Reformar piso no tiene por qué conllevar meses interminables de obras. Tampoco tener que desembolsar una cantidad enorme de dinero. De acuerdo, sí que implica un esfuerzo económico, pero si se cuenta con el consejo adecuado y se utilizan unos cuantos trucos, puede ser bastante llevadera.

Por otra parte, tampoco tiene que ser complicado. No hay que hacer encaje de bolillos con las fechas, ni tampoco que tener que reclutar un sinfín de operarios uno por uno. Una empresa de reformas especializada en reformas integrales, como Reformadísimo, se encargará de todo. Y bastan unos cuantos trucos relacionados sobre todo con la reforma de suelos y paredes para que la obra se abarate y se consiga que termine antes.

Evitar problemas después de reformar el piso

Lo primero que hay que plantearse a la hora de reformar piso de manera integral es que hay que vaciarlo de muebles y enseres. Así, los operarios no tendrán estorbos a la hora de trabajar. Tampoco habrá peligro de que se dañen durante la obra. Por eso, mejor embalar todo y llevarlo a un guardamuebles mientras dure la obra.

Después, si la reforma va a ser completa, hay que valorar qué elementos de los que “no se ven” conviene cambiar. En este punto entran las tuberías del agua, la instalación eléctrica o la de gas, etc. Sobre todo si el piso es de segunda mano y ya tiene unos cuantos años.

Reformar PisoPuede que creas que están bien y que no va a haber ningún problema con ellos, pero nadie lo garantiza. Imagina que chasco si un par de meses después de haber acabado la obra se rompe una cañería del baño que ya está muy picada. Otra obra, más problemas y más dinero. Al hacerlo todo de una vez, evitarás problemas e incomodidades posteriores. Y gastar más dinero.

Un cambio de suelo rápido, limpio y económico

Uno de los puntos a la hora de la reforma en los que menos problemas se puede ahorrar es en el cambio de suelos. Sobre todo si son de madera. En lugar de levantarlo todo y quitar el antiguo para poder uno nuevo, se puede optar por montar sobre él una tarima flotante. Mucho más rápido y limpio que quitarlo todo para montar otro. Esta opción tiene que ser valorada por un especialista.

En caso de que se quiera dar a la casa a reformar un estilo industrial, se puede optar por un suelo de microcemento. Este tipo de suelo se puede aplicar sin problemas sobre una gran cantidad de materiales. Por ejemplo, azulejos, mármol u hormigón. Este material tiene un grosor bastante fino, por lo que no levantará prácticamente el suelo. Su acabado, liso y con cierto brillo, es muy sencillo de mantener limpio.

También se pueden colocar láminas de vinilo o linóleo especial para suelos. sólo hay que fijarlas. Estos materiales se llevan utilizando desde hace muchos años. En la actualidad tienen poco que ver con los que se empleaban entonces. No parecen los mismos, ni en acabados ni en diseños. Ambos materiales están disponibles también en forma de losetas para facilitar su colocación.

Las paredes como nuevas en poco tiempo

Además de los suelos, las paredes son otros de los elementos que más cambian al reformar piso. Pero depende de lo que quieran conseguir en ellas los propietarios, se tardará más o menos en dejarlas listas. También costará más o menos hacerlo, en función de lo que se quiera hacer con ellos.
El principal problema de muchos pisos de la década de los 90 del siglo pasado y los primeros años de este es el gotelé en las paredes. Lo que entonces parecía el colmo de la modernidad a muchos ya no se lo parece tanto. Como consecuencia, eliminarlo de las paredes suele ser frecuente durante una reforma. Pero no es tan sencillo.
Quitar el gotelé de las paredes es una tarea laboriosa, y no precisamente económica. Y los resultados no son siempre los deseados. Sobre todo, porque había quien utilizaba el gotelé para disimular pequeños defectos. Estos defectos salen a la luz al quitarlo, por lo que las reparaciones se complican. Así que si el piso tiene gotelé y no tienes ni mucho tiempo para la reforma ni mucho dinero, es conveniente que te olvides de quitarlo.

En su lugar, prueba a pintar las paredes de colores alegres. Incluso a pintar una de las paredes de un color distinto al resto en el salón. Así le darás un nuevo aire a la casa, con o sin gotelé.

En la cocina se puede probar a poner pizarra en una pared. Y es tan rápido y sencillo como utilizar un vinilo autoadhesivo con superficie de pizarra. Sin obras y rápido.

Estos son solo algunos de los trucos que harán que la obra sea mucho más rápida y, en muchos casos, más económica. Y, además, evitarás problemas a posteriori. Contratar una empresa como Reformadísimo, cuyos expertos se encargarán de todo, y además te darán más trucos para acelerar y abaratar una reforma, hará el resto.

WhatsApp chat