La seguridad en una casa es clave para la tranquilidad de tu familia. Saber que tu vivienda es tan segura como acogedora es toda una garantía para disfrutar de ella al máximo. No solo cuando estás dentro de ella, sino también cuando te marchas de vacaciones. En este sentido, las puertas de entrada tienen un papel sumamente importante. Por esta razón, vamos a hablar de sus tipos. 

Cómo elegir una buena puerta de entrada

Antes de describir los diferentes tipos de puertas de entrada es imprescindible conocer cuáles son los pasos a seguir para elegir aquella que mejor se ajuste a las características y necesidades de tu casa. Estar a salvo de intrusos hará mucho más agradable nuestro día a día. Y es que nuestros seres queridos están por encima de cualquier cosa. Por este motivo, su seguridad es vital. Llegados a esta conclusión es necesario que te pares a pensar ¿es tu casa lo suficientemente segura? Teniendo en cuenta que la mayoría de los allanamientos se producen por la puerta principal, entonces la pregunta sería ¿es tu puerta de entrada lo suficientemente segura?

Para elegir bien una puerta de entrada, has de tener en cuenta lo siguiente:

  1. Tipo de vivienda: no es lo mismo una puerta para una casa unifamiliar que para un piso dentro de un edificio de viviendas. Las puertas que están en el exterior necesitan de materiales más resistentes para soportar las inclemencias del tiempo. De igual modo, su nivel de seguridad debería ser mayor, ya que la gran mayoría de intrusiones se producen en casas unifamiliares aisladas del resto. 
  2. Tiempo de forzado: todas las puertas pueden ser forzadas. La clave está en el tiempo que una persona tardaría en abrirla y los medios que necesitaría para hacerlo. A mayor tiempo de forzado mayor seguridad de la puerta. Las puertas de entrada más seguras son aquellas que requieren más herramientas, más tiempo y más ruido. Ante estas condiciones los intrusos suelen desistir en el intento. Para medir este nivel de resistencia existe la Norma UNE EN 1627 que define la capacidad de un producto para resistir a su forzado mediante la fuerza física o con ayuda de otros utensilios. La resistencia máxima de una puerta se mide a partir de los 20 minutos de oposición ante una efracción. 
  3. Características de las puertas de entrada: finalmente, pasaríamos a elegir el tipo de puerta de entrada según sus propias características. Para ello, nos debemos fijar en partes como el marco, la hoja y el cierre. En función de su calidad y particularidades podemos encontrar un tipo de puerta u otra. 
  4. Estética: la parte estética de una puerta de entrada también ha de ser tenido en cuenta. Hoy día, existen en el mercado gran cantidad de modelos de puerta que aúnan seguridad y belleza al mismo tiempo, con el fin de encajar en el estilo decorativo de cada casa. 

Es momento ahora de empezar a conocer cuál es esa tipología con base en sus condiciones y características principales. 

Tipos de puertas de entrada

Las puertas de entrada de una casa son como el saludo de bienvenida a las visitas. Su estilo habla de lo que somos. Asimismo, según sus materiales y condiciones las puertas de entrada implican un cierto nivel de seguridad que va desde el nivel nulo al 6. Si quieres saber qué tipo de puerta de entrada es la que más encaja en tu vivienda, aquí te describimos todas y cada una de ellas. 

Puertas de PVC

Estas puertas de entrada son muy versátiles, ya que pueden ser fabricadas en multitud de diseños y colores. Sus acabados pueden incluso imitar a la madera, sin necesidad de tener que realizar ningún tipo de mantenimiento sobre ellas. En cuanto a seguridad, las puertas de PVC son bastante rígidas, por lo que ofrecen gran resistencia a los golpes. Además, existen versiones en las que se ha incluido un refuerzo de acero a fin de aumentar su grado de seguridad. Por ejemplo, hay puertas de PVC que pueden llegar a ser igual de seguras que una puerta acorazada. 

Puertas de roble macizas 

El roble es una de las maderas más adecuadas para la fabricación de puertas de entrada. Su gran resistencia y su elegancia convierten a esta materia prima en apropiada para toda clase de estilos. La calidad de la madera de roble es indiscutible. Es resistente, de gran durabilidad y con importantes propiedades aislantes tanto térmicas como acústicas. De igual manera que ocurría con las puertas de PVC, también podemos encontrar versiones de puertas de entrada de roble blindadas. Otras maderas que se utilizan en la fabricación de puertas macizas son el pino y el abeto. 

Puertas de aluminio

La durabilidad del aluminio junto con la variedad de sus acabados convierten a este material en un buen candidato para una puerta de entrada. Las puertas de aluminio no sufren de fases de dilatación, contracción o deformación. Por lo tanto, su vida útil es bastante superior al de otra clase de puertas. Tampoco permiten la entrada de humedad ni sucumben a la corrosión. Finalmente, estamos ante puertas de entrada ligeras, pero resistentes. Muy fáciles de limpiar y mantener. En definitiva, el aluminio es muy utilizado en el sector de la carpintería en la arquitectura para la fabricación de puertas modernas. 

Puertas de seguridad

Si nos centramos en los tipos de puertas de entrada con ciertos niveles de seguridad, entonces tenemos que hablar de puertas blindadas y puertas acorazadas. A menudo, estos dos términos suelen ser confundidos. Por este motivo, queremos arrojar luz sobre ellos. Una puerta blindada es aquella que cuenta con un refuerzo metálico solo en su hoja. Mientras que la puerta acorazada es aquella que ha sido fabricada en acero desde su hoja y hasta su interior. La confusión viene porque la gran mayoría de puertas acorazadas están recubiertas por chapas de madera u otra clase de materiales por motivos estéticos. Teniendo en cuenta estas características, podemos decir que las puertas acorazadas son mucho más seguras que las puertas blindadas, ya que estas últimas ofrecen una menor resistencia a los golpes. 

De igual modo, para que una puerta sea calificada como puerta de seguridad ha de cumplir con una serie de requisitos, tales como:

  • Cerradura: este es el corazón de una puerta de seguridad. La cerradura es la parte de la puerta que mueve todo su mecanismo de apertura y cierre. Por lo tanto, su cilindro y bombín habrán de haber sido diseñados para resistir diferentes clases de técnicas de ataque como, por ejemplo, el famoso bumping
  • Puntos de cierre: las puertas de seguridad llevan entre 3 y 7 puntos de cierre diferentes, de acero. A mayor número y grosor, mayor nivel de seguridad de la puerta. 
  • Escudo: el embellecedor circular que rodea al bombín de una puerta es lo que se conoce como escudo. Estos escudos de seguridad no solo cumplen con una función decorativa. Su misión también es la de proteger la cerradura de ataques con herramientas como taladros, alicates, etc. Los escudos de base acorazada son aquellos que más resistencia ofrecen frente a los ataques. 
  • Llaves: las llaves y el cilindro de una puerta de seguridad han de estar registrados bajo una patente con una vigencia superior a 4 años. También existen lo que se conocen como llaves incopiables o de copia protegida y matriz de códigos. Son llaves que se encuentran en la base de datos del fabricante, con el fin de controlar todas las copias que se realizan de ellas, evitando así su duplicación sin consentimiento. 

Niveles de seguridad de las puertas de entrada

Según la Norma UNE en 1627 que hemos mencionado con anterioridad podemos hablar de diferentes grados y niveles de seguridad que van desde el 1 y hasta el 6. Como ya sabemos esta clasificación se establece en función del tiempo de apertura logrado en los diferentes ensayos. De esta manera, las puertas más seguras son:

  • Las de clase 3: seguridad básica. Tiempo de resistencia 5 minutos. 
  • Las de clase 4: seguridad razonable. Tiempo de resistencia 10 minutos. 
  • Las de clase 5: seguridad buena. Tiempo de resistencia 15 minutos. 
  • Las de clase 6: alta seguridad. Tiempo de resistencia 20 minutos. 

Si quiere saber si su puerta cuenta con un certificado de seguridad ha de buscar una pegatina o etiqueta en la que aparezca la Norma UNE EN 1627 junto con un número de serie exclusivo para cada puerta y que comienza con las letras ES. 

No obstante, para que una puerta sea 100% segura es importante contar con su buena instalación. Esta debe realizarse siempre por medio de verdaderos profesionales del sector. De lo contrario, todas sus características podrían ser desaprovechadas invitando a fallos indeseados en su sistema de seguridad. En Reformadísimo te ofrecemos a un completo equipo de profesionales con experiencia en la instalación de todo tipo de puertas de entrada. Si estás pensando en reformar tu casa y quieres aprovechar para cambiar la puerta de tu vivienda, este es el momento. Pídenos presupuesto sin compromiso y en poco tiempo recibirás una respuesta acorde a tus necesidades. Porque la seguridad y la tranquilidad de tu familia no tiene precio. 

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat