¿Notas que el ambiente de tu hogar está cargado? ¿Sientes que tus cortinas y ropa de cama parecen mojadas y pegajosas? ¿Han empezado a aparecer manchas en tus paredes y techos? Estas son solo algunas de las señales de alarma que te están indicando que necesitas reducir la humedad en casa.

Tener un exceso de humedad en el hogar resulta increíblemente problemático y, en los casos más graves, no solo supone una molestia sino que también puede acabar causando daños materiales o tener consecuencias negativas en nuestra salud.

Los problemas de humedades son muy habituales en las casas antiguas y en aquellas que cuenten con un mal aislamiento. También pueden darse por una falta de mantenimiento por parte de las personas que viven en ella -si no ventilan bien, por ejemplo- o provenir de las viviendas adyacentes.

Por suerte, todos los problemas de humedades tienen solución. En muchas ocasiones es posible reducir la humedad en casa aplicando métodos sencillos y en otras necesitarás la ayuda de unos profesionales especializados en reformas como Reformadísimo.

Como expertos en la realización de reformas integrales en Madrid en este artículo vamos a darte todas las claves sobre la humedad en el hogar y qué puedes hacer para combatirla.

¿Qué es la humedad? ¿Cómo se puede medir?

Cuando hablamos de humedad en el hogar nos referimos a la cantidad de vapor de agua que hay en el ambiente. Esta puede medirse en términos absolutos (humedad absoluta) o relativos (humedad relativa o grado de humedad).

La humedad absoluta es la cantidad de vapor de agua por unidad de volumen de aire. La humedad relativa es un porcentaje entre la cantidad de vapor de agua que contiene el aire y la que necesitaría tener para saturarse a la temperatura actual.

En el caso de que la humedad relativa llegase al 100% el aire estaría saturado y se encontraría en su punto de rocío. Cuando el grado de humedad es muy grande se condensa en forma de agua y hace que aparezca moho y proliferen las bacterias y virus. Aunque la humedad en el ambiente no es mala, si esta es muy baja también puede ser perjudicial.

¿Cuál es la humedad ideal en interior?

Los valores de humedad relativa recomendados en el interior del hogar deben estar entre el 40 y el 60%. Los expertos señalan estos porcentajes por dos motivos:

  1. La supervivencia de la mayoría de las bacterias y virus que se transmiten por el aire se minimiza cuando hay humedades relativas entre el 40 y el 70%.
  2. La población de ácaros y hongos se reduce cuando la humedad es inferior al 50%. La mayoría de los hongos no se pueden desarrollar si hay menos del 60% de humedad relativa.

Tipos de humedades

Si quieres reducir la humedad en casa lo primero que necesitas saber es qué tipo de problema de humedad tienes y por qué se está originado.

A continuación vamos a ver las claves de los tres tipos de humedades más comunes: las que se producen por condensación, las que son debidas a subidas capilares y las producidas por una infiltración.

Humedades por condensación

Son unas de las humedades más comunes en las viviendas y aparecen porque existe un nivel de humedad muy elevado en el ambiente que se condensa al chocar con superficies frías generando gotitas de agua que a su vez originan las humedades.

Hay dos tipos de humedades por condensación, las superficiales que suelen originarse por el cambio térmico entre la temperatura interior y exterior dentro de las viviendas y las intersticiales que se dan en la pared interna de las paredes con cámara de aire.

Humedad por subidas capilares

Este tipo de humedad aparece porque las paredes absorben el agua del subsuelo, generalmente se debe a una mala impermeabilización de algunos materiales de construcción que actúan como “esponjas”.

Este tipo de humedades son muy comunes en casas con jardines, terrazas o edificaciones asentadas en zonas de acuíferos pero puede solucionarse escogiendo materiales adecuados como las baldosas hidráulicas modernas, impermeabilizadas y resistentes a la humedad.

En estos casos las humedades aparecen en la pared y alcanzan como mucho una altura de un metro y medio aproximadamente.

Humedad por infiltración lateral en pisos bajos

La humedad por filtración puede darse cuando el agua del exterior penetra en el hogar a través de una grieta o fisura o como consecuencia de una mala impermeabilización. También pueden producirse infiltraciones desde las viviendas adyacentes, generalmente los superiores, cuando hay un mal aislamiento.

