Tanto si estáis esperando la llegada de un nuevo miembro de la familia como si queréis reformar una habitación como cuarto de juegos para niños, estos consejos os interesan. Y es que este es un espacio que será el refugio de tus hijos para esos momentos en los que podrán desarrollar su imaginación y creatividad. Pero además, un lugar para compartir experiencias inolvidables con ellos.

Elegir el mejor lugar para el cuarto de juegos

Lo primero que tenéis que hacer es escoger aquella habitación de la casa con mejores condiciones para convertirse en un cuarto de juegos para niños. Esto significa que tendrá que ser un espacio abierto, con buena iluminación y ventilación y que además sea fácilmente accesible por si vuestros hijos os necesitaran.

En el caso de que no dispongáis de una habitación para los juegos, siempre podéis delimitar un espacio de ocio dentro del propio cuarto de los niños e incluso en el salón. El truco está en que esa zona esté bien diferenciada del lugar reservado para el estudio. Para ello, necesitaréis elegir elementos funcionales que sean a la vez útiles y divertidas. Una vez que tengáis claro cuál va a ser el cuarto de juegos para niños es hora de poner en marcha la distribución del espacio:

  1. Zona tranquila: este espacio será el reservado para actividades como pintar, leer, hacer puzzles, etc. En esta zona siempre habrá lugar para una mesa, una silla y una pizarra, así como algún asiento tipo puff para los momentos de relax. Sin duda, el mejor lugar para que tus hijos den rienda suelta a su lado más creativo.
  2. Zona abierta: este es un espacio especialmente indicado para aquellos juegos en los que los niños necesitan estar más a sus anchas. Por este motivo, vas a necesitar una alfombra o un suelo acolchado de piezas que encajan unas con otras y que permita a tus hijos usar los juguetes sin problema alguno. En la zona abierta es bueno que coloques un baúl o cajas donde poder guardar todo. Este espacio deberá ser el más amplio de todo el cuarto de juegos.
  3. Zona ruidosa: por todos es sabido que los niños pueden ser muy escandalosos a la hora de jugar. Si podéis elegid un espacio adyacente a la zona abierta para que los peques puedan realizar actividades ruidosas.
  4. Espacio privado: incluso en el cuarto de juegos los niños necesitan de un pequeño espacio privado para sus aventuras más secretas. Un lugar donde los adultos no son bien recibidos y que puede ser una casita, tienda de campaña o un tipi.

Finalmente, debéis tener en cuenta los aspectos relacionadas con la seguridad dentro del cuarto de juegos para niños. El piso ha de ser acolchado y fijo. A veces, las alfombras pueden desplazarse provocando caídas. Los enchufes deberán estar siempre protegidos. Y el mobiliario deberá prescindir de esquinas en forma de punta, con el fin de evitar lesiones. Por último, siempre hay que tener en cuenta que el mundo exterior atrae mucho a los pequeños de la casa, así que será necesario asegurar las ventanas con dispositivos de bloqueo para que no puedan ser abiertas.

Qué muebles escoger para un cuarto de juegos para niños

Este es otro de los aspectos fundamentales a la hora de hacer un cuarto de juegos para niños. Los muebles siempre han de ser funcionales y adaptados a la edad de los pequeños. De igual modo, tendréis que comprar un mobiliario que se ajuste al espacio disponible en la habitación. De lo contrario, se podrían estar perdiendo metros cuadrados útiles para el juego. Un buen mueble para un cuarto de juegos infantil ha de ser:

  • Funcional.
  • Seguro.
  • Decorativo.
  • Con capacidad para el almacenaje.

Un cuarto de juegos para niños siempre ha de contar con estanterías, una mesa y una silla, un puff, organizadores, baúles y cajas.

El papel de la iluminación en el cuarto de juegos infantil

Un aspecto que no podemos obviar es la iluminación dentro de la habitación diseñada para el juego. Lo ideal es aprovechar al máximo la entrada de luz natural. Por lo tanto, te aconsejamos que coloques la mesa y la silla lo más cerca de la ventana. En el caso de que este cuarto no tenga ventanas siempre podrás colocar diferentes puntos de luz sobre las zonas anteriormente mencionadas. Usa focos de luz más fríos para aquellas áreas que requieran de mayor concentración y más cálidos, por ejemplo, para la zona privada.

La luz afecta directamente al sistema nervioso de los niños. Por este motivo, es importante prestar atención a la buena iluminación de este cuarto, así como a los colores que se van a utilizar para decorarlo.

Cómo decorar un cuarto de juegos para niños

Está claro que la decoración de una habitación para los juegos ha de ser divertida. Esto no significa que tengas que poner toda clase de colores chillones en ella. Más bien se trata de combinar a la perfección los colores neutros con aquellos que son un poco más llamativos. De esta manera, se aprovecha mejor la luz y tus hijos podrán dormir mejor en el caso de que este cuarto también sea su habitación principal.

Una de las ideas más de moda en cuanto a decoración infantil se refiere es dejar una pared libre para que haga de pizarra o tablero para pegar cosas. Por último, no te olvides de incorporar algún mueble divertido que incorpore elementos como un tobogán para bajar de la cama, un columpio como asiento para leer, una nave espacial como tienda de campaña, etc.

Y para que el cuarto de juegos de tus hijos no sea un verdadero caos enséñales a que el juego se termina siempre recogiendo todos aquellos juguetes que han sido utilizados. Ayuda a los niños a mantener su lugar recogido y disfruta de los momentos allí vividos. Ponte en contacto con nosotros para más ideas como esta. En Reformadísimo somos especialistas en reformas llevadas a cabo solo por profesionales. Pídenos presupuesto sin compromiso y deja que nosotros llevemos la imaginación al cuarto de juegos de tus hijos.

 

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
WhatsApp chat