Reforma de habitaciones con baño en suite: opciones para todos los gustos

Reforma de habitaciones con baño en suite: opciones para todos los gustos

5 (100%) 2 votos


Las habitaciones con baño en suite, esto es, con el baño integrado en el dormitorio, son muy cómodas para sus ocupantes. Se encuentran habitualmente en los hoteles, pero también en pisos y casa de ciertas dimensiones. Estos suelen tener lo que se conoce generalmente como dormitorio principal, que generalmente es de matrimonio. Y como es lógico, también es el más grande.

Tradicionalmente, se trata de estancias en las que el dormitorio y el baño están situadas en espacios diferenciados. Esto es, el baño es como otra habitación dentro del dormitorio, con su propia puerta. Para entrar tanto al dormitorio como al baño hay otra, que separa la estancia principal del resto de la casa.

Eso sí, a la hora de reformar este dormitorio no es necesario, si así lo quieres, que el baño siga completamente separado del dormitorio. En la actualidad hay varias opciones que lo integran más o menos en la habitación. La decisión de hacerlo o no solo te corresponde a ti. No obstante, conviene que sigas las recomendaciones de expertos como los de Reformadísimo, puesto que hay varios puntos a considerar antes de decidirse.

Qué hay que tener en cuenta para reformar una habitación con baño en suite

Antes de meterse de lleno en la reforma de una habitación con baño en suite, hay varios puntos que hay que tener en cuenta. También tendrás que valorar si te conviene o no aumentar su integración en el dormitorio en función de varios factores. Por ejemplo, tu sensibilidad a la luz y el ruido mientras duermes. Si alguien utiliza el baño de madrugada y necesitas dormir sin ruido y sin luz, puedes despertarte si no está completamente separado. En caso contrario, no habrá problemas.

Pero también hay que valorar qué personas vivirán en el domicilio antes de tomar una decisión. Si sólo viene en él una persona o una pareja, un baño completamente integrado en el dormitorio, sin separación, puede estar bien. Pero si en ella viven niños o personas mayores, cualquiera puede abrir la puerta en un mal momento.

Baño en suite

Los olores también pueden resultar un problema. Sobre todo, los de las cañerías y los del inodoro. Esto sucede si, por ejemplo, las cañerías generales del edificio suelen generar malos olores. En estos casos resulta problemático no separar lavabo, ducha e inodoro del dormitorio.

En definitiva, que depende de tus circunstancias personales y preferencias, querrás separar o no el baño del dormitorio. También puedes separar sólo una parte, como veremos a continuación.

Opciones para la reforma de un dormitorio con baño en suite

La opción de baño en suite tradicional pasa, como hemos visto, por separar todos sus elementos del dormitorio. Con paredes opacas y una puerta convencional. Es la opción más indicada si se quiere usar el baño con una intimidad total y no perturbar el descanso de sus ocupantes.

Pero si se busca un ambiente más actual y rompedor, hay varias opciones que permiten jugar con el espacio disponible y cambiar la disposición de sus elementos. Por ejemplo, eliminar las paredes de separación del baño y crear una sola estancia.

Eso sí, en estos casos es recomendable que el suelo de la zona de aseo tenga una superficie diferenciada. Sobre todo, si la de la zona de descanso es de tarima o parquet. Si se utiliza ese mismo material cerca de la bañera o el lavabo, el suelo se puede mojar y sufrir desperfectos. Por lo tanto es mejor utilizar un suelo resistente al agua.

Baños parcialmente abiertos al dormitorio

Entre la primera opción, con el baño completamente separado, y la segunda, con otro totalmente abierto al dormitorio, hay varias intermedias. Por ejemplo, se puede separar el baño de la zona de descanso mediante una pared de cristal transparente o translúcida.

Puede hacerse con o sin puerta que lo cierre. O echar abajo sólo una parte de la pared y dejar el baño parcialmente abierto al dormitorio. En este caso, lo que quede de pared haría las veces de separador. Además, se puede utilizar para separar algunos de sus elementos, como la bañera o el inodoro, del resto de la estancia.

También se puede optar por sacar del baño únicamente una bañera y colocarla dentro del dormitorio. Por ejemplo, a los pies de la cama. Para ello habrá que instalar tuberías bajo el suelo del dormitorio hasta el punto en el que quieras ponerla. Y, al igual que aconsejamos antes, tener cuidado con el tipo de suelo que se coloca debajo de ella.

En caso de que lo que se desee sea colocar una ducha y no una bañera, hay varias opciones. Por ejemplo, construir una especie de cubículo acristalado, de paredes transparentes o translúcidas, e integrar en él la ducha y situarla en mitad del dormitorio. O sacar del baño también el lavabo y dejar encerrado sólo el inodoro. Las opciones son múltiples. Tantas como quieras en función de tus necesidades. Recuerda que los expertos en reformas, como los de Reformadísimo, no sólo pueden aconsejarte y dar forma a las ideas que tengas para reformar este tipo de estancia. También pueden mejorarlas y aportar soluciones que puede que no se te hayan ocurrido.

 

Publicado el en Sin categoría Deja un comentario

Sobre el Autor

Reformadisimo

Una empresa de Reformas seria y profesional con una clara orientación de servicio al cliente. Reformadísimo cuenta con todos los medios técnicos y las medidas de seguridad, así como con un equipo de profesionales altamente cualificados que desempeñan todos los oficios de la construcción. Contamos con un Departamento Técnico compuesto por Arquitectos, Aparejadores, Ingenieros e Interioristas. Gracias nuestra experiencia y volumen podemos ofrecer la mejor relación calidad-precio del mercado.

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies