A la hora de cambiar el suelo de una vivienda siempre suele surgir la misma duda. ¿Parquet o tarima? Esta es una decisión que ha de ser meditada con detenimiento, ya que de equivocarnos nos encontraríamos con un verdadero problema. ¿Necesitas ayuda para elegir bien tu tipo de suelo? En Reformadísimo hemos preparado este artículo para que aciertes en tu elección. 

Características del parquet

La principal característica que va a ayudarnos a diferenciar entre parquet o tarima es que cuando nos referimos a parquet estamos hablando de materiales exclusivamente de madera. De hecho, la definición propia de parquet habla de un “revestimiento de madera con una capa superior que posee un grosor mínimo de 2.5 mm antes de su colocación”. ¿Qué significa esto? Pues que todos los suelos de madera con una capa inferior a los 2.5 mm no pueden considerarse como parquet. 

Capas del parquet

Por otro lado, los suelos de parquet suelen estar compuestos de 3 ó 4 capas (parquet multicapas) hechas con múltiples materiales. La calidad de estos materiales afectará directamente a su precio final. Veamos cuáles son las capas del parquet:

  1. Noble: esta es la primera capa que vemos en la superficie del parquet. También se conoce como la capa de acabado. Se trata de la parte que está directamente en contacto con los pies y la que define si estamos ante un parquet de madera de roble, haya, etc. Por lo general, la capa noble viene recubierta de un barnizado que la hace más resistente a los golpes y facilita su mantenimiento.
  2. Superficial: se trata de una capa de madera maciza que se presenta en multitud de estructuras y colores. Esta es la capa que permite su lijado y acabado finales. 
  3. Intermedia o persiana: la siguiente capa que nos encontramos en un parquet recibe este nombre por su aspecto apersianado. El cuerpo de la tabla es muy similar a las persianas con tablillas separadas entre sí. Su objetivo no es otro que favorecer la cohesión de las piezas de la capa superior o noble, absorbiendo las tensiones y evitando así que el suelo se deforme. Esta capa está realizada en maderas mucho más económicas como, por ejemplo, el pino o el abeto. 
  4. Base o antibalanceo: esta capa es un contrachapado que va pegado a la capa persiana. Su misión consiste en compensar las tensiones creadas por las tablas superiores. Así se asegura la estabilidad del suelo. De igual manera que la capa anterior, la capa base está fabricada en materiales más comunes. El objetivo es economizar en el conjunto del parquet. 

Es importante que sepas que también puedes encontrar parquets de madera que poseen solo dos capas. Una opción muy recomendable en el caso de disponer de calefacción radiante, ya que la transmisión del calor es mucho más fluida que en otra clase de suelos. 

Características de la tarima

La principal diferencia de la tarima flotante o laminada con respecto al parquet es su forma de adherirse al suelo. El sistema de unión entre las tablas se produce mediante un simple clic que favorece su unión y anclaje. La tarima se levanta sobre unos listones de madera y no tiene contacto con otros materiales. De ahí su nombre “tarima flotante”. 

Al contrario que el parquet, la tarima es un pavimento muy resistente y duro que está formado por derivados de la madera y resinas. Las tarimas también son tipos de suelo compuestos por varias capas que brindan un resultado final de lo más estético. Estas son las principales:

  1. Superior o de superficie: esta es la parte de la tarima que se ocupa de proteger el suelo de golpes, manchas, desgaste, etc. Su composición está formada a base de un material conocido como melamina. La melamina se prensa sobre un panel de núcleo de fibra de alta densidad. El resultado es una capa de superficie con una textura muy parecida a la de la madera. 
  2. De diseño: esta es la capa superior de la tarima y sobre la cual se muestra su aspecto o resolución final rematada con resina de melamina. La combinación de esta capa de diseño con la capa de superficie consigue una perfecta imitación a la madera. 
  3. Capa HDF: estamos ante el núcleo de la tarima laminada. Su composición consta de fibra de alta densidad o HDF cuyo contenido son fibras de madera refinadas y resina de melamina de alta calidad. Su papel consiste en ofrecer resistencia del suelo frente a la humedad y una vida útil más larga. 
  4. Equilibrante: esta última capa es la que ofrece una mayor fortaleza al suelo. Gracias a esta capa equilibrante la tarima no se arquea, ni hincha siempre y cuando su instalación y mantenimiento se hagan de la manera correcta. 

Principales diferencias entre el parquet y la tarima

La tarima flotante realmente no se puede considerar un suelo como el parquet, ya que está colocada sobre una base o listones de madera fijados al forjado de la casa. Veamos algunas otras diferencias:

  • La tarima flotante es un pavimento hecho con madera o con materiales que imitan a la madera y con un grosor entre 15 mm y 28 mm. Mientras que el parquet es un tipo de suelo hecho con tablas de madera 100% y con un grosor que va desde los 10 mm hasta 1 cm. 
  • La instalación de la tarima flotante es mucho más sencilla que la del parquet. No necesita obras, ya que se coloca sobre un suelo base. El parquet, sin embargo, requiere de un trabajo mucho más complicado y costoso. 
  • El parquet es más resistente que la tarima debido a que, con un adecuado mantenimiento, es capaz de mantener sus características originales durante mucho más tiempo. Esto es debido a que la madera usada tiene un núcleo interior mucho más resistente que el de la tarima flotante. 
  • El parquet puede ser lijado y barnizado todas las veces que sea necesario para su mejor aprovechamiento. Sin embargo, la tarima no se puede lijar ni barnizar. Por ello requiere del reemplazo de las piezas desgastadas. 
  • Con respecto al resultado final, el parquet tiene un aspecto estético de mayor calidad. Aún así, hoy día se pueden encontrar tipos de tarima flotante con diseños muy logrados e imitaciones muy fieles a la madera real. 
  • Si hablamos del mantenimiento de ambas superficies, nos encontramos que el parquet necesita de productos específicos para su limpieza, mientras que la tarima solo necesita de agua y jabón. 
  • El precio es otra de las diferencias entre el parquet o tarima. El metro cuadrado del parquet puede rondar desde los 300 € a los 1.500 €. Dependiendo siempre del tipo de madera. Por su lado, la tarima flotante ronda los 50 € el metro cuadrado. 

¿Qué madera elijo para el suelo?

Como hemos visto el precio varía mucho en función de la clase de madera con la que esté hecho tanto el parquet como la tarima. Por este motivo, queremos hacer una especial mención a las características de cada una de ellas: 

Roble

Esta es una madera muy dura y resistente, por lo que se utiliza mucho para la fabricación de suelos. Su vida útil es muy larga y se extiende hasta los 30 ó 40 años. El roble es una madera semipesada, de fácil colocación y que permite el lijado y atornillado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta madera es bastante vulnerable a la carcoma. 

Pino

Su interesante precio convierte esta madera en una de las más utilizadas para la fabricación de suelos. Se trata además de un material luminoso, que admite diversos acabados y que es fácil de trabajar. No obstante, está considerada como una madera blanda, por lo que es menos resistente a golpes y roces. Su tonalidad dorada es muy apropiada para ambientes rústicos y naturales. 

Cerezo

La madera de cerezo es especialmente elegida por muchas personas por su acabado marrón rojizo. Aún así, esta es una madera difícil de trabajar y escasa. Por otro lado, su resistencia no es tan elevada como, por ejemplo, la de la madera de roble. Sin duda, esta es una apuesta atractiva, de textura lisa y finas vetas que hará más acogedor tu suelo. 

Haya

Esta es una madera semidura con finas vetas que también es muy utilizada para la creación de suelos. Su color es claro con gamas que van desde el naranja hasta el rosado. Esta peculiaridad hace que la madera de haya sea especialmente utilizada en estilos de decoración nórdicos o escandinavos. No obstante, también existe lo que se conoce como madera de haya vaporizada que permite oscurecer la madera para un resultado más elegante. 

Arce

Se trata de una madera clara con óptimas propiedades mecánicas, muy resistente y apta para su teñido. Estamos ante un tipo de madera robusto que aportará sobriedad y belleza a tu suelo. 

Teca

Estamos ante una madera tropical fina, pero fuerte. Su resistencia frente a la humedad la convierte en el material perfecto para pavimentos. No es corrosiva, ni tampoco se pudre. Es fácil de trabajar y su resistencia la hace apta incluso para exteriores. Su color amarillento y su brillo natural la han convertido en una de las maderas favoritas para la decoración de suelos. 

Ipe

Este es un material pesado y duro que es bastante difícil de trabajar. Aún así, su durabilidad, su resistencia frente a la humedad y a los insectos hacen del ipe una madera óptima para pavimentos. Esta madera es de color pardo aceituna y sus acabados no son tan pulcros debido a los depósitos de sus poros. No obstante, sus singulares características la convierten en una madera con un estilo muy singular y apreciado en el mundo de la decoración. 

Aspectos a tener en cuenta antes de elegir parquet o tarima

Ya hemos visto que existen diferentes tipos de materiales, colores, acabados, sistemas de instalación… Pero ¿qué debemos tener en cuenta antes de decantarnos por parquet o tarima? Indudablemente, el uso que le vamos a dar. No es lo mismo poner el suelo a una habitación para niños que a un elegante salón. Los espacios de mucho tránsito tal vez no requieran de inversiones muy altas en parquet. Para estas zonas, las tarimas son perfectas. Asimismo, es fundamental que también contemos con los plazos de ejecución así como el aspecto final deseado para nuestro suelo. Recuerda que el parquet requiere de un proceso mucho más complicado que la instalación de la tarima. Sin embargo, sus acabados permiten el barnizado, así como otra clase de tratamientos que la tarima flotante no posibilita. 

¿Qué es mejor entonces?  ¿parquet o tarima?

Lo cierto es que todo depende de lo que cada persona esté buscando, así como de su presupuesto. Ambos son suelos cálidos y agradables con múltiples cualidades como has podido comprobar. Nuestro consejo es que te bases siempre en la opinión de profesionales expertos en la colocación de suelos. Ellos serán los que mejor te puedan aconsejar según el número de metros cuadrados, condiciones de la casa, clima, etc. 

En Reformadísimo ponemos a tu entera disposición a un equipo experto en la instalación de suelos de madera o tarima flotante. Esto te va a suponer el ahorro de múltiples quebraderos de cabeza innecesarios al tiempo que te va a garantizar un resultado perfecto. 

A la hora de cambiar un suelo la decisión no solo consiste en elegir entre parquet o tarima, roble o haya. También tenemos que tener en cuenta la profesionalidad y años de experiencia de las personas a las que vamos a contratar. Un suelo mal colocado no solo dañará la madera con la que está fabricado, sino que también puede suponer problemas de humedad, tablas levantadas, juntas abiertas, etc. Por este motivo, te aconsejamos que compares varios presupuestos y que no solo tengas en cuenta el precio final del mismo. A veces, el ahorro se produce confiando en buenos profesionales como nosotros. 

Te invitamos a que visites nuestra página y a que te pongas en contacto con nosotros para resolver cualquier duda en cuanto a la elección de parquet o tarima. ¡Estamos para ayudarte! 

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat