Los diferentes tipos de chimeneas son un elemento que no solo sirve para combatir el frío durante los meses de invierno. Además, conforman un elemento perfecto para dar un toque más que acogedor a nuestra casa. Estas son las posibles opciones entre las que puedes elegir para escoger una chimenea.

Todo un elemento decorativo

Lo cierto es que, si echamos un vistazo a las revistas de decoración, podemos ver que las chimeneas son toda una revolución. Su concepto como sistema de calefacción ha decaído bastante, dejando paso a su papel como elemento decorativo.

Esta circunstancia ha permitido que los tipos de chimeneas hayan evolucionado bastante, siendo posible incorporarlas en cualquier clase de hogar. Ya no hace falta tener una casa en la montaña para poder disfrutar del fuego relajante de una chimenea. Los tiempos, afortunadamente, han cambiado.

Elige entre los tipos de chimeneas más actuales

A mayor variedad, también mayor dificultad a la hora de decidirse. No te preocupes. Hemos seleccionado para ti los tipos de chimeneas más apropiados para instalar en tu casa.

1.-  Chimenea de leña

Todo un clásico que nunca pasará de moda. No solamente dan calor sino que, además, otorgan una visión realmente placentera. Las chimeneas de leña no son la mejor opción para las viviendas de hoy en día, porque generan bastantes residuos y necesitan de un gran espacio para almacenar la leña.

Por otro lado, este tipo de chimenea no se puede dejar nunca sin desatender porque puede podríamos quedarnos sin calor o tener un pequeño accidente. Además, las chimeneas de leña no pueden ser instaladas en ninguna comunidad de vecinos. Esta opción, no obstante, es perfecta para las casas rurales que no tengan otro sistema de calefacción.

2.- Chimeneas de gas

De funcionamiento mucho más sencillo y equiparable al de una cocina de gas. Este tipo de chimeneas no generan tantos residuos, son muy eficientes en cuanto a la producción de calor se refiere y son regulables.

La instalación de una chimenea de gas es mucho menos complicada que la de una chimenea de leña. Esto es debido a que necesitan un tiro mucho menor para funcionar. Con un tubo galvanizado es suficiente. Para poder poner una chimenea de gas en tu vivienda solo es necesario que el edificio cuente con la instalación de gas correspondiente. Aún así, es difícil que una comunidad permita su instalación.

Por otro lado, es importante que tengas en cuanta el gasto en combustible que requieren estas chimeneas de gas. Bastante más caro que la leña.

3.- Chimeneas de bioetanol

Una alternativa extraordinaria, tanto a las chimeneas de gas como a las de leña. Entre los diferentes tipos de chimeneas, estas son una excelente opción para disfrutar del fuego real en tu casa. Su combustión es totalmente limpia. Es decir, las emisiones que producen las chimeneas de bioetanol no son perjudiciales para la salud. Y su instalación se puede realizar sin necesidad de tener que disponer de un tiro que las haga funcionar. Las llamas generadas por esta clase de chimeneas son reales y el calor que generan ofrece un rendimiento energético absoluto, permitiendo calentar toda la estancia en la cual se encuentran.

Chimena

Por otro lado, son regulables, fáciles de instalar y portátiles. Tal vez, su único inconveniente sea que el combustible que utilizan, el bioetanol, que no es nada sencillo de encontrar. Además, si no encontramos el bioetanol adecuado para la chimenea, esta puede llegar a emitir algún olor desagradable. Por lo demás, son perfectas como opción para tener una chimenea en tu vivienda.

4.- Chimeneas decorativas

Estamos hablando de las chimeneas eléctricas cuyo papel principal es el de decorar. Estas chimeneas son mucho más seguras y, algunas de ellas, ya incluyen la posibilidad de generar calor. Lo único malo es que, al usar una resistencia eléctrica, requieren de mucha energía para calentar una habitación entera.

Por este motivo, la mayoría de personas escogen modelos que no dispongan de esta opción, porque su único deseo es tener un elemento decorativo que aporte calor visual a su hogar.

Las chimeneas decorativas no dejan ni humos, ni residuos, ni, por supuesto, malos olores. Si tienes un piso con un buen salón esta es la opción que te recomendamos al 100%. La evolución de las chimeneas eléctricas está siendo tal que, incluso, algunas se pueden controlar desde el teléfono móvil.

5.- Chimeneas de Pellets

Este tipo de chimenea va un paso más allá que las chimeneas de leña. Para hacer y mantener el fuego en ellas no sirve cualquier tipo de combustible. Es necesario utilizar los pellets. Estos son unos pequeños cilindros elaborados a partir de los residuos de madera ya utilizada. Es decir, que se fabrican a partir de serrín, viruta, etc. Son por tanto una opción muy ecológica para una chimenea.

Los pellets son de pequeño tamaño y tienen forma compacta. Tienen un elevado poder de generación de calor. Además, generan muy pocas emisiones de CO2, por lo que se trata de una opción bastante ecológica si se desea contar con una chimenea.

Además, este tipo de chimeneas se pueden programar. Es decir, sus horarios de encendido y apagado se pueden seleccionar. Y cambiarse cuando se necesite. Así, se puede automatizar el funcionamiento de la chimenea.

Estas chimeneas de pellets también se pueden seleccionar de manera que su aspecto exterior sea acorde con su entorno. Por ejemplo, con revestimientos a juego con la decoración, que se pueden encargar a medida. Así, además, la chimenea quedará personalizada, y será única.

Otro de sus puntos fuertes es que los pellets son un tipo de combustible más económico que otros de los utilizados en las chimeneas. De media, cuesta una cuarta parte menos que el metano, y la mitad que el gasóleo.

Hay varios tipos de chimeneas de pellets, y algunos incluso pueden utilizarse para llevar aire caliente a puntos de calor en diversas habitaciones. Es lo que sucede con las que son canalizables, que pueden repartir calor por varios puntos, incluso por varias plantas distintas. Por lo tanto son muy aconsejables para casas unifamiliares de dos o tres plantas.

En cuanto a las chimeneas de pellets de tipo Hydro, se pueden utilizar para llevar calor a los radiadores de las habitaciones de la casa. Esto se debe a que el calor que desprenden se puede utilizar para calentar el agua que haya en ellos. Pero también se pueden utilizar en combinación con los sistemas de calefacción de suelo radiante.

Trucos para elegir la chimenea que mejor se adapte a tu casa

Además del tipo de combustible e instalación necesaria, la chimenea debe elegirse en función del tamaño de la casa. Es decir, que tiene que tener el tamaño y la potencia necesaria para calentarla de manera óptima.

Para ello hay que tener en cuenta no sólo los metros cuadrados que tenga. También habrá que valorar otros aspectos. Por ejemplo, el nivel de aislamiento del edificio. También el número de ventanas de la casa, y si son dobles o sencillas.

En el caso de optar por una chimenea de leña, conviene instalar en ella un módulo que permita cerrarla. Se denomina Insert, y cuando se cierra por completo hace que el rendimiento y el poder calorífico de la chimenea se doble. Su eficiencia puede aumentar si se instala también una puerta que la cierre.

Si lo que prima para elegir una chimenea es su limpieza, los modelos más limpios son los de bioetanol y gas. La menos limpia es, sin duda, la de leña.

Ya no tienes excusas para poder disfrutar del placer del calor y el fuego en tu casa. Estos son los diferentes tipos de chimeneas listas para ser instaladas en tu hogar, según tu presupuesto y tus necesidades.

WhatsApp chat