Cuando decidimos realizar una reforma integral en nuestra casa una de las dudas que se nos plantean es qué tipo de carpintería utilizar para la sustitución de todas nuestras ventanas.

Como ya sabemos, las ventanas son uno de los mayores puentes térmicos en la fachada de nuestra vivienda, esto quiere decir que son puntos débiles en el aislamiento del cerramiento y que de su calidad y correcta instalación dependerá el aislamiento que tengamos en la casa. Para evitar este suceso debemos instalar unas ventanas lo suficientemente aislantes para evitar pérdidas de calor y ahorrar en calefacción. Así como aislar del calor en verano. 

Existen dos tipos de ventanas que consiguen dicho aislamiento, las ventanas de PVC y las de aluminio con rotura de puente térmico.

El PVC de por sí es aislante, es decir, no transmite la temperatura exterior al interior, pero el aluminio necesita una pieza intermedia que rompa el puente térmico para que dicha transmitancia disminuya.

Ventana de Aluminio con Puente Térmico

Alumino - puente-termico

Ventana de PVC

 

Ventana PVC

Llegada la hora de tomar una decisión acerca del tipo de carpintería, debemos tener en cuenta los factores que enumeramos a continuación:

  • A pesar de la rotura de puente térmico del aluminio, el PVC sigue teniendo mejor capacidad aislante tanto térmica como acústicamente hablando.
  • Los perfiles de PVC tienen mayor tamaño que los del aluminio, por lo que cuando tengamos vanos de pequeñas dimensiones tendremos que optar por una perfilería de aluminio más estrecha para tener una mayor dimensión de acristalamiento y por tanto más luz.
  • En cuanto al mantenimiento y durabilidad de los materiales, ambos tienen una larga vida útil, aunque el aluminio al estar lacado siempre se puede picar o rayar, mientras que el PVC sólo precisa de agua y jabón para su limpieza.
  • Hasta hace poco existía cierta limitación a la hora de elegir diseños o colores en las ventanas de PVC, pero se están supliendo estas carencias con la elaboración de perfiles en una amplísima gama de colores.
  • Si hablamos de precio, el PVC se pone por delante, siendo estas ventanas algo más económicas puesto que el proceso de fabricación, al realizarse las mismas de una sola pieza, es más sencillo.
  • Para los que velan por el medioambiente, cabe destacar que aunque los dos materiales son altamente reciclables, el reciclaje del PVC es más respetuoso con el medioambiente ya que se necesita menos energía para el proceso.

Esperamos que todas las características enumeradas os sirvan para poder tomar una decisión de una manera objetiva y optar por la ventana que más se amolde a vuestro tipo de vivienda.

Y para concluir tan sólo hacer hincapié en que el perfil debe ir siempre acompañado de un buen vidrio acorde a la situación y circunstancias de cada hueco, buenos herrajes tanto si es abatible (mejor aislante) como si es corredera o de guillotina y, por supuesto, ser instalada por un profesional acreditado como los instaladores de Reformadísimo, así conseguirás que tus ventanas, tanto si son de aluminio con rotura de puente térmico como de PVC, alcancen una calidad totalmente óptima.

Artículo escrito por María González. Arquitecto Técnico de Reformadísimo.

WhatsApp chat