Si te interesa saber más sobre métodos de aislamiento térmico en uno de nuestros artículos anteriores te dimos todas las claves.

Formas de eliminar la humedad en casa

Como señalamos en la introducción, las humedades en casa pueden aparecer por numerosas razones por lo que hay numerosas formas de combatirlas. ¡A continuación vamos a ver las más habituales!

Ventilación

Una de las formas más sencillas de evitar la humedad por condensación es adquirir el hábito de ventilar la vivienda a diario, sobre todo en climas húmedos.

Reconoce las fuentes de humedad

Para reducir la humedad en casa de forma adecuada es importante detectar cuál puede ser el origen de tu problema. Si están apareciendo manchas de humedad fíjate en qué zonas, analiza cuáles son tus hábitos y comprueba si las soluciones que estás aplicando dan resultado.

En el caso de que las soluciones sencillas no funcionen es el momento de plantearse contactar a un profesional que pueda detectar con un sensor de clima y equipos termográficos dónde se encuentra la fuente que está originando el problema de humedades.

Utiliza un deshumidificador

Este electrodoméstico sirve para absorber y drenar la humedad en el ambiente de una forma fácil y sencilla. Es uno de los métodos más habituales si se quiere reducir la humedad en casa y es un imprescindible en zonas frías o muy lluviosas.

Eliminar la humedad con sal

Esta solución funciona como un deshumidificador casero a pequeña escala y puede ayudarte con pequeños problemas de humedades.

Tan solo tienes que colocar un kilo de sal gruesa en un recipiente plano y ubicarlo en las zonas más afectadas para que absorba la humedad.

Tender la ropa en el exterior

La ropa mojada añade humedad a la estancia por lo que es recomendable que evites en la medida de lo posible tender dentro de casa. Aprovecha los días soleados para hacer la colada o, si vives en zonas en las que hace poco sol, valora comprar una secadora.

Encender el extractor al cocinar

Los vapores y la condensación que se producen en la cocina pueden agravar cualquier problema de humedades. Por eso, es importante que utilices la campana extractora siempre que cocines para que los absorba. Además, así evitarás que los olores de la comida se queden en tus cortinas y otros textiles.

Impermeabilizaciones y canalizaciones

En el caso de que sufras humedades por infiltraciones es importante contar con la ayuda de profesionales como Reformadísimo para impermeabilizar todas las zonas afectadas por fisuras, sellar las paredes, tejados y terrazas y canalizar las corrientes subterráneas que puedan estar provocando humedades en la vivienda.

¿Qué consecuencias tiene la humedad en casa?

Ahora que ya sabes qué es la humedad, sus tipos y cómo combatirla es probable que te preguntes por qué es tan necesario tenerla bajo control. Por eso, para terminar, vamos a ver qué consecuencias puede tener la humedad para nuestro hogar, nuestra salud y nuestro bienestar.

Daños materiales

Un exceso de humedad puede acabar provocando daños muy importantes en tu vivienda. Siempre es mucho más sencillo y económico detectar las causas de la humedad y tomar medidas preventivas para evitar estos destrozos que arreglarlos más tarde.

Efectos en la salud

Tener un exceso de humedad en casa aumenta el riesgo de padecer alergias, rinitis e infecciones cutáneas. Además, también pueden empeorar trastornos como el asma o las migrañas.

Confort y bienestar

Dejando de lado las consecuencias que pueda tener un exceso de humedad para tu salud o los daños materiales que pueda causar, vivir constantemente con él no deja de ser tremendamente molesto.

No hay nada peor que vivir en una casa en la que no estés completamente cómodo.

Recuerda que, si lo necesitas, desde Reformadísimo podemos ayudarte con cualquier tipo de reforma que necesites hacer en tu hogar. ¡Podemos hacernos cargo de todo!

Puedes solicitar tu presupuesto para reforma integral de una forma rápida y sencilla. ¡ Estaremos encantados de asesorarte! Tan solo tienes que rellenar nuestro formulario con unos datos muy sencillos y podremos darte una estimación online y sin compromiso de nuestro presupuesto.

Contenido validado por María Luisa De La Rubia
Socia Fundadora en Reformadisimo