Uno de los aspectos más eficaces y dramáticos del diseño de interiores comerciales últimamente son las paredes de acento, las cuales ofrecen a los diseñadores una amplia variedad de opciones para ayudar a definir la temática y el carácter general de un espacio comercial. No sólo son una buena forma de captar la atención de un cliente potencial, sino que también permiten de una forma creativa incorporar la marca y logos, allanando el camino para comunicar la esencia de una empresa y exponer sus productos o servicios.

interiorismo comercialExiste una gran variedad de materiales interesantes que permiten posibilidades infinitas, como son las piedras, maderas, metales y telas. Ahora, también hay en el mercado una avalancha de acabados respetuosos con el medio ambiente y de imitación que pueden simular cualquier elemento imaginable. Para crear una fuerte impresión dinámica, la opción son las pantallas LCD o las paredes de paneles gráficos retroiluminados, los cuales pueden reproducir una imagen impresionantemente vívida a gran escala. Cada vez son más fáciles de diseñar debido a que muchos fabricantes se especializan exclusivamente en la producción y en la innovación de estos paneles con retroiluminación LED.

Algunas reglas básicas para ayudar a crear una potente pared de acento son:

1. Crear secciones de artículos que fácilmente permitan a los consumidores “entender” la finalidad de la pared, destacando la sensación que queremos que los clientes experimenten y contando una historia basada en la temporada o producto.
2. Tratar de tener un centro, o punto focal en la pared que equilibre toda la pared y atraiga al consumidor de forma visual. Este punto central podría mostrar una gran impresión gráfica, un producto resaltado o incluso el nombre del local en letras grandes.
3. Las paredes secundarias de los locales comerciales son igual de valiosas, pero su inmediata impresión a los clientes no es tan fuerte. Sin embargo, tanto estas paredes como el resto del mobiliario, deben complementar la declaración de intenciones que se ha hecho en la pared principal.

Para perfeccionar el arte del “visual merchandising”, lo que se necesita es tener una idea clara de la marca: qué artículos o servicios se venden, lo que lo separa de su competencia, y quién es el cliente potencial. Si se hace con ingenio, el resultado final será que los clientes tendrán una experiencia agradable, y les dejará una impresión impactante y duradera logrando que así regresen.

WhatsApp chat