Cuando nos enfrentamos a una reforma integral podemos aprovechar para que sirva para más cosas aparte de para renovar una vivienda de arriba abajo. También se puede utilizar para ganar espacio. Sobre todo, si desde la construcción no se han hecho modificaciones en el lugar. En muchas ocasiones, al construir un edificio o una vivienda se dejan bastantes metros desaprovechados. Bien porque se tapa un muro con demasiada holgura o porque se dividen estancias para separarlas, porque quedan muy pequeñas. Con una reforma se pueden explorar todas las posibilidades que ofrece una vivienda, y optimizar el espacio en casa.

Eso sí, para ello tienes que contratar los servicios de una empresa experta en este tipo de reformas, y también encontrar y aprovechar espacios ocultos. Además, ellos también suelen aprovechar para estudiar la situación y aconsejarte otro tipo de modificaciones con las que aprovechar todavía más metros en casa. O también sistemas para aprovechar los huecos que ya estuviesen a la vista pero habían quedado desaprovechados en un principio. Por ejemplo, el hueco que queda debajo de una escalera. A continuación tienes una serie de actuaciones y medidas que puedes acometer para optimizar el espacio en casa durante una reforma integral en Madrid.

Optimizar el espacio en casa en una reforma integral: pasos previos

Lo primero que tienes que hacer para optimizar el espacio en casa en el transcurso de una reforma integral es intentar encontrar los planos de la vivienda. Si el edificio no es muy antiguo y lo compraste o bien sobre plano o cuando estaba recién construido, es posible que te los diesen antes de la compra. Si no los tienes, y tu vivienda es unifamiliar o conoces al arquitecto que hizo el edificio, pídeselos. En caso de que ninguna de las opciones que hemos mencionado sea posible, tienes otras.

Cuando el edificio no es excesivamente antiguo, es probable que sus planos estén depositados en el Ayuntamiento que otorgó la licencia de construcción para el mismo. En concreto, en su archivo. También puede estar en el archivo del Colegio de Arquitectos de la región. En este colegio será donde se dio el visto bueno al proyecto.

¿Por qué es tan importante contar con los planos de la vivienda? Porque al examinarlos, un experto arquitecto o aparejador puede detectar espacios que puede liberar, muros de carga que no debe tocar y otra serie de elementos que puedan servir para el propósito final: ganar espacio. Pero no te preocupes si no puedes conseguirlos. Aunque no cuenten con él como base, tienen los mimbres necesarios para poder localizar puntos en los que arañar metros. Lógicamente, si encuentras los planos, tendrán más datos. Pero, independientemente de si lo tienen o no, lo que harán será analizar la vivienda al milímetro, pues encontrarán muchos hilos de los que tirar.

Otra de las cosas que tendrás que hacer es compartir con los responsables de la empresa que realizará la reforma las ideas que tienes para ella. Sobre todo, resaltar que quieres aprovechar para optimizar el espacio en casa. Así, sumando tus ideas a esto, y uniéndolo con las posibilidades que vean a la vivienda, podrán presentarte un proyecto de reforma con unas ideas concretas. Seguro que entre ellas está al menos una de las que te vamos a mencionar a continuación:

Optimiza el espacio en casa en una vivienda de techos altos

Si una vivienda tiene bastante antigüedad, es probable que tenga techos muy altos. Tanto, que puede incluso hacerse una segunda altura en muchas de sus estancias. En estos casos, se puede aprovechar una reforma para construir una segunda altura en el salón y, por ejemplo, colocar una biblioteca en ella. Para subir bastará con colocar una escalera de caracol o una que quede recogida cuando no se usa para que no ocupe espacio. Pero, si la estancia es grande, se puede colocar una escalera pegada a una pared.

