Los armarios juegan un papel importantísimo a la hora de mantener una casa ordenada. Pero también ocupan un espacio precioso en una vivienda. Por eso se prefieren los hogares con armarios empotrados. No solo no ocuparán espacio adicional en las habitaciones o en otros puntos de la casa. También ofrecerán un espacio muy preciado para guardar nuestras pertenencias.

Los armarios empotrados aportan numerosas ventajas a las viviendas. Es una de las razones por las que en una gran parte de las viviendas construidas en los últimos 30 o 40 años hay al menos uno en cada habitación. Y para que en muchas que no los tienen, sobre todo cuando toca reformarlas, se construyan.

Armarios empotrados: ventajas

Los armarios empotrados permiten aprovechar al milímetro el espacio en las viviendas. Generalmente se construyen aprovechando espacios de las estancias en las que quedan huecos. Por lo tanto, otra de sus ventajas reside en que evitan el desperdicio de espacios en una vivienda. Algo bastante necesario, ya que la mayoría de pisos y apartamentos no tienen precisamente espacio y metros de sobra.

Este tipo de armarios suele además ser más amplio y grande que los armarios convencionales. Además, los armarios empotrados suelen tener bastantes recovecos que se pueden aprovechar para guardar objetos pequeños, zapatos, etc. Eso sí, para conseguirlo, el interior del armario debe estar diseñado para que se aproveche al máximo.

Esto suele ser un problema, porque en muchos casos, sobre todo en las casas nuevas, los armarios empotrados se entregan sin tener un interior aprovechado. Como mucho con una barra para colgar y una cajonera. Pero desaprovechados en la mayoría de los casos. Si te has topado con este problema, es más que aconsejable que inviertas algo de tiempo en diseñar su interior de acuerdo a tus necesidades. Y también de dinero.

Por suerte, este tipo de armarios cuentan con infinitas posibilidades de cara a su diseño: barras para colgar a dos alturas, cajoneras, estantes, zapateros, etc. Solo tienes que elegir los que te hagan falta y que mejor encajen en el interior.

Ventajas en decoración

En función de su sistema de apertura, también tendrán un aspecto diferente. En el caso de que cuenten con puertas convencionales, será necesario dejar espacio delante de ellas para poder abrirlas. Pero si las tiene correderas, no es necesario hacerlo. Bastará con tener sitio para poder colocarse delante de él sin problemas.

En cualquier caso, las puertas de los armarios pueden estar diseñadas en función del estilo del resto de la estancia. Pueden estar realizadas en maderas de distintos tonos, o estar lacadas del color deseado. Incluso pueden colocarse fotografías o cuadros en sus puertas. Además, también pueden utilizarse para cubrirlas con espejos, lo que hace que la habitación parezca más grande. Esto es bastante apreciado en los armarios empotrados de habitaciones pequeñas.

Otra de las ventajas de los armarios empotrados es que son visualmente muy agradables. Además, proporcionan más sensación de elegancia, y dan un aspecto de modernidad a las viviendas en las que se encuentran.

Los armarios empotrados son mucho más sencillos de limpiar que los convencionales. Para empezar no acumulan polvo en su parte superior. Además, por su disposición recogen menos suciedad que los armarios exteriores.  En otro orden de cosas, al no estar colocado sobre el suelo de las estancias, facilita que haya espacio libre para la limpieza.

Cómo hacer un armario empotrado

Para construir un armario empotrado, lo primero que será necesario analizar es el espacio disponible. Lo ideal es aprovechar para ello los huecos y recovecos que queden en las habitaciones. Lo mismo sucede si se quieren hacer armarios empotrados en la entrada de la vivienda, un sitio en el que suelen resultar de gran utilidad para guardar abrigos, chaquetas y otros complementos. E incluso, por qué no, en la cocina o en el baño. En estos dos últimos espacios ofrecerán un servicio muy apreciado para el almacenamiento de productos de higiene y belleza, toallas y ropa blanca, alimentos, utensilios de cocina, etc.

Una vez decidido el espacio en el que estará el armario, toca elegir un profesional con experiencia en la construcción de armarios empotrados. No solo en la de su armazón y puertas. También en la de sus interiores, lo que permitirá contar con todo lo necesario para organizar la ropa y complementos a guardar desde el mismo momento en que esté terminado.

Juntos podréis diseñar el armario y su interior, para lo que también será necesario medir cuidadosamente el espacio disponible. También para poder decidir qué dimensiones tendrá cada espacio de su interior. En cualquier caso, lo primero es fabricar la estructura del armario, comenzando por los bastidores que lo sujetarán. Para fabricarlos hay que cortar varias tiras de un tablero de madera o de aglomerado (DM), de unos ocho centímetros de ancho. También deben tener, en cada caso, con las dimensiones necesarias para fabricar el armario.

Una vez hecho esto se unen todas las láminas cortadas hasta formar la estructura de cada uno de los bastidores. Esto ha de hacerse mediante tornillos especiales para madera, para lo que primero habrá que abrir agujeros en la madera con una broca adecuada para la creación de huecos para dichos tornillos. Después de unir las tiras de madera con los tornillos para montar los bastidores, toca colocarlos en el hueco que había (o que se ha construido) para los armarios. En primer lugar hay que poner el bastidor que va contra la pared del fondo y sujetarlo a ella. Luego se encajan los otros bastidores, que hay que sujetar unos a otros, también con tornillos para madera.

Una vez hecho esto ya se pueden sujetar los paneles de madera del armario a los bastidores, previa colocación de varias escuadras en las paredes que rodean al armario. Estas servirán para sujetar los paneles y mejorar la fijación del armario. Estos paneles, tanto los del fondo como los laterales, deben ir sujetos a los bastidores y las escuadras, con tornillos y clavos. Es muy importante acordarse de sujetarlos al bastidor de la parte de abajo del armario.

Una vez sujeta toda la estructura del armario, ya puedes colocar los elementos de su interior: cajoneras, estantes, barras de colgar, etc. Hay que hacerlo con cuidado de fijarlos bien. Eso sí, se trata de un proceso más complicado y laborioso de lo que parece. Por lo tanto, lo más aconsejable es que lo haga un experto que, como hemos mencionado, participe en el proceso desde la elección del espacio y el diseño del armario y su interior.

WhatsApp chat