Antes de comenzar con las reformas integrales hay que tener claras muchas cosas. No sólo cómo quieres que quede la vivienda o el local a reformar después de la obra. Ni los materiales que quieres que se empleen en ella. También hay que conocer otra serie de asuntos de vital importancia para la reforma, relacionados con ella tanto de manera directa como indirecta.

Entre estos temas que es importante conocer están los permisos que debes solicitar, cómo tratar las zonas comunes en caso de que la reforma sea de una vivienda en un bloque de pisos, cómo retirar escombros o la utilidad de la firma de un contrato de obra. A continuación te ofrecemos detalles sobre estos y otros aspectos que es importante que conozcas antes de iniciar reformas integrales.

Reformas integrales: qué pasos dar antes de empezar una

Previo al comienzo de una reforma integral, lo más importante es tener claras las necesidades que tienes con respecto al espacio a reformar. También lo que quieres que haya en ella cuando termine la reforma: salones, dormitorios, baños, aseos, etc. Una vez lo tengas claro, llega la hora de ponerte en contacto con diversas empresas de reformas. Así podrás tratarlo con ellas y que estudien el espacio y se hagan una idea de lo que quieres conseguir. A continuación, que cada una te presente un presupuesto. Así tendrás varios entre los que elegir.

Una vez elegido presupuesto, debes saber que es necesario solicitar una serie de permisos para poder llevar a cabo la obra. Estos, así como su cuantía, varían en función de la localidad donde vivas, así como de la provincia y la comunidad autónoma. Por tanto, y para salir de dudas, es aconsejable que antes de nada te dirijas al Ayuntamiento para informarte de qué permisos necesitas. Pero también de los plazos que debes cumplir. De esta manera no sólo conocerás cuánto te costarán los permisos, sino que también evitarás pedirlos fuera de plazo y tener que parar la obra por ello. Seguramente tendrás que pedir un permiso de obra mayor, pero mejor enterarte de todo lo que puedes necesitar aparte.

Las reformas integrales llevan también aparejadas la producción de cascotes y otros restos procedentes de la retirada de elementos viejos de la vivienda. También de los escombros generados en ella. Para depositarlos fuera de la vivienda necesitarás contar con contenedores de obra o sacos para escombros. Estos se alquilan por días, y además del precio del alquiler tendrás que solicitar un permiso para ponerlos. Además, cuando estén llenos y la empresa se los tenga que llevar a un punto específico para verter escombros, será necesario abonar otra tasa para poder hacerlo.

Todo preparado para la reforma

Cuando ya tengas la información necesaria y hayas elegido la empresa que se hará cargo de la obra (es importante enterarte de si se encargan ellos de la solicitud de los permisos), debes formalizar por escrito un contrato con todo lo que se va a hacer en la obra al detalle. Es lo que se conoce como contrato de obra, y será tu mejor aliado en caso de que haya algún problema con la reforma. Tras la firma, ya está todo preparado para empezar.

¿Todo? Aun falta un pequeño detalle. Si la vivienda o la estancia a reformar está en un bloque en el que hay dos o más propietarios será necesario cubrir las zonas comunes para que no sufran ningún daño. Generalmente, esto implica que hay que tapar las zonas por las que vayan a pasar los operarios de la obra y se vayan a mover cascotes y otros materiales. Así se evita que sufran deterioros.

Esto lo suelen hacer los propios operarios de la empresa encargada de las reformas integrales, por lo que no tendrás que preocuparte por ello. Eso sí, seguro que tiene un coste adicional, que vendrá reflejado en el presupuesto. Las partes a cubrir serán, generalmente, el portal de entrada al edificio, el camino hasta el ascensor, el ascensor por dentro hasta media altura más o menos, y el rellano del piso. En caso de que haya más de un ascensor en el bloque únicamente será necesario cubrir uno.

Durante la reforma, debes saber que si algo no te gusta o difiere de lo estipulado en el contrato puedes comunicárselo a la empresa y hablar con ellos para que rectifiquen. Es importante que si te sucede esto lo hagas lo antes posible, porque de otra forma es probable que el fallo o el problema se convierta en un tema más complicado de solucionar.

Por eso, también es aconsejable contratar a una única empresa para que se haga cargo de toda la reforma. Así no solo evitarás tener que andar pendiente de hablar con decenas de operarios y jefes de obra, uno o varios por cada empresa. También contarás con un único interlocutor al que comunicar cualquier problema.

WhatsApp chat