La particularidad que tiene esta vivienda es que ha cambiado de uso en dos ocasiones. Originariamente fue vivienda y pasó a ser oficina. Nuestros clientes al adquirirla, le devolvieron de nuevo el uso de vivienda.
Después de la reforma, este pequeño apartamento de 45 m2 se caracteriza por el minimalismo y funcionalidad en cada estancia.
La cocina abierta al salón deja que visualmente se unan los espacios y gane en amplitud. A su vez, la isla le aporta un área de trabajo y separa a la perfección ambos ambientes.
Al realizar esta reforma integral, se renovaron las instalaciones de electricidad y fontanería. Además se sustituyeron las ventanas, obteniendo así mayor eficiencia energética.
El cuarto de baño, aunque también de pequeñas dimensiones, tiene un encanto especial con esencia vintage, con el suelo de baldosas imitación hidráulico.
Nuestros clientes al tener 2 perros, quisieron que les orientáramos a la hora de elegir un suelo resistente pero a la vez cálido y de fácil mantenimiento. Se decantaron por un suelo porcelánico.
Gracias a la redistribución del espacio, con esta reforma hemos sacado el máximo partido a esta vivienda. Incluso pudimos ubicar un pequeño cuarto de almacenaje, con los que nuestros clientes han quedado doblemente satisfechos.

WhatsApp chat