El origen de los locales comerciales convertidos en vivienda se encuentra en el Nueva York de los años 1950, específicamente en los conocidos barrios de Tribeca y Soho, cuando jóvenes y artistas se instalaron en almacenes en desuso debido a los altos precios de las viviendas.

Estos empezaron a alquilar estos espacios dándoles un doble uso, de vivienda y lugar de trabajo, y los bautizaron como “loft”. En realidad, su traducción literal sería el de buhardilla o ático, pero hoy en día el significado más extendido de este tipo de vivienda moderna por excelencia, es el de un espacio sin compartimentaciones, diáfano, que suele contar con dobles alturas y grandes ventanales.

La crisis ha causado un aluvión de quiebras empresariales. Al menos en los últimos cuatro años se han cerrado más de 12.000 establecimientos en España, con lo cual, actualmente, no son pocos los propietarios que deciden convertir este tipo de inmueble comercial en vivienda para poder venderla o alquilarla mejor o incluso para vivir.

Loft

Pero antes de adquirir o remodelar este tipo de locales, hay que asegurarse de que nada impedirá la conversión. Para hacer los trámites se deben realizar previamente varios pasos y cumplir varios requisitos:

  • Si el local está integrado en una comunidad de vecinos, antes de empezar cualquier obra, hay que acudir al Registro de la Propiedad y pedir los estatutos de la Comunidad de Propietarios donde se reflejará si efectivamente está prohibido o no convertir un local del edificio o urbanización en vivienda. Si no está así establecido, el Tribunal Supremo da plena libertad al usuario para cambiar el uso de local a vivienda a su antojo, salvo que el cambio de uso esté expresamente prohibido o que el cambio de destino aparezca expresamente limitado por el régimen de propiedad horizontal, su título constitutivo o su regulación estatutaria.
  • De igual forma, el departamento de urbanismo de cada localidad deberá expedir una licencia de cambio de uso (de local a vivienda). Este local transformado se establecería como una nueva vivienda y ésta debe cumplir con la normativa urbanística del Ayuntamiento del municipio. Por tanto, se debe acudir al Consistorio y preguntar los requisitos indispensables y los trámites legales necesarios para hacer este cambio. Una vez acabadas las obras también se deberá pedir y pagar la licencia de primera ocupación.
  • Respecto a las obras, lo primero que se necesita es la redacción del proyecto por parte de un arquitecto. Hay que tener en cuenta que hay factores externos que pueden afectar la viabilidad del proyecto, como la imposibilidad de cumplir con el Código Técnico de la Edificación, que son las normas que regulan la construcción de los edificios, especialmente en lo que refiere a la accesibilidad, la salubridad, y especialmente, la habitabilidad (altura libre, longitud de fachada, ventilación e iluminación natural, salida independiente de humos, etc.). El cambio de uso implica, especialmente, comprobar que no existe afectación de la estructura del edificio ni compromete elementos comunes.
  • Convertir un local comercial en un “loft” es más económico porque se tienen menos paredes y es más fácil acondicionar las instalaciones. Incluso puede salir más rentable que hacer la operación de compraventa tradicional. Lo más importante es saber que no todos los locales pueden llegar a convertirse en viviendas: por la falta de iluminación, por sus dimensiones mínimas, escalones, ventilación de las estancias, etc… así que, si se tiene en mente comprar uno para convertirlo posteriormente en vivienda, hay que asegurarse de que el proyecto sea viable, técnica y económicamente.

La idea de comprar un local para convertirlo en un piso puede ser una muy buena inversión en los tiempos que corren.

WhatsApp chat