En plena época de frío, descubrimos a veces que la calefacción no funciona bien. No es que haya una avería en un termo o una caldera, sino que el calor no se reparte uniformemente por la vivienda. O que, sencillamente, no calienta. Entonces surge la pregunta ¿toca cambiar el sistema de calefacción por uno más eficiente? Si la respuesta es sí, es la hora de valorar las distintas posibilidades de que dispones para ello y pensar si te interesa instalar calefacción por aerotermia.

Este tipo de calefacción, indicada sobre todo en el caso de viviendas de climas que no son fríos en exceso, ofrece no pocas ventajas. Aparte, claro está, de calentar una vivienda cuando es necesario, está considerada como una calefacción de una gran eficiencia energética. Además, frente a otros sistemas de calefacción, permite un ahorro de energía notable. Así que, aunque al principio haya que realizar un cierto esfuerzo económico para su instalación, el gasto se verá pronto compensado. La factura de la luz que se consigue con la calefacción por aerotermia será sensiblemente inferior a la que te llegaría con otros sistemas de calefacción. Pero, ¿qué es la calefacción de aerotermia? ¿Qué pasos dar para instalar calefacción por aerotermia?

¿Qué es la calefacción por aerotermia?

Un sistema de calefacción por aerotermia es aquel que funciona gracias a una unidad extractora instalada en el exterior de la vivienda que se quiere calentar, conectada a un elemento interior (o con él integrado en el exterior) que después va a un circuito conductor de calor en el interior de la vivienda. Este circuito puede ser muy variado, y puede ser tanto de suelo radiante como uno convencional de tuberías de agua que alimentan radiadores en las paredes.

Esta unidad exterior está preparada para proporcionar también aire acondicionado en verano. Además, es capaz de generar agua caliente. Pero, ¿cómo funciona? Pues de manera muy sencilla: extrayendo energía del aire, ya sea caliente o frío, para que después el sistema lo caliente a la temperatura que se desee antes de expulsarlo en el interior de las estancias que se quieren calentar. No importa si en el exterior hace frío, puesto que el sistema funciona incluso cuando la temperatura en la calle es inferior a cero grados. El aire que entrará en el sistema de calefacción siempre será caliente, y se encargará de caldear agua para que corra por un circuito. Incluso, si está preparado, el circuito del agua caliente sanitaria.

Pero, ¿cómo se consigue esto? Pues gracias a que en el sistema de calefacción hay un gas comprimido a baja temperatura. Se trata de un ingrediente esencial para que funcione el sistema. Sin él, la calefacción por aerotermia no funciona, porque el ciclo que se encarga de la extracción del calor del aire que toma del exterior queda interrumpido.

Instalar calefacción por aerotermia: consideraciones previas

Instalar calefacción por aerotermia requiere una obra bastante considerable. Por tanto, ocasionará bastantes molestias en la vivienda en la que se coloque. Además, si te gusta este sistema de calefacción, como hemos mencionado, te tocará hacer frente a un notable desembolso inicial para poder afrontar su instalación. Tenlo por tanto en cuenta de cara a su presupuesto. Eso sí, luego tendrás una calefacción más barata, no solo que otros sistemas de calefacción eléctrica, también que la de gas o de gasoil.

La calefacción por aerotermia es renovable y también sostenible. La generación de calor que produce no ocasiona ningún tipo de combustión, y por tanto, no emite ningún residuo. Tampoco humo, lo que reduce la suciedad ambiental. Esto lleva a también a una mayor seguridad, porque no se quema nada. Instalar calefacción por aerotermia implica olvidarse de la caldera. Eso sí, hay que dejar espacio a uno de sus componentes, que en muchos casos irá colocado en el interior. No obstante, hay que valorar si se puede situar en un punto en el que no estorbe ni ocupe espacio. Si es así, y tenías la caldera en la cocina, tendrás más espacio libre para electrodomésticos o espacio de almacenamiento.

En cuanto al mantenimiento de este tipo de calefacción, es más sencillo que el de muchos otros sistemas. Al no haber caldera, evitarás las costosas revisiones periódicas de su funcionamiento. Por tanto, además de ahorrar espacio, también ahorras dinero. Y tiempo, porque no tendrás que perderlo dejando tus tareas o trabajo para dar acceso a quien venga a hacer las revisiones. Tampoco tendrás que hacer mucho más para mantener el sistema en buenas condiciones, ya que las labores de mantenimiento que deberás realizar después de instalar calefacción por aerotermia son prácticamente nulas.

Algo que permite ahorrar esfuerzo y tiempo en obras al instalar calefacción por aerotermia es su compatibilidad con el sistema de calefacción que ya tuvieses instalado. Por tanto, si cuentas con calefacción por gas natural con radiadores, e incluso con un sistema de suelo radiante, las obras en el interior de casa serán mínimas. Solo tendrás que realizar las necesarias para conectar las unidades exteriores con el circuito interior y hacer que la calefacción funcione. Si la instalación es completamente nueva, tener que hacer obras en el interior no suele importar, porque generalmente se hacen en un piso vacío antes de que se ocupe. Pero cambiar toda la instalación interior de la calefacción una vez que vivas en la casa en cuestión puede causarte más de un dolor de cabeza.

Qué se necesita para instalarla

Antes de comenzar con la instalación de un sistema de calefacción por aerotermia es necesario que tengas claro qué elementos tendrás que instalar. Es decir, cuáles son los componentes básicos para que este tipo de calefacción funcione. Es necesario contar con una unidad exterior y otra interior. O con una exterior con la interior integrada. Además de con un sistema de calefacción o refrigeración, en función de si se va a instalar también, o no, aire acondicionado.

La unidad exterior se suele colocar en una terraza si la vivienda cuenta con ella. En caso contrario, se instala pegada a la fachada. A veces, sobre todo en los casos en los que la calefacción por aerotermia sea la norma en los pisos de un edificio, se puede colocar en la azotea del bloque. En este caso la unidad no estará sola, sino que habrá una por cada piso que cuente con calefacción por aerotermia. Por tanto, si hay más vecinos que tienen este tipo de calefacción, tendrás que valorar si te interesa colocar la unidad en la fachada o la azotea. Si no hay más vecinos con la unidad en la azotea, te tocará solicitar permiso y ver si es posible hacerlo. Porque no en todos los casos se puede instalar.

En esta unidad, la exterior, es donde se encuentra el líquido refrigerante que capta la energía del aire exterior. Para llevar el aire una vez se calienta al interior, se conecta esta unidad a unos conductos por los que va el gas hasta el interior. Cuando el aire del sistema está frío otra vez, recorre el camino contrario hacia el exterior. Pero en esta ocasión, lo hace como líquido.

Unidad interior ¿sí o no?

Antes de pasar al circuito de calefacción, el aire se detiene en el hidrokit, que es el nombre que recibe la unidad interior de la calefacción por aerotermia. Su misión es sacar el calor del aire que llega a él y pasarlo al circuito de calefacción, por el que se moverá con normalidad. Como con cualquier otro sistema de calefacción que se utilizase antes. Eso sí, ten en cuenta que esta unidad ocupa bastante espacio, algo a tener en cuenta en su instalación.

El espacio necesario para almacenarla será todavía mayor, aproximadamente el de una nevera convencional, en caso de que se necesite instalar una unidad interior con un depósito de almacenamiento de agua. También tienes que tener en cuenta que la calefacción por aerotermia no solo funciona con la instalación interior de calefacción mediante sistemas de agua. Este sistema es perfectamente válido para enviar aire caliente a las estancias de una casa que tenga un sistema de bomba de calor.

Además del sistema en el que los elementos necesarios para la instalación quedan divididos en un bloque exterior y otro interior, hay otro, conocido como monobloque, en el que no hay ninguna unidad colocada en el interior de una vivienda. En vez de eso, tanto la unidad que se encarga de sacar el calor del aire y la unidad que se utiliza para pasar el calor al sistema de calefacción están integradas en la misma unidad: la exterior. En este caso, pasará directamente el calor al sistema de calefacción del interior a través de unos conductos. No será necesario contar con un aparato dentro de la vivienda, lo que liberará espacio.

Qué hacer para instalar este tipo de calefacción

Una vez que tengas claro qué sistema de calefacción por aerotermia quieres instalar, tendrás que valorar si tienes que hacer una instalación en fachada del elemento exterior o en la azotea. En esos casos, puede que tengas que solicitar permiso a la comunidad. Previamente tendrás que haber elegido ya una empresa encargada de la instalación que tenga experiencia en este tipo de sistemas de calefacción, como Reformadísimo.

Ellos serán los que te aconsejen acerca de si es el sistema más adecuado en tu caso. También se ocuparán de ver cómo conectarlo con el circuito de calefacción que ya tengas en casa. Además, si lo deseas, valorarán si puedes utilizar el sistema también para la obtención de agua caliente sanitaria. E incluso como aire acondicionado en verano, en caso de que vivas en un lugar de clima cálido. Serán también los que valoren si es mejor que coloques la unidad exterior en la fachada o en la azotea.

Lógicamente, no costará lo mismo lo primero que lo segundo. Por tanto, tendrás que estudiar con detenimiento las opciones que tienes disponibles antes de decidirte y comunicar a la comunidad de vecinos qué es lo que quieres hacer. Ojo, hay veces en las que no será posible subir la unidad exterior a la azotea. En esos casos la única opción disponible será colocarla en la fachada. O en una terraza si cabe en ella y puedes permitirte ceder algo de espacio en ella.

Además de aconsejarte sobre el mejor sitio para colocar la unidad, también valorarán si conviene que instales un sistema con una única unidad, en el exterior, o si dispones de espacio para instalar calefacción por aerotermia con unidad interior. Dependerá de muchos factores. Entre ellos del espacio disponible para la unidad. Porque no siempre cabrá, especialmente en el caso de venir de sistemas de calefacción que no requieran una caldera. En estos es posible que todo el espacio disponible en la cocina esté ocupado por armarios y electrodomésticos.

Sobre todo en el caso de que la cocina no sea muy grande, algo habitual en las viviendas actuales, es poco probable que quieras renunciar a parte del mismo. Además, si quieres que las obras en el interior de la vivienda sean las mínimas, te interesa un sistema sin unidad interior. Eso sí, todo lo que vayas a hacer también dependerá del presupuesto disponible. También del que te presente la empresa que se encargará de instalar la calefacción por aerotermia.

Este presupuesto será más ajustado si solo es necesario instalar la unidad exterior y la interior (o una exterior con las dos integradas). Es la opción preferida en caso de contar ya con un sistema de calefacción por radiadores alimentados por un circuito de agua caliente. También si se utilizaba hasta el momento de cambiar de sistema de calefacción uno de gas que alimentaba un circuito de suelo radiante. Pero si solo empleabas radiadores eléctricos, bien fijos o móviles, la obra será mayor, y también lo será el presupuesto, algo que debes tener en cuenta.

Eso sí, aunque al principio la instalación te haga realizar un desembolso económico notable, la reducción del gasto en calefacción que tendrás a partir de su entrada en funcionamiento será notable en la mayoría de casos. Por tanto, a la larga, compensa. Si tienes que cambiar de calefacción y entre las opciones disponibles tienes la aerotermia, infórmate sobre este sistema para decidir si es la más adecuada para ti.

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat