Tener un vestidor en la habitación es el sueño de muchos. Una habitación propia en la que poder cambiarse cómodamente y tener toda la ropa bien ordenada. Lo cierto es que existen muchos tipos de vestidores en función del espacio disponible, así como de su propio estilo. A continuación, te mostramos una lista con los vestidores más de moda para que elijas cuál encaja mejor con tu decoración. 

Tipos de vestidores en función del espacio

No existe un tipo de vestidor en concreto. Todo dependerá del espacio que tengamos disponible dentro de la habitación. Por este motivo, lo más lógico es diseñar el vestidor en base a los metros cuadrados útiles para este fin. Es decir, hacerlo personalizado en tamaño, forma y estilo. 

Los vestidores ofrecen una visión mucho más abierta y elegante que los armarios. Su apertura y tamaño permiten tener siempre a la vista todos los complementos y vestuario. Un plus de comodidad para aquellos que necesitan pensar bien qué van a ponerse cada día. Se trata de un refugio personal en el que la mayoría se encuentra muy a gusto. 

Para que tu vestidor sea perfecto es importante que tengas en cuenta las siguientes claves:

  • Ubicación.
  • Organización.
  • Distribución. 
  • Iluminación. 

De esta manera, nos podemos encontrar con varios tipos de vestidor:

  1. Abiertos.
  2. Cerrados. 
  3. Semicerrados. 
  4. En forma de U.
  5. En forma de L. 
  6. Con isleta. 
  7. Vestidor – tocador. 

Como has podido observar las posibilidades son infinitas siempre y cuando tu vestidor encaje a la perfección con el espacio libre en la habitación. Pero también has de saber que puedes aprovechar las zonas de paso para crear un vestidor de ensueño

Tipos de vestidores en función de la decoración 

Lo cierto es que una habitación parece desnuda sin su vestidor. Si ya te has decidido por incluir uno en tu cuarto necesitas saber qué estilo encaja mejor con tu decoración. Para ello, nos debemos centrar en los pequeños detalles, así como en el diseño de sus puertas (si es que las tiene) e interior. 

De esta manera, nos encontramos con los tipos de vestidores que siguen a continuación:

Vestidor Clásico

Los vestidores clásicos suelen ser los más similares a un armario en forma de U, pero con más espacio disponible. Las características que mejor definen a este tipo de vestidor son la elegancia y la sofisticación. Sus posibilidades decorativas son bastante amplias pudiendo ser incluso hasta un poco retro. La principal ventaja de este estilo es que tiene sus propias señas de identidad y una historia propia que nunca pasa de moda. Los vestidores clásicos destacan por su amplitud, riqueza visual y tonos blancos o crema. Un estilo que puede combinarse a la perfección con elementos más contemporáneos. 

Vestidor moderno

Si antes nos podíamos permitir más licencias decorativas, ahora buscaremos un estilo más minimalista. Los vestidores modernos apuestan por el color blanco y las líneas simples como protagonistas. Esto no quiere decir que tengas que tener un vestidor sin color alguno, ya que puedes contrastar éste con otros colores un poco más llamativos. El vestidor moderno suele tener forma de L y un espejo que mejora la visibilidad global, así como la sensación de amplitud. Una buena opción es colocar puertas de cristal en esta clase de vestidores, ya que el modernismo incorpora el vidrio como símbolo de transparencia. Un espacio totalmente atemporal con el que disfrutarás muchísimo. 

Vestidor urbano

El también conocido como urban style cuenta con la combinación de madera y metal como clave decorativa. Si tu vestidor es de madera en su gran parte siempre puedes rebajar este efecto colocando cajones o tiradores de metal, espejos, sillas de metálicas y elementos decorativos que hagan referencia a la ciudad. En este tipo de vestidor puedes apostar por la colocación de vinilos con motivos urbanos que te hagan sentir más ciudadano del mundo que nunca. 

Vestidor vintage

El estilo vintage es el que nos permite echar una mirada romántica al pasado. En esta clase de vestidores los muebles y elementos decorativos son la clave perfecta. Apuesta por los muebles y elementos decorativos envejecidos y combínalos de la manera que más te guste. Este estilo decorativo es perfectamente combinable con el que vamos a ver a continuación: el industrial. 

Vestidor industrial

La decoración industrial está en pleno apogeo. Se trata de un estilo moderno con toques vintage que recuerda a los locales y fábricas de los años 50. Si tienes un vestidor amplio, sin separaciones, con paredes de piedra o cemento e incluso instalaciones a la vista, este es tu estilo. Por último, ten en cuenta la paleta de colores a escoger teniendo siempre en cuenta el comportamiento natural de los materiales usados para este estilo (marrón, gris, negro, beige, plata, verde agua, etc). 

Si estás convencido en diseñar tu propio vestidor estás de enhorabuena. En Reformadísimo te podemos ayudar brindándote toda nuestra experiencia. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso. 

WhatsApp chat