El ladrillo ha venido a ser sustituido por el pladur a la hora de reformar una vivienda. La búsqueda de nuevos materiales más efectivos y económicos nos ha llevado a este resultado. Las paredes de pladur encierran una serie de características muy a tener en cuenta por las empresas del sector de las reformas. Por este motivo, queremos ahondar un poco más sobre este tema. Estas son las ventajas de usar pladur en lugar de ladrillo. 

Qué es el pladur

El pladur es un material compuesto por placas de yeso laminadas y separadas entre sí por finas placas de celulosa y cartón. Lo cierto es que el pladur reúne una serie de características que lo convierten en el material perfecto no solo para levantar paredes, sino también para crear ambientes únicos. Sus atributos más significativos son:

  • Resistencia al fuego.
  • Aislante acústico. 
  • Aislante térmico. 
  • Resistencia a los golpes. 
  • Regulador de humedad. 
  • Versatilidad. 

Lo cierto es que las paredes de pladur no son un invento nuevo. Este material tiene una larga historia tras de sí. Ya fue en el año 1917 cuando el pladur llegó a Europa. Desde entonces su colocación no ha hecho más que extenderse por todo el mundo. Y es que su colocación es realmente sencilla, permitiendo además su aplicación en la creación de falsos techos, muebles, tabiques, armarios empotrados, chimeneas, etc. 

Tipos de pladur

Una de las características que hacen a este material único es su gran versatilidad. El pladur es un material que se puede cortar, pegar, atornillar, etc. Esto significa que puede usarse para muchos usos. Asimismo, podemos diferenciar varios tipos de pladur en base a sus clases de placas. Es decir, podemos encontrarnos con pladur:

  • Pladur N (gris): el pladur N es la placa base a partir de la cual se generan el resto de tipos de pladur. La placa estándar consiste, como hemos visto, en dos capas de celulosa y una de yeso. 
  • Pladur TEC (amarillo): el pladur TEC es un material igual que el anterior, pero con una dureza reforzada para una mayor resistencia a los golpes. En un nivel superior se encuentra el pladur GD, ya que su dureza es aún mayor. 
  • Pladur FOC (rosa): este es un pladur resistente al fuego, gracias a la incorporación de fibra de vidrio. 
  • Pladur WA (verde): estamos ante un pladur resistente al agua, gracias a los aceites siliconados que lleva incorporados en su composición. 
  • Pladur FON (azul): especial para el aislamiento acústico de las estancias. Su composición contiene fibra de vidrio en su reverso capaz de absorber los sonidos no deseados. 

Como se puede ver el pladur es un material muy versátil que puede ayudarnos en la reforma tanto de una vivienda, una oficina o un local. 

Ventajas de las paredes de pladur en casa

El pladur es un material ligero y fácil de colocar. Esta opción ha logrado desbancar al ladrillo por sus múltiples ventajas. Si aún no lo tienes claro, te mostramos los beneficios de utilizar el pladur como material de reforma:

  1. Limpieza: el pladur, al contrario que el ladrillo, no necesita de mezclas de cemento para su colocación. Esto supone la eliminación de tiempos de secado, así como la reducción en la producción de escombros. El pladur es mucho más sencillo de manipular. Se corta de manera limpia de forma que el sobrante puede ser utilizado para otros usos. 
  2. Ligereza: el pladur es un material muy ligero. Sus paneles son fáciles de transportar y no suponen un aumento de carga en los forjados. 
  3. Colocación rápida: Los paneles de pladur se pueden levantar en tan solo unas horas. Su montaje supone colocar una perfilería metálica tras la cual se procede al atornillado de las placas. 
  4. Acabado: el pladur no necesita ser enlucido para poder ser pintado como le ocurre al ladrillo. Una vez colocado, se aplica la pasta a juntas y tornillos y ya está listo para darle el color deseado. Además, su cámara interior permite tanto introducir como mover las instalaciones sin necesidad de tener que hacer rozas. 
  5. Resistencia: las paredes de ladrillo, ante los movimientos de un edificio, tienden a producir grietas debido a su alta compacidad. Sin embargo, el pladur es un material mucho más resistente, ya que es capaz de absorber los movimientos, evitando así la aparición de grietas. 

¿Qué es más barato, el ladrillo o el pladur?

Si prestamos solo atención al material en sí, nos encontramos con que el ladrillo es mucho más barato que el pladur. Sin embargo, si también tenemos en cuenta la mano de obra, el material auxiliar y el tiempo, los precios acaban equiparándose. Recuerda que el pladur no necesita de mezclas ni de limpieza de escombros, por lo que es más fácil de colocar. Esto ha de ser tenido en cuenta también a la hora de calcular su precio final. 

Si necesitas poner paredes de pladur en tu casa, local u oficina y quieres sacar partido a todas sus ventajas, confía siempre en profesionales especializados. En Reformadísimo te hacemos tu presupuesto sin compromiso. ¡Infórmate

WhatsApp chat