Los diseños de los baños convencionales no están preparados para ser usados por personas con dificultades de movimiento. Habitualmente se da como prioridad el diseño y la elegancia en la construcción de un baño para una casa. En este artículo hablamos de cómo adaptar un baño para discapacitados o personas mayores.

Las tendencias en diseño y reformas de los últimos años destacan que las duchas han ganado terreno frente a las bañeras. Además, las primeras son mucho más accesibles a cualquier persona. Aun así todavía nos encontramos con baños de casas más antiguas donde solo hay una bañera, que no es muy accesibles para discapacitados o personas mayores. De aquí que muchas personas opten por reformar su baño o acondicionarlo para que sea más accesible para todo el mundo.

Para adaptar un baño para personas discapacitadas o personas mayores hay que tener en cuenta ciertos detalles que puedan facilitar la movilidad. Nos referimos a la movilidad dentro del espacio del cuarto de baño como al uso de todos los elementos de la habitación.

En este artículo hablamos de una reforma integral de un baño para acondicionarlo a personas de movilidad reducida o a personas mayores. En ocasiones hay que prestar atención a las necesidades individuales. Las necesidades pueden variar en función de las circunstancias de cada persona. Por ejemplo, puede que sea necesaria la sustitución de una bañera por un plato de ducha pero no sea necesario añadir puntos de apoyo en las paredes. O puede que no sea necesario bajar la altura de los toalleros u otros accesorios.

Acondicionamiento del cuarto de baño desde la puerta

El cuarto de baño es una de las habitaciones que más se utilizan dentro de una casa. Es fundamental que todas las personas que viven en ella puedan acceder a ella y desenvolverse lo mejor posible dentro de este espacio.

Es importante adaptar el baño para discapacitados o personas mayores con el fin de evitar caídas o lesiones. Debemos eliminar las barreras arquitectónicas en caso de haberlas con el fin de componer un espacio amplio y accesible.

Lo primero en lo que debemos pensar es en la puerta de entrada. Es posible que debamos hacerla más grande. Si las personas que van a acceder al cuarto de baño utilizan silla de ruedas, por ejemplo, habrá que ampliar la entrada para que puedan acceder con la silla hasta el inodoro o la ducha.

Con respecto a la puerta, lo ideal es que sea corredera, para facilitar la apertura de un lado a otro, sobre todo si se trata de personas en silla de ruedas. De no ser posible que sea de corredera, lo aconsejable es hacer que abra hacia afuera para aprovechar al máximo el espacio dentro del cuarto de baño. Así también evitaremos que la puerta entorpezca el camino.

Cambiar la bañera por un plato de ducha

Esto es uno de los cambios más importantes a tener en cuenta cuando queremos adaptar un baño para discapacitados o personas mayores.

Las bañeras son poco útiles cuando una persona con dificultades para moverse quiere acceder a ella. En cambio, un plato de ducha es el elemento perfecto para esto. Lo conveniente sería un plato de ducha al mismo nivel que el suelo del baño, para que no haya ningún peldaño donde poder tropezar. En este caso el suelo del plato de ducha está ligeramente inclinado hacia el desagüe para que el agua no salga de la zona de ducha.

Una mampara corrediza es lo más conveniente. Tanto para evitar la salida del agua como para facilitar la apertura y cierre de la zona de ducha y preservar la intimidad.

En la ducha se debe instalar un asiento, debe estar fijo y debe ser plegable para poder levantarlo en caso de no ser necesario. También se pueden utilizar sillas de plástico para esta necesidad pero los asientos fijos en la pared de la ducha son lo más conveniente.

Para la ducha también existen secadoras que se incorporan en las paredes y que emiten aire cálido para facilitar el secado.

Inodoro accesible y seguro

Existen varios accesorios que podemos instalar alrededor de la zona del inodoro para facilitar su uso. Entre ellos están un alzador para evitar sobrecargas en las rodillas y las caderas.

También es conveniente instalar una barra de apoyo en la pared junto al inodoro para facilitar su uso tanto a las personas con discapacidades o a las personas mayores.

Otro elemento que se puede instalar en el inodoro es una ducha higiénica, expresamente pensada para personas con movilidad reducida.

También existen inodoros más altos de lo habitual para personas con movilidad reducida. Puedes consultar el tipo de inodoro que se puede instalar en función de las necesidades personales.

Paredes y suelos

Es necesario instalar barras de apoyo antideslizantes en las paredes. Deben estar colocadas en sitios clave para que la persona pueda sujetarse fácilmente. En este caso depende de las necesidades individuales de cada persona, pero en la ducha debemos instalar barras sí o sí.

Podemos instalar estas barras junto al inodoro y en otros lugares donde se pueda necesitar un punto de apoyo adicional.

Debemos estar seguros de que las paredes están reforzadas para que las barras antideslizantes aguanten y no se desprendan.

Lo conveniente es que el suelo esté a nivel del resto de la casa, en el caso de no poder ser así, se pueden instalar rampas para facilitar el acceso de sillas de ruedas.

El material de fabricación de las baldosas del suelo debe ser antideslizante, rugoso, para evitar resbalones y caídas.

Aunque no es tan frecuente, también sería aconsejable que los azulejos de la pared fueran antideslizantes. Al apoyar la mano en la pared directamente, si está húmeda, puede causar caídas.

Otros elementos útiles para adaptar el cuarto de baño para discapacitados y personas mayores

Sería recomendable poner alfombras antideslizantes o absorbentes en el plato de ducha para evitar posibles resbalones.

Además de colocar alfombras absorbentes y antideslizantes en el plato de ducha, puede ser aconsejable utilizar este tipo de alfombras para otras zonas del baño susceptibles de salpicaduras. Esto evitará resbalones, pero hay que tener cuidado con el tipo de alfombras. Debemos evitar también los tropiezos.

Si estamos reformando un baño para discapacitados o para personas mayores debemos tener en cuenta algunos factores comunes y otros individuales.

Si es una persona en silla de ruedas la que va a utilizar el cuarto de baño habría que instalar el toallero a una altura inferior a la que se suelen instalar. También deberíamos tener en cuenta este factor para el resto de muebles de almacenamiento o estanterías.

Las banquetas o taburetes para el baño también pueden ser complementos idóneos para tenerlos en el baño. Especialmente si se trata de un baño adaptado a personas mayores.

Los grifos de palanca u otros sistemas serán preferibles a los grifos que deben ser girados. Esto facilitará el uso del lavabo a las personas mayores.

Existen también accesorios extra para la ducha. El aseo puede ser mucho más fácil con esponjas de mango largo. Podemos también tener dispensadores de jabón líquido para facilitar el acceso al champú o el gel.

Según las necesidades personales de cada uno podemos instalar también un sistema de iluminación automático. Existen sistemas que se encienden al detectar movimiento. Se puede programar para que se mantengan encendidos durante los minutos que se consideren necesarios. Esto puede ser útil especialmente durante la noche.

Adaptar un baño para discapacitados o personas mayores merece la pena

Existen una multitud de accesorios o de elementos fabricados expresamente para este tipo de necesidades. Solo asesórate con expertos antes de llevar a cabo la reforma.

Todas estas reformas en el baño permiten que las personas que lo usarán tendrán dependencia y estarán más seguras. Poder abrir el grifo, acceder al inodoro por uno mismo o ducharse de forma independiente puede suponer una mejora considerable en la calidad de vida.

Estas medidas y consejos sobre cómo adaptar un baño para discapacitados o personas mayores mejorarán el bienestar de las personas que usarán el cuarto de baño. Todas estas medidas también evitarán lesiones o accidentes debido a la arquitectura de la habitación. Esperamos que te haya resultado de utilidad.

Adaptar el baño para discapacitados y personas mayores es una reforma que requiere de los mejores profesionales con experiencia. Es importante que todo esté hecho concienzudamente para evitar el desgaste prematuro de la instalación o cualquier error. Es una reforma importante pues las personas que usarán el cuarto de baño necesitan todas las garantías para sentirse seguros.

Existen algunas subvenciones para adaptar baños para discapacitados o personas mayores. Suele tratarse de ayudas estatales, pero a veces hay otras a nivel de comunidad autónoma.

Si quieres leer más artículos sobre reformas aquí tienes algunos que te pueden interesar:

Cómo organizar en una reforma un despacho en casa para trabajar cómodamente.

Diferentes tipos de barandillas que pueden colocarse en una escalera.

Ideas para reformar áticos con estilo en Madrid.

Si estás pensando en hacer una reforma en casa o en adaptar el baño para discapacitados o personas mayores, puedes encontrar toda la información en nuestra web. También puedes contactar con nosotros y pedirnos un presupuesto personalizado sin compromiso.

 

WhatsApp chat