentan con doble altura para aprovechar al máximo el espacio vertical. En el piso superior es donde suele ir colocada la cama.

Ventajas de vivir en una minicasa

Una casa barata

Como ya hemos dicho antes, los precios de compra de una minicasa son infinitamente más bajos que los de una casa convencional. Podrás tener una casa por el precio que cuesta un coche nuevo.

Además del precio de compra también ahorrarás en el mantenimiento de la casa y en los gastos derivados.

Vivir en la naturaleza

Se trate de una minicasa con ruedas o no, podrás vivir en contacto con la naturaleza. Una minicasa te permite vivir en cualquier parte o en un trozo de parcela de menor tamaño que el que te exige una casa convencional.

Si además se trata de una casa remolque, podrás viajar a cualquier parte y despertarte y contemplar las mejores vistas.

Vida minimalista con todas las comodidades necesarias

Vivir en una minicasa implica tener que deshacernos de todos esos objetos que acumulamos y nunca les damos uso. Las minicasas aprovechan al máximo el espacio de almacenaje y vivir en una de estas viviendas implicará tener solo las cosas necesarias para vivir.

Mucha menos superficie que limpiar

Esta es una de las ventajas principales de vivir en una minicasa. El espacio está aprovechado al máximo y la superficie de la casa es limitada, así que es mucho más fácil mantener este espacio ordenado y limpio cada día. Apenas hay rincones donde se acumule la suciedad y la cocina es también de tamaño pequeño y esto hace que sea mucho más fácil mantenerla limpia.

Minicasas en Europa y España

Ya sabemos que cualquier tendencia que se desarrolle en Estados Unidos acaba llegando a Europa, puede que unos años más tarde, pero acaba llegando.

De hecho es solo desde hace muy poco tiempo que en nuestro país se está empezando a innovar en este aspecto. En otros países europeos se han desarrollado campañas para fomentar las viviendas minimalistas como las minicasas, en este caso tras una iniciativa del arquitecto Richard Horton y la Universidad de Múnich, donde se han construido varias minicasas para alojar a estudiantes.

Es en Ámsterdam donde la empresa Wikkelhouse ha comenzado a fabricar casas recicladas de cartón y madera, de muy pocos metros cuadrados y limitando al fabricación de estas viviendas para poder ofrecer la máxima calidad.

En España se está comenzando a hablar más de las minicasas y muchas empresas constructoras y fabricantes de casas prefabricadas están comenzando a ofrecer alternativas.

Actualmente no hay una normativa vigente que tenga en cuenta las minicasas, pero en el caso de tratarse de una minicasa con remolque se considera una caravana y por lo tanto se regular como un bien mueble.

Cada vez son más las personas que escogen una minicasa para vivir, aunque también para ubicarla dentro de un terreno, como casa de invitados o casa de vacaciones. Poco a poco cada vez son más las empresas que se ocupan de ofrecer este producto en España.

Si quieres saber más sobre hogares pequeños puedes leer este artículo sobre cómo reformar un piso pequeño con éxito.

WhatsApp chat