No podemos negar que el sofá es la pieza de mobiliario imprescindible en un salón. Por este motivo, su elección es una de las decisiones clave a la hora de decorar o elegir los muebles para esta estancia. Hoy día, podemos encontrar numerosos tipos de sofás. Esto es todo lo que necesitas saber sobre cada uno de ellos para elegir el que más se ajuste a tus necesidades. 

Tipos de sofás y sus características

No importa si ésta va a ser la compra de tu primer sofá o no. Lo cierto es que cuando llega el momento de renovar el mobiliario del salón siempre buscamos que esta pieza sea lo más cómoda posible. Pero no solo eso. Un buen sofá también ha de ajustarse a los requisitos propios de la sala, así como a su decoración. Por esta razón, queremos mostrarte los diferentes tipos de sofás con sus características propias, para que puedas elegir aquel que se adecúe más a tus necesidades y a las de tu familia. Toma nota. 

1.- Sofá de una sola plaza o sillón

Este tipo de sofá es perfecto para colocar en salas de estar o salones con un espacio reducido. El sillón también suele utilizarse para disponer de una plaza extra a las ya disponibles con un sofá mayor. Con él podrás sentirte el rey de la casa. Esta clase de sofá se encuentra disponible en diferentes modalidades como, por ejemplo, el sillón francés, las butacas reclinables, el clásico sillón orejero, etc. Una comodidad personalizada que podrás mover de sitio siempre que lo necesites. 

2.- Sofás de 2 ó 3 plazas

A partir del sofá de una sola plaza se pueden crear diferentes tipos de sofás con 2 o más plazas disponibles (sofá modular). Todo dependerá del espacio libre en tu salón, así como de tus gustos. Hoy día, se pueden diseñar sofás personalizados con el número de plazas que necesites, que van acompañados de puffs, almohadones y hasta reposapiés elevables. Su distribución y forma nos deja otra serie de tipos de sofás que pasamos a repasar contigo ahora. 

3.- Sofá en L y sofá rinconero

Estos dos conceptos son bastante similares y por este motivo los hemos puesto juntos. El sofá en L es un sofá que se acopla muy bien en salones con un amplio espacio. Su forma viene determinada porque uno de sus lados es más largo que el otro. Esto te permitirá disponer de unas 5 ó 6 plazas para tu familia o invitados. Por otro lado, la longitud de este sofá también se suele aprovechar para dividir espacios o para crear una zona de comedor – salón sin necesidad de agregar estantes o muros. Una manera sencilla de obtener un sofá en forma de L es juntando un sofá de 3 plazas con uno de 2. 

El sofá rinconero tiene como diferencia que sus lados poseen la misma extensión uno con respecto del otro. De esta manera, se forma un ángulo perfecto para aprovechar cualquier espacio. El resultado es un rincón de la casa muy acogedor en el que poder disfrutar de una tarde en familia. 

4.- El sofá Chaise Longue

Algunas personas confunden esta clase de sofá con el sofá en forma de L. El Chaise Longue es un sofá en el que se le ha añadido un diván o una silla larga, como bien indica su nombre en francés. Este espacio extra es el que le da esta forma especial a este tipo de sofá que puede parecer en forma de L, pero que no lo es. El Chaise Longue es un sofá que está relacionado desde sus orígenes con la clase alta y el lujo. Hoy día, se puede encontrar en diferentes modelos para poder ajustarse a toda clase de estilos decorativos. Una ventaja del Chaise Longue es que no solo nos permite poder estirar las piernas siempre que lo necesitemos, sino que además nos ofrece un espacio extra como asiento cuando llegan visitas a la casa. 

5.- Sofá modular

Antes mencionamos que a partir de un sofá de una sola plaza se podían crear multitud de opciones con diferentes números de asientos. Esto es lo que se conoce como sofá modular hecho a partir de módulos individuales que se pueden añadir y combinar entre sí. El resultado es un espacio para la creatividad y el dinamismo al contar con secciones movibles que se pueden adaptar a cualquier rincón. Con los sofás modulares se pueden crear sofás en forma de L, en forma de U, espacios separados con una mesita, etc. Todo ello, teniendo en cuenta que siempre les podrás añadir almohadones, puffs, espacios para el almacenamiento e incluso reposapiés para estirar las piernas.

6.-  El Chesterfield

Este es un sofá clásico cuyo diseño se ha reinventado en los últimos años. El Chester es un sofá del siglo XIX que aporta elegancia y personalidad a cualquier tipo de salón. Su característica principal es un respaldo bajo con reposabrazos en voluta y tapizado en capitoné. 

7.- El futón oriental

Estamos ante un sofá de estilo japonés que consiste en la unión de un colchón y unas fundas plegables. Este mueble se ha utilizado durante siglos como cama y espacio para el descanso en Japón. En la actualidad tenemos a nuestra disposición de lo que ya se conoce como futón occidental. Una versión modernizada del antiguo futón japonés y que pasa con un solo movimiento de sofá a cama o viceversa. De esta manera, siempre tendrás disponible un espacio extra para esas visitas inesperadas, así como para espacios muy reducidos en los que no puedes tener una cama siempre abierta. 

8.- Sofá cama

Este tipo de sofá fue pensado para brindar una solución a los problemas de espacio y funcionalidad de las viviendas pequeñas. Hoy día, esta pieza de mobiliario se ha modernizado considerablemente mejorando bastante su comodidad, así como sistema de apertura. En este sentido, podemos encontrar sofás cama de apertura italiana, de apertura tipo libro, sofás convertibles que se convierten en cama moviendo sus cojines a la zona de los asientos, etc. 

Si quieres reformar tu salón para poder instalar un mobiliario nuevo en el que se incluya un buen sofá, no dudes en ponerte en contacto con nosotros

Contenido validado por María Luisa De La Rubia
Socia Fundadora en Reformadisimo
`