Las persianas son tanto un sistema de protección, como un elemento decorativo para la casa. En el mercado existen diferentes tipos de persianas, cada uno de ellos con una función determinada. Conocerlos y diferenciarlos es fundamental para tomar una decisión acertada. A continuación, te mostramos todas las clases de persianas que existen para que puedas elegir aquella que mejor se ajusta a tus necesidades.

Qué es una persiana

Las persianas son sistemas de protección que han ido evolucionando con el paso de los años. Su origen se remonta a la Persia (de ahí el nombre de persiana) del siglo XVIII, donde se utilizaban trozos de tela para cubrir puertas y ventanas evitando así el paso de la luz y el polvo. 

Hoy día, estas pantallas han evolucionado considerablemente de acuerdo a los nuevos avances tecnológicos. Las principales ventajas de las persianas son:

  1. Controlar la entrada de luz hacia el interior de la vivienda.
  2. Evitar las pérdidas calóricas a través de los cristales de las ventanas. 
  3. Bloquear la entrada de los rayos solares hacia la casa.
  4. Economizar el uso de la calefacción o sistema de climatización. 
  5. Proteger del ruido ambiental del exterior. 
  6. Asegurar la privacidad de los inquilinos dentro de la casa. 
  7. Dotar de un elemento de seguridad extra gracias a los nuevos modelos de persianas con protección antirrobo. 

¿Qué tipo de persiana es el más adecuado? ¿Estoy tomando la decisión correcta? Para ello, es necesario ahondar un poco más en el tema y empezar a diferenciar por tipos de persianas para exterior y para interior. 

Tipos de persianas para exterior

Las persianas de exterior son aquellas que se instalan en el marco de la ventana para dotar a la estancia de mayor confort y seguridad. La clasificación de las persianas de exterior se basa en cuatro de sus principales elementos (el cajón, las guías, el tipo de lamas y el tipo de acondicionamiento). De esta manera tenemos:

1.- Según el tipo de cajón

  • Persianas de sistema compacto: el cajón de la persiana va colocado justo encima de la ventana, formando así un todo compacto de más fácil instalación. Si lo que necesitas es cambiar las ventanas te recomendamos este tipo de persianas por su practicidad. 
  • Persianas de sistema mini: especialmente diseñadas para la instalación de persianas sin obra. En este caso, el cajón de la persiana va colocado en el exterior. Bien delante de la ventana o bien en la fachada de la casa. 
  • Persianas de sistema tradicional: los sistemas tradicionales no cuentan con un cajón. Más bien se realiza un hueco en la pared para poder contener en él todos los elementos de su mecanismo. Este sistema requiere mucha más obra. 

2.- Según tipos de guías

  • De PVC: las guías de PVC son mucho más adaptables incluso a los diferentes tipos de carpintería.
  • De aluminio: las guías de aluminio no solamente son adaptables como las de PVC, sino que además ofrecen una amplia gama de terminales y colores a elegir. 

3.- Según tipos de lamas

  • Lamas enrollables: impiden totalmente el paso de la luz, aislando la ventana del exterior. 
  • Lamas orientables: las lamas pueden ser orientadas para proteger el interior de los rayos solares y otro tipo de inclemencias. 
  • Lamas graduables: regulan la intensidad de la entrada de luz hacia el interior y protegen frente a los deslumbramientos. 

4.- Según tipos de accionamiento

  • De motor: son las conocidas como persianas automáticas. 
  • De cardan: incluyen una pequeña manivela para subir o bajar la persiana. 
  • De cinta: disponen de una cinta para poder accionar manualmente la persiana. 

Tipos de persianas de interior

A diferencia de las persianas de exterior, las de interior suelen estar instaladas en la pared o el techo de la habitación. Estos paneles o pantallas son un gran aliado dentro del hogar. No sólo sirven como elemento decorativo, sino que además contribuyen a la privacidad y ahorro de energía dentro del hogar. Estos son sus tipos:

  1. Persianas venecianas: se conocen también como persianas horizontales. Son fáciles de colocar y suelen estar hechas de plástico, madera o aluminio. Su apertura es hacia arriba, permitiendo una apertura media para regular el paso de la luz. Son muy habituales dentro de oficinas de trabajo.
  2. Persianas verticales: son igual que las venecianas, pero sus láminas están dispuestas de manera vertical.
  3. Persianas enrollables: estos paneles son modernos y prácticos ya que aseguran una mayor intimidad, así como protección frente a los rayos solares. 
  4. Panel japonés: la persiana de panel japonés es sinónimo de elegancia. Ideal para interiores minimalistas.
  5. Persianas blackout: estos paneles se conocen también como persianas de oscuridad total, ya que su mecanismo bloquea totalmente el paso de la luz hacia el interior. 
  6. Persianas plisadas: suelen estar hechas de tela o papel para su fácil plegado. Esto también indica que son fáciles de romper. Sobre todo, si están instaladas en cuartos con mucho movimiento como, por ejemplo, el de los niños.

¿Quieres cambiar las ventanas de tu casa y por ende las persianas? ¿No sabes qué modelo elegir? En Reformadísimo tenemos todas las respuestas. 

WhatsApp chat