En el caso de que la vivienda no cuente con muchas habitaciones, este tipo de construcciones, por ejemplo en la habitación destinada a salón, pueden dar lugar a un dormitorio. Es una reforma muy apreciada en estudios, en los que todas las estancias, salvo el baño, están en un único espacio. Así separas la zona de descanso del resto, lo que da un poco de intimidad a quien vive en ella. Para una mayor separación, bastará después con poner un biombo. Eso sí, ten en cuenta cómo quedará la altura tanto en el piso de abajo como en el de arriba. No sea que para ganar un poco de espacio vayas a tener que andar agachado por buena parte de la estancia.

Abajo con los muros de separación de la cocina

Si la cocina es pequeña y oscura, puedes aprovechar la reforma para unirla con el salón, que seguramente estará al otro lado de la pared. No es que sea un paso muy importante para ganar metros, pero sí lo será para dar más sensación de amplitud, y sobre todo luz, a la zona de cocina. Esto te permitirá hacer otro tipo de división no completa. Si el salón es lo bastante amplio, se puede construir una isla hasta media altura que separe la zona de estar de la cocina.

Además, puede servirte para instalar una zona de cocinar, un fregadero o una zona de preparación de alimentos en su parte superior. Y en la inferior puede haber varios armarios para guardar utensilios de cocina o alimentos no perecederos. No importa si entra en la zona del salón. Visualmente, seguirá pareciendo que la cocina, e incluso el salón, son más amplios.

Aprovecha al máximo el baño y la cocina

Estas dos estancias son quizá las que más espacio te permiten ganar en una reforma integral. Aunque sean pocos metros e incluso un área para un armario pequeño, si aprovechas bien el espacio ganarás mucho en comodidad. Pero para ello, sobre todo en el caso de la cocina, tienes que diseñar sus armarios, encimera y sitio para electrodomésticos para optimizar el espacio en casa.

Por eso es importante que una empresa o profesional experto en el diseño de cocinas se encargue de diseñar la nueva cocina. Primero tendrá que ver qué idea y necesidades tienes. También tendrá que saber qué electrodomésticos vas a instalar y cuáles son sus dimensiones, o cómo quieres que sea el fregadero. Con estos datos y poco más, podrá ponerse a medir y diseñar armarios y espacios para la cocina. No te preocupes si queda algún espacio estrecho sin utilizar. Este tipo de zonas son perfectas para instalar un pequeño armario corredero, por ejemplo para guardar útiles de limpieza. Bastará con ponerle un asa para sacarlo hacia afuera y abrirlo para acceder a lo que guardes en él. Para cerrarlo basta con empujarlo otra vez a su sitio.

No te olvides de la zona baja de la cocina. Generalmente, entre los armarios y el suelo queda habitualmente un espacio libre que en muchas cocinas de fábrica está tapado y sin utilizar. Tapa las patas de los armarios. Pero puede utilizarse para diseñar cajones a medida, incluso con ruedas, en los que organizar una pequeña despensa de latas y otros alimentos no perecederos, o de utensilios de cocina.

En cuanto al baño, suele contar con todo tipo de huecos que aprovechar. En muchos casos no son muy grandes, pero sí lo bastante como para colocar estanterías para elementos pequeños. O para armarios y cajoneras para almacenaje de diversos elementos. Otro de los espacios a los que se puede sacar partido en el baño es a la parte inferior del lavamanos o lavabo. Aunque no lo cambies en la reforma, sí puedes encargar el diseño de un armario a medida que aproveche todo el espacio que hay debajo. Se trata de una zona a la que no tienes acceso de otra manera, y un armario es la manera perfecta para aprovecharla para almacenaje.

La terraza, esa gran olvidada

La pandemia y sus restricciones has hecho que muchos volvamos nuestra mirada a la terraza de casa. Muchos que estaban pensando antes en cerrarla han dado marcha atrás porque les permite un pequeño resquicio de aire libre. Otros han decidido cerrar solo una parte por el mismo motivo. Lógicamente, si cierras la terraza e incorporas su espacio al salón o a las habitaciones ganarás mucho espacio en ellas. Si no lo divides, y simplemente tienes una terraza cerrada, contarás con el espacio perfecto para instalar en ella una zona de trabajo o de estudio independiente del resto de estancias de la casa. También, por qué no, para colocar unos armarios a medida. Más espacio de almacenaje, que siempre viene bien para optimizar el espacio en casa.

Esto también puedes hacerlo aunque no cierres la terraza. Si no es muy grande, un armario en la zona que esté pegada a la pared siempre permite optimizar espacio en casa. Y si es amplia, puedes acompañarlo con una zona de estar con sillas, una mesa e incluso un arcón con espacio para sentarse y zona de almacenaje bajo él.

Aprovecha los huecos en altura y los bajos de las escaleras

Las viviendas unifamiliares de dos o más pisos, o los áticos y viviendas de dos plantas suelen tener una escalera interior. Generalmente, la parte que queda bajo los escalones está desaprovechada. Pero es el espacio perfecto para construir un armario zapatero. Si queda espacio y su parte más alta lo permite, incluso se puede colocar en él un descalzador, que proporcionará asiento para cambiarse de calzado. Unos estantes amplios y bien organizados quedarán perfectos para guardar todos los zapatos de la familia. Así te olvidarás de verlos dispersos por habitaciones y, en general, por cualquier estancia.

La zona de entrada a casa o a algunas habitaciones también cuentan con un espacio que se puede aprovechar en muchos casos, justo sobre la puerta. Sobre todo si se trata de una vivienda con techado alto y hay bastante espacio desde el marco de la puerta al techo. Aprovecha esta zona para construir altillos de obra. Para acceder a ellos puedes instalar puertas que se abran hacia afuera o correderas. El resultado será un pequeño armario, de una profundidad generalmente notable, con mucho espacio de almacenamiento.

Optimizar el espacio en casa con armarios empotrados

Muchas casas ya de cierto tiempo cuentan con habitaciones muy espaciosas. Pero no con un elemento que sí tienen otras más modernas y que es quizá una de las mejores maneras de optimizar el espacio en casa: armarios empotrados de obra. Este tipo de armarios permite aprovechar al máximo el espacio en un dormitorio. Suelen ser muy altos, del suelo al techo, y estar divididos en una zona de altillo y otra de almacenamiento de ropa y calzado. En la parte intermedia suele ir una barra para colgar ropa y, en la inferior, una o varias cajoneras para prendas más pequeñas. Estos armarios también se utilizar para cubrir pequeños huecos en los laterales de los mismos. En este caso, el resultado es un espacio más estrecho en uno de sus extremos, entre columnas, que puede utilizarse para poner estantes con cajas.

Si en la vivienda que vas a reformar no hay armarios empotrados, o los que hay no te resultan suficientes, consulta con la empresa que vaya a efectuar la reforma integral la posibilidad de construir alguno más. Si se puede, recuerda que para optimizar el espacio en casa también es importante aprovechar todos los huecos al máximo. Por tanto, es necesario diseñar el interior del armario para que todo esté ajustado al milímetro: zona de colgar, cajoneras, estantes, altillos, etc.

En caso de que puedas construir un armario empotrado de tipo americano, en los que al abrirlos puedes entrar dentro, puedes aprovechar su parte interior para guardar zapatos. En este caso, el armario suele tener el suelo a la misma altura que el resto de la habitación. También suelen ser bastante más grandes que los convencionales. En cualquier caso, el espacio de almacenamiento que ganarás sin tener que instalar un armario, que encima no dará la posibilidad de tener un altillo, será muy grande.

Estas son algunas de las posibilidades que tienes durante una reforma integral para optimizar el espacio en una casa y conseguir no solo algún metro útil más. También más espacio de almacenamiento y, sobre todo, un mayor y mejor aprovechamiento del mismo. Las ventajas, por tanto, de incluir estas y otras mejoras que optimicen espacio, son muchas. Anímate a ganar espacio y aprovecharlo cuando vayas a reformar tu casa.

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat