En una obra, el papel del arquitecto es determinante para su buena planificación y ejecución. Sin embargo, hoy día surgen numerosas dudas que dificultan diferenciar el papel del arquitecto y la función de un arquitecto técnico. Por este motivo, hemos preparado esta completa guía que te permitirá diferenciar ambas profesiones. 

Qué es un arquitecto

Un arquitecto es todo aquel profesional del sector de la construcción que se encarga de la dirección de una reforma desde su amplitud. Proyecta, diseña, dirige, supervisa, controla, decide, etc. Todos los aspectos técnicos, estéticos y medioambientales son competencia del arquitecto. 

Los estudios para poder llegar a ser arquitecto en España suponen una carrera de 5 años. En ella los futuros arquitectos han de adquirir conocimientos de:

  • Sistemas de edificación y arquitectura. 
  • Diseño arquitectónico. 
  • Diseño urbano. 
  • Bellas artes. 
  • Diseño ambiental sostenible. 
  • Ingeniería. 
  • Tipos de instalaciones. 
  • Gestión inmobiliaria. 
  • Técnicas y utilización de los diferentes materiales. 
  • Leyes y normativas vigentes. 
  • Economía, administración y control del coste de un proyecto. 

Entonces, ¿cuál es el papel de un arquitecto técnico en una obra?

Función de un arquitecto técnico

El arquitecto técnico es lo que hace años se conocía como aparejador. Este título universitario se cambió en el año 1964 y fue en 1999 donde se dejaron registradas las competencias de ambos profesionales en la redacción de la Ley de Ordenación de la Edificación. 

En este sentido, se puede decir que la función de un arquitecto técnico es la de controlar y supervisar la calidad del proyecto. Es decir, su trabajo no es otro que comprobar que la obra o reforma se está ejecutando según las directrices del arquitecto. Por lo tanto, las responsabilidades de un arquitecto técnico son:

  1. Asegurarse que se están utilizando los materiales prescritos por el arquitecto en el proyecto. 
  2. Comprobar que se está cumpliendo con el presupuesto acordado por el arquitecto. 
  3. Coordinar los equipos de trabajo necesarios para llevar a cabo la obra. 
  4. Llevar a cabo las tasaciones y valoraciones inmobiliarias. 
  5. Realizar los informes periciales. 
  6. Hacer mediciones, cálculos, estudios, tasaciones, planos y otros trabajos similares. 
  7. Responsabilizarse de la obtención de los certificados y expedición de licencias.
  8. El desarrollo de planes de seguridad e informes de inspección técnica de edificios. 
  9. La resolución de problemas e imprevistos a lo largo del transcurso de la obra. 
  10. Mantenimiento de las edificaciones. 
  11. Asesoramiento técnico a propietarios y constructores. 

En definitiva, el arquitecto técnico actúa como el director de la ejecución de todos los trabajos planificados por el arquitecto. La calidad y resultados de los mismos dependerá directamente de su mala o buena competencia. 

Asimismo, el arquitecto técnico tiene facultad potestativa en proyectos, dirección de obra y ejecución en los siguientes trabajos:

  • Obras de nueva construcción. 
  • Intervenciones en edificaciones del grupo C. 
  • Obras de amplificación, modificación, rehabilitación y/o reforma de edificaciones ya existentes. 
  • Obras de planta nueva de sencillez técnica y escasa entidad constructiva. 
  • Obras de demolición.
  • Obras de decoración. 
  • Otros trabajos que no tengan el carácter de edificación. 

Funciones del arquitecto técnico en las fases de un proyecto

Si nos ponemos a desglosar las fases de las que consta un proyecto de obra, podemos observar en cuáles de ellas la función de un arquitecto técnico es fundamental:

  1. Fase de localización: esta fase requiere de un arquitecto. 
  2. Fase de impacto social/medioambiental: requiere de la presencia de un arquitecto. 
  3. Fase de financiación: en esta fase es responsabilidad de la presencia del arquitecto. 
  4. Fase de redacción del proyecto: competencia del arquitecto.
  5. Fase de ejecución de la obra: se requiere la presencia del arquitecto técnico. 
  6. Fase de entrega de la obra: competencia de ambos profesionales. 

Lo cierto es que para que el arquitecto técnico pueda llevar a cabo su trabajo de manera adecuada, necesita toda la información posible acerca del proyecto y de las directrices del arquitecto. Esto significa que, en la mayoría de las ocasiones, ambos profesionales coinciden a lo largo de las diferentes fases de una obra. 

¿Qué proyectos puede firmar un arquitecto técnico?

La Ley de atribuciones personales, así como la posterior Ley de Ordenación de la Edificación permiten a los arquitectos técnicos llevar a cabo una serie de trámites que implican el uso de su firma. Algunos de ellos son:

  • Certificados de eficiencia energética. 
  • Informes periciales acerca de los daños presentes en una vivienda. 
  • Informes técnicos para el certificado de ruina, segregación de inmuebles, certificado de accesibilidad y solidez, etc. 
  • Informe de evaluación de edificios. 
  • Inspección técnica de edificios.
  • Cédula de habitabilidad. 
  • Licencias de urbanismo, tales como la licencia turística, licencia de obras, licencia de apertura y actividad, licencia de primera ocupación, etc. 
  • Proyectos de reformas en locales, viviendas, fachadas, cubiertas, entre otros. 
  • Tasaciones inmobiliarias como, por ejemplo, la tasación hipotecaria o el cálculo del valor catastral de una vivienda. 

Por qué es importante la presencia de un arquitecto técnico en una reforma

Ya hemos visto la cantidad de funciones que tiene como responsabilidad suya la figura de un arquitecto técnico. ¿Te imaginas llevar a cabo una obra sin alguien que dirija y supervise todos los dictados prescritos por el arquitecto? El resultado sería un auténtico caos. Esta es una de las razones por las que el arquitecto técnico o aparejador es tan importante en el desarrollo de una obra. 

En un concierto de música clásica el arquitecto sería como el compositor de la melodía, mientras que el arquitecto técnico o aparejador sería el director de orquesta. Es decir, el encargado de que cada nota se toque en el momento adecuado y con el tono y compás precisos. Si aplicamos este concepto al desarrollo de una reforma o proyecto de construcción nos encontramos con las ventajas de contratar a un arquitecto técnico:

  • La calidad y seguridad de las obras está garantizada.
  • Los equipos de trabajo podrán desempeñar su labor según un orden preestablecido y sin entorpecerse unos a otros. 
  • Las obras no se retrasarán de manera innecesaria gracias a esta coordinación. 
  • Todos los pequeños imprevistos serán solventados antes de que se conviertan en un problema mayor. 
  • Tendrás la seguridad de que se utilizarán los materiales plasmados en el proyecto y no otros. 
  • Todos los permisos y licencias necesarios para la ejecución de la obra estarán previamente firmados. 
  • Los trabajos serán dirigidos y controlados en base al presupuesto firmado en la aprobación del proyecto. 

Otros profesionales necesarios para una reforma de calidad

Cada reforma necesita de un equipo de profesionales diferentes. No es lo mismo la reforma o rehabilitación integral de una vivienda que el cambio o sustitución de una cocina, por ejemplo. Aun así, toda reforma por muy pequeña que sea necesita de buenos profesionales. A veces, nos centramos tanto en querer abaratar costes que no prestamos atención a la calidad de los resultados. Un equipo de trabajo para una reforma siempre ha de estar formado por personas competentes con amplia experiencia en el sector: albañiles, carpinteros, electricistas, pintores, arquitectos, jefes de obra… Cada uno de ellos cumple con una función sumamente importante dentro de un proyecto de obra. Por este motivo, es necesario asegurarnos de que los profesionales que van a entrar en nuestra casa están lo suficientemente cualificados para llevar a cabo un buen trabajo. Solo de esta manera podremos evitar llevarnos las manos a la cabeza cuando las cosas no salgan como esperábamos.

No te fíes de las empresas que prometen reformas exprés a bajo presupuesto. Todos sabemos que estos son trabajos incómodos que llevan su tiempo. Opta por verdaderos profesionales y no solo ahorrarás dinero, sino también preocupaciones innecesarias. Mira varias empresas especializadas en reformas y elije aquella que mejores referencias tenga.

Si estás pensando en llevar a cabo una reforma y no quieres imprevistos de última hora ponemos a tu disposición el mejor equipo de trabajo. Verdaderos profesionales con una amplia experiencia sobre sus espaldas. Deja tu proyecto en las mejores manos y ponte en contacto con nosotros sin compromiso. Elaboraremos un presupuesto personalizado, basado en las necesidades de tu obra. Calidad y seriedad a tan solo un clic de distancia. 

